1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Negro sobre Negro XI

Jens Lapidus: cayetanos suecos y mafia yugoslava

En la Trilogía de Estocolmo no hay apenas personajes de clase media y los extremos del espectro social se diseccionan con precisión quirúrgica

Xosé Manuel Pereiro 12/02/2023

<p>Un retrato del novelista Jens Lapidus en 2013.</p>

Un retrato del novelista Jens Lapidus en 2013.

Anna-Lena Ahlström (CC BY 3.0)

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

¿Suecia son bosques y lagos helados la mitad del año y llenos de mosquitos la otra mitad, en los que de vez en cuando aparecen cadáveres descuartizados como reses? Parece ser que sí, o eso leemos. ¿Y urbes tranquilas en las que todo el mundo se tutea y los policías reparten su tiempo entre las labores propias de su profesión y los comentarios sobre el clima o las vicisitudes familiares? Pues también. Pero hay otras Suecias, y si quieren conocerlas, nada mejor que sumergirse en la trilogía que escribió Jens Lapidus entre 2006 y 2011. Snabba cash (Dinero fácil, traducción de María Sierra, 2009), Aldrig fucka upp (Nunca la jodas, trad. de María Sierra y Martin Simonson, 2010) y Livet deluxe (Una vida de lujo, Martin Simonson, 2011). En esas novelas (“La trilogía de Estocolmo”, las tres en Suma de Letras) no está reflejada toda la sociedad sueca. Se pueden contar con los dedos los personajes de clase media, y con las orejas los que viven en provincias. Pero los extremos del espectro social holmiense están diseccionados con precisión quirúrgica.

Por ejemplo, los chicos de Stureplan. La zona de diversión de la clase alta y más que alta, de aquellos y aquellas que aparecen en las páginas de sociedad con las princesas Magdalena y Victoria, llena de discotecas exclusivas, donde, para intentar entrar, las chicas que no son VIP ofrecen a los porteros felaciones y los chicos enseñan visas oro. “Noche de sábado en Estocolmo: colas, tarjetas de crédito, minifaldas. Los de diecisiete años, borrachos. Los de veinticinco años, borrachos. Los de cuarenta y tres años, borrachos. Todos borrachos. Los porteros con chaquetas de cuero y tono chulesco: que no, que no, que no. Algunos no lo cogían: busca tu tipo de garito o que te nieguen la entrada, no intentes entrar ahí donde no pegas” (Dinero fácil). (En diciembre de 1994 sucedieron los llamados “asesinatos de Stureplan”: dos jóvenes de origen chileno y uno de origen árabe mataron al portero de un club nocturno y a tres personas más con un fusil automático después de que no les dejasen entrar). Aunque hay gente, como JW, a la que no le hace falta enseñar nada, porque su aspecto lo dice todo. “JW con el pelo engominado hacia atrás. Y sí, sabía que un montón de pringados odiaban su peinado, lo llamaban lamido de vaca al mismo tiempo que en su mirada se reflejaba un cierto odio. Pero semejantes comunistas no controlaban nada, así que por qué iba a preocuparse”. 

Y en el otro lado, Södertälje, un barrio o municipio (en Suecia las divisiones administrativas cambian cada diez o veinte años) que de balneario pasó a centro fabril y a recibir, a partir de los años 60 y 70, a decenas de miles de trabajadores inmigrantes, primero griegos, yugoslavos y finlandeses, y después de todo el mundo. Un barrio en el que, como dice un personaje, uno de cada dos críos que nacen es jugador de fútbol profesional y uno de cada dos, ladrón de coches. “El sitio donde la gente de extrema izquierda quemaba tiendas de alimentación, donde los chicos de Ronna abrían fuego a la comisaría con rifles automáticos, donde el X-team estaba en guerra contra la hermandad siria y las panaderías industriales hacían el ciabatta más jugoso al norte de Italia. La ciudad desde la cual Suryoyo TV y Suryoyo Sat [canal de televisión por satélite en lengua asiria/caldeo/siríaca] emitían programas de televisión por todo el mundo, el lugar que en realidad se llamaba la Pequeña Bagdad” (Vida de lujo).

Jens Lapidus (Estocolmo, 1974) no nació en Stureplan, pero sí en Hägersten, enfrente de las islas que constituyen el centro de la ciudad. Y, de hecho, como pueden concluir si observan la foto del autor, Lapidus se parece bastante a su personaje, JW. Incluso la revista King lo proclamó en 2008 “el hombre mejor vestido de Suecia” y en 2011 “el séptimo más poderoso en la lista de moda masculina”. Yendo a lo nuestro, Jens Lapidus se licenció en derecho en Estocolmo y en Londres y empezó a trabajar en el Tribunal de Sollentuna (otro barrio o lo que sea, de los que la policía recomienda a los turistas no visitar). Después entró en un bufete comercial de prestigio. Y entonces escribió su primera novela, Snabba cash. Cuatro años después, había vendido 600.000 ejemplares (Suecia tiene unos 10 millones de habitantes. Eso sí, el clima suele invitar a quedarse en casa). Compaginó abogacía, escritura y guiones de televisión (Dinero fácil es una serie creada en 2021 que emite Netflix), hasta que en 2017 dejó el bufete y el Colegio de Abogados. 

Lapidus compaginó abogacía, escritura y guiones de televisión

Cuando aún ejercía, en 2012, le confesó a Blanca Torquemada en ABC como combinaba esos dos mundos. “Conozco a todo tipo de personas, algunas de las cuales han cometido hechos muy graves. Pero cuando me siento a hablar con ellas llego a conocerlas y a veces empiezo a sentir cierta simpatía: son individuos como yo. Imagino que así deben de sentirse los padres de los criminales: quieren a sus hijos, pero odian lo que hacen […] Hace unos meses defendí a una persona que filmó la tortura a otro ser humano. Confesó el crimen, pero tuvimos que ver toda la filmación. Fue horrible y me llenó de inquietud. Creo que es una buena señal que uno pueda sentir aún este tipo de emociones, pero es también importante recordar que en un estado democrático incluso el peor criminal tiene derecho a una defensa”.

Es inevitable no sentir simpatía por algunos de los personajes que habitan la trilogía (no son historias consecutivas, pero bastantes tramas sí lo son, y tienen muchos protagonistas comunes). Johan Westlund, JW, el pijo que frecuenta a los cayetanos de Stureplan, no es lo que parece. “Fingía ser un megapijo. En realidad era un muerto de hambre. Comía pasta con kétchup cinco días a la semana, nunca iba al cine, se colaba en el transporte público, se llevaba el papel higiénico de los baños de la universidad, mangaba comida en el supermercado ICA y calcetines Burlington en NK, se cortaba el pelo él mismo, compraba su ropa de marca de segunda mano y se colaba gratis en el gimnasio SATS, cuando la chica de recepción no se daba cuenta”. Un estudiante de provincias de clase media que trabaja de taxista ilegal para subvencionar el tren de vida que lleva un par de días con sus amigos, que está obsesionado con su hermana desaparecida, y que se convertirá primero en el camello de la jet set y después en el bróker de las mafias para conseguir sus sueños. Para Lapidus, el símbolo de la Suecia de los últimos tiempos. 

Es inevitable no sentir simpatía por algunos de los personajes que habitan la trilogía 

Otro símbolo es uno de los protagonistas más entrañables de la trilogía, Jorge Salinas Barrio, Jboy, el hijo de una chilena que llegó a Suecia huyendo de Pinochet, que adora a su madre y a su hermana. El héroe de los chicos de Sollentuna desde que escapó de la cárcel y el impenitente organizador de planes, siempre al límite, con dos únicos objetivos: hacerse rico y vengarse de Radovan Kranjic, el jefe de la mafia serbia que lo convirtió en un chivo expiatorio. En la primera novela hay un tercer protagonista que se diluye en las otras dos: Mrado Slovovic. “El hombre cumplía todos los requisitos del aspecto de gánster yugoslavo clásico: chaqueta de piel tres cuartos, bufanda, vaqueros negros, zapatos de piel. El cuello más ancho que el de Hulk. Los brazos a los costados arqueados hacia fuera, parecía como si siempre estuviera cargando con un televisor. Pelo corto color ceniza, el flequillo cortado recto. Las mandíbulas revelaban una férrea dieta de testosterona”.

La segunda novela, Nunca la jodas, aparca un tanto la centralidad de estos personajes –no su ambiente– para presentar, entre otros a Niklas Brogren, un exmercenario sueco en Irak que se va convirtiendo en un trasunto de Travis, el protagonista de Taxi driver, y a Martin Hägerström, un policía de origen aristocrático (ya comenté que aquí no había middle class) y sexualidad confusa. La trama incluye muchas alusiones al Deep state sueco e insinuaciones más o menos veladas de su posible participación en el asesinato de Olof Palme. Porque no es socialdemocracia todo lo que reluce en el país de Abba. “Para algunos, Estocolmo era una ciudad agradable, acogedora, genuina. Pintoresca, con personas educadas y amables, calles limpias e interesantes zonas de compras. Para los polis era una ciudad llena de alcohol, vómito y pis. Para muchos se trataba de instalaciones públicas igualitarias, interesantes proyectos culturales, cafés de moda y hermosas fachadas. Para otros, nada más que fachadas. Tras ellas: cervecerías cutres, cuchitriles, burdeles. Mujeres maltratadas cuyos círculos de amistades hacían caso omiso de sus caras con moratones, heroinómanos que robaban en el supermercado Konsum local para comprar un subidón de media hora, macarras de extrarradio que arrasaban libremente: pateaban a pensionistas de camino al banco para pagar el alquiler. El modelo sueco había dado sus últimos alientos roncos en algún momento de los ochenta, y a ningún capullo le importó” (Nunca la jodas).

Así, en la trilogía de Estocolmo se nos muestra cómo los llamados paraísos fiscales son como la Isla de la Tortuga de los piratas del Caribe: lugares en los que no rigen las leyes que obligan al resto del mundo. Cómo son los pasos para blanquear dinero (“Movimientos de un sistema económico a otro. Movimientos desde las zonas sucias a las zonas limpias. Movimientos cíclicos. Movimientos a través de tres pasos vitales: colocación, ocultación, reinserción”) o para iniciarse como camello (“Empieza invitando gratis. Haz amigos siendo generoso, amigos a los que les guste la coca. Asegúrate de que la gente se meta lo menos posible en el propio garito; es un sitio poco seguro. Mejor ir a tomar la última a casa”). Incluso se describen los estilos en la decoración de las casas de los cayetanos (“Techos de más de tres metros de altura. Gruesas capas de estuco. Dos sillones y un sofá gris sobre una alfombra auténtica. Cuatrocientos mil pequeños nudos hechos por un niño encadenado”), o de los capos serbios (“Estilo lujoso de Europa del Este. Sofás de piel negra en un rincón. Mesa de cristal. Librería con estéreo, televisión de pantalla plana y reproductor de DVD. Cosas caras. Más cosas en la librería: CD, sobre todo serbios y rock. Películas en DVD: acción, películas de boxeo, todos los Rocky y documentales serbios. Fotos de la familia en Belgrado”). 

Suecia no es el remanso de paz que imaginamos. En 2022 hubo 62 muertos a balazos

Aunque en su momento Lapidus ironizó sobre que esperaba de un momento a otro una llamada del Ministerio de Asuntos Exteriores para pedirle que dejase de dar mala prensa al país, lo cierto es que Suecia no es el remanso de paz que imaginamos. Los serbios, los primeros en llegar, se disputaron los territorios y los sectores con la mafia rusa y los Ángeles del Infierno. Después, se apuntaron muchos más. En 2000, Suecia ocupaba el puesto número 18 de 22 países de Europa en muertes per cápita en tiroteos. En 2015 solo tenía delante a Croacia. En 2018 escaló al primer puesto, según datos de Eurostat. No hay datos de más años, pero en 2022 hubo 62 muertos a balazos, un 38% más que en 2021.

En Vida de lujo, como es norma, se resuelven todas las tramas y cada uno se lleva lo suyo. No lo que debería, por supuesto. “En los tribunales no buscamos justicia: buscamos un juicio justo, es todo lo que podemos hacer”, reconocía el autor en ABC. “La justicia perfecta desde un punto de vista moral es imposible”.

¿Suecia son bosques y lagos helados la mitad del año y llenos de mosquitos la otra mitad, en los que de vez en cuando aparecen cadáveres descuartizados como reses? Parece ser que sí, o eso leemos. ¿Y urbes tranquilas en las que todo el mundo se tutea y los policías reparten su tiempo entre las labores propias de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Xosé Manuel Pereiro

Es periodista y codirector de 'Luzes'. Tiene una banda de rock y ha publicado los libros 'Si, home si', 'Prestige. Tal como fuimos' y 'Diario de un repugnante'. Favores por los que se anticipan gracias

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí