1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

movilizaciones

Política racializada y revolución en Perú

200 años después de su independencia, los excluidos están exigiendo ser parte de la patria, y para ello reivindican su protagonismo político. Ni más ni menos

David Roca Basadre 18/02/2023

<p>Manifestante protesta frente a la policía, en una de las calles principales de Lima. </p>

Manifestante protesta frente a la policía, en una de las calles principales de Lima. 

Télam Digital

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La historia de la colonización occidental del planeta es una de las más grandes hazañas de la historia que ya, luego de aquello, debió ser universal. Hay muchas hipótesis acerca de la razón de aquel logro, el por qué y el cómo, pero sin dudas no tiene para nada que ver con alguna presumible superioridad biológica ni civilizatoria, y menos religiosa. 

Motivados sí estaban los europeos. A pesar de plagas y pestes, se reproducían mucho, y en tan pequeño territorio que, además, tenía serios problemas naturales para producir espontáneamente bienes y alimentos como para abastecerse con suficiencia. Tocaba morir o buscar lejos.

Guerreros, acostumbrados a intensas y duras luchas entre ellos, desarrollaron dotes navegantes, y supieron usar de artificios ajenos para su propio beneficio, como pocos. Tal, la pólvora a la que dieron uso bélico que los chinos, sus inventores, no usaban. Además de cierta capacidad de ir más allá de las hipérboles a la hora de tomar decisiones, a pesar del fanatismo religioso que también los acicateaba. 

No se debe ni puede juzgar la Historia, pero sí aprender de ella y valorar sus consecuencias. Y hoy sabemos que toda superposición cultural impuesta tiene consecuencias graves que es indispensable evitar, o de las que es obligatorio desprenderse. 

Esos desencuentros son de pensamiento, tanto como de uso del territorio. Me viene a la mente este breve episodio –entre tanto que relata Tzvetan Todorov en La conquista de América – para ilustrar lo primero: “…agotados todos los medios, Cuauhtémoc decide emplear el arma suprema. ¿Cuál es? El magnífico traje de plumas que le ha sido legado por su padre, traje al que se le atribuía la misteriosa virtud de hacer huir al enemigo con sólo verlo: un valiente guerrero lo vestirá y se lanzará contra los españoles. Pero las plumas de quetzal no traen la victoria a los aztecas.” No es para burlarse, los invasores confiaban en que Santiago Apóstol convertido de Matamoros en Mataindios, les asegurara la victoria. Sabemos que no influyeron ni uno ni otro, fueron muchos otros factores los que lograron el desenlace. Pero eran dos ideas diferentes confrontadas, donde la originaria estaba dispuesta a conceder, y la otra –la cristiana– era, y quizá es parte de la respuesta, absolutista.  

Sobre lo segundo, uso del territorio, los historiadores de desastres tienen mucho que contar. La inadecuación de instrumentos para uso del suelo, los animales y flora provenientes de otras latitudes que marginaron a las locales, el desconocimiento sobre dónde construir o no, el objetivo de la intromisión que era el saqueo y sus efectos, sin dejar de mencionar virus y bacterias que acompañaban a los viajeros, generaron tal transformación del paisaje y de la vida de las gentes en América que merecieron que Guamán Poma de Ayala, el gran historiador indígena andino le llamara a todo ello “el gran Pachacuti”, es decir la inversión del mundo. La gran catástrofe. 

La sociedad colonial

El invasor también organizó la vida social, a fin de acondicionar su administración a sus fines. Para ello, era necesario distinguir entre colonizados y colonizadores. El color de la piel y los hábitos y culturas se convirtieron de pronto en un medio para respaldar actos que, de otra manera, hubieran sido injustificables. Los africanos subsaharianos fueron definidos como animales, buenos para el trabajo pesado, la servidumbre, la diversión, y satisfacciones eróticas. Los indígenas de América levantaron dudas asimismo sobre su humanidad. El gran debate entre el defensor de los indígenas Bartolomé de la Casas y su oponente Ginés de Sepúlveda, en Valladolid, deja constancia de esas discusiones que debían tener como resultado, allí en las tierras bajo control colonial español, la dación de leyes de protección a los pueblos originarios de América, aunque considerados como humanos de segunda categoría. Dicha protección no se ejerció más que someramente, lo que ha llevado a algunos a opinar que, en la práctica, en aquel debate se impuso Sepúlveda. 

De hecho, se organizó la vida colonial en estancos separados. Una república de españoles, que incluiría a criollos y mestizos hijos de españoles nacidos en el continente, y otra de indios con su propia legislación y trato. Sumado a ello, los esclavos. 

Como la vida no es de dos ni de tres colores, hubo trabajo por realizar para organizar a la gente según decenas de mestizajes que se iban dando, tantos que obligó al invento de otros tantos nuevos adjetivos. Subrayemos que, como dice Aníbal Quijano, “ninguna de esas identidades y categorías históricas existía en el mundo antes de 1492. Son la marca de nacimiento de América y la base misma de la colonialidad del actual poder global”. La idea, tan extendida en la península, sobre la limpieza de sangre, contribuyó en mucho a estas clasificaciones. Español, criollo, mestizo, pardo, cuarterón de mestizo, zambo, zambo prieto, mulato, cuarterón de mulato, saltapatrás, apiñonado, cholo, tente en el aire, etc., de esos y muchos más adjetivos uno encuentra en las actas de nacimiento de las parroquias de tiempos coloniales y ya bien entradas las repúblicas. Llama la atención en dichas actas, que he podido ver, la creatividad y malabarismo verbal de los señores curas para definir las características físicas y adivinar los antecedentes cromáticos de cada recién nacido. 

En esa complicada organización social, solo quedaba claro algo: estaban los españoles y sus relacionados directos, y el resto. Dos mundos. 

Ese resto, con menos derechos, estaba para servir al otro, jamás para gobernar. Pero debía también vivir, obviamente. No participaba de la economía de la república de españoles, a la que sin embargo atendía. Pero generó sus propios mercados locales, sus propios círculos de negocios, sus productos de consumo que no eran los mismos que los de los españoles generalmente traídos de la península, o tan escasos que resultaban inalcanzables. Y su propia culinaria…

Ese resto, con menos derechos, estaba para servir al otro, jamás para gobernar

Durante décadas este sistema funcionó. El rostro blanqueado de las clases dirigentes latinoamericanas se debe a que exterminaron todo rastro de las poblaciones originarias, y a que fueron invisibilizadas allí donde pudieron ser absorbidas totalmente por la cultura occidental predominante. Pero, en aquellos lugares en que hubo sólidas estructuras culturales capaces de resistir el avasallamiento, fueron sometidas, marginadas, alejadas de todo espacio de decisión, y hasta negadas: tal el caso de México, Guatemala, zonas de Honduras, Ecuador, Perú, Bolivia, y en general los territorios de influencia maya, azteca, inca y de los pueblos que los antecedieron. Sumado ello a la población de ascendencia africana que, de manera variable, influyó de manera importante en la configuración de las sociedades coloniales. 

Otro es el caso de los pueblos indígenas amazónicos en América del Sur, cuya incorporación por la fuerza es más reciente, pero que repite el patrón de conquista anterior, esta vez a manos de los neoeuropeos descendientes de los conquistadores. Este capítulo amazónico habría que seguirlo para observar cómo se repiten, sin variar más que los vestidos, el patrón de invasión y conquista de hace poco más de 500 años. 

El caso del Perú: en qué devino eso hoy

Francisco Durand, brillante sociólogo peruano recientemente fallecido, describe tres economías paralelas al interior de la economía peruana que permiten entender la concreción y el funcionamiento de todos esos antecedentes hoy. Y que, mutatis mutandis, puede adaptarse a la mayoría de sociedades que fueron colonias. 

Tres economías y una sola

Durand explica que existe la economía formal que –agregamos nosotros– heredaría la dinámica de la república de españoles, la economía informal que heredaría la dinámica de los sectores excluidos, y la nueva aparición, la economía delictiva, capaz de someter a todos. 

En estas economías, “contra lo que comúnmente se cree, todas tienen una estructura piramidal. Es así porque en su interior existen jerarquías, lo que permite hablar con propiedad de estructuras sociales paralelas, asunto antes ignorado o poco discutido por los analistas más serios. En el Perú de hoy los de arriba no son (solo) los de antes, aunque entre ellos no se junten ni se mezclen.”

Los formales

Explica Durand que “la economía formal la componen empresas y trabajadores que operan dentro de la legalidad. (…) pueden ser fácilmente supervisados. Están dentro de un orden manejado por el Estado más allá de si su comportamiento es el ideal.”

Pero que “estén dentro del sistema no quiere decir, particularmente para los que tienen poder, que no puedan abusarlo o aprovecharlo.” Y así, “el impuesto a las ventas y el selectivo al consumo, sobre todo, la gasolina, lo pagan todos, siendo una carga pesada para los más pobres, mientras que el impuesto a la renta, que sintomática y lamentablemente en el Perú es el más débil en cuanto a recaudación, se obtiene de la formalidad.”

Explica Durand que “las clases sociales en el periodo precrisis de las décadas de 1970 y 1980 estaban organizadas en función al trabajo: el campesino dependía del patrón, del administrador o del capataz; el obrero, de los supervisores, del gerente y de los dueños de las acciones. Hoy en día el sector formal es mucho más pequeño, no solo por los avances de las otras dos economías. Esa limitación se evidencia en el hecho de que la gran empresa genera poco empleo. Es intensiva en capital y “grande” en el sentido que abastece al conjunto del país, lo que significa otro tipo de articulación.”

El sector formal abastece a todos sin preguntar, “dan crédito, instalan teléfonos y redes de energía, y ofrece a los consumidores nacionales productos en sus supermercados”, y entonces su vinculación con “las multitudes” se da ya no por el trabajo, sino por el consumo. 

Los informales

Dice Durand que la “economía informal está constituida por empresas y trabajadores que operan en una zona institucional claroscura (…) En esta economía las empresas (…) no están registradas. Los trabajadores no aparecen en planilla. Como no tienen contrato, están sujetos a un régimen abusivo de obligaciones y, si algún derecho tienen, se rigen por la costumbre, no por la ley.”

Ese mundo informal vive sobre todo del comercio de productos producidos en el mundo informal o también en el formal y el delictivo. “Es el poder de las grandes corporaciones para defender los derechos que mantienen su renta tecnológica o de marca lo que abre la posibilidad de un mercado negro. En la medida que en el Tercer Mundo no existen los ingresos para pagar esa renta, pero sí desean adquirir el producto porque están expuestos a la propaganda comercial y prestigio de sus marcas, surgen otros abastecedores”. 

Ahora bien, si “uno indaga un poco más las jerarquías descubrirá a grandes empresarios que componen una burguesía informal. (…) Vienen de la pobreza, ese es su origen, (…) su cultura es provinciana o popular; pero, desde el punto de vista económico, son emergentes. En su sector respectivo forman una clase alta. Sociológicamente son gente de éxito que ostenta otra condición por haberse convertido en patrones, mandamases, pero no como los formales, descritos como comechados porque no se matan trabajando.”

El sector delictivo

“Esta economía subterránea constituye uno de los ejes establecidos sobre los cuales gira el desarrollo de este otro Perú”, explica Durand, y está particularmente coludida con la corrupción que se generalizó en la década de los noventa. Y el incremento del contrabando y la piratería. 

Dice Durand: “Las mafias o la lumpen-burguesía que maneja estos grandes negocios delictivos se concentran en tres grandes actividades: el narcotráfico, el contrabando a gran escala y la piratería de productos y marcas patentados internacionalmente. La lumpen burguesía, al operar, y a diferencia de la burguesía informal, se disfraza muchas veces de formalidad. Su pretensión de clase alta se debe a que es mucho más rentable que la informal y puede ascender posiciones más cómodamente. Su escudo consiste en disfrazarse de riqueza para aparentar respetabilidad.”

Matar indios

Los hechos recientes de asesinatos de manifestantes en el Perú tienen una coincidencia en la mayoría de las víctimas que no se puede dejar de lado. No se trata solamente de habitantes del sur del país. Se trata de campesinos e indígenas, sobre todo. Aymaras y quechuas. 

La solución de situaciones difíciles por los poderes dominantes, económicos y de casta, mediante el asesinato de comuneros indígenas no es ninguna novedad, así ha sido siempre. La única novedad son los smartphones

Los asesinatos de manifestantes en el Perú tienen una coincidencia en la mayoría de las víctimas que no se puede dejar de lado

Un poquito de Historia republicana, para encuadrar. El 8 de abril de 1824, el libertador Simón Bolívar, a cargo del gobierno del Perú, firmó un decreto que liberaba para la venta las tierras de las comunidades indígenas las que, además podían fraccionarse. Esto quebraba el orden colonial que, para mayor control, limitaba a las comunidades a sus espacios naturales que, por ello, no podían pasar a manos de otros. Asimismo, dicho decreto restableció el tributo indígena que San Martín había abolido.

La independencia, claramente, no era para los indígenas, y menos para los esclavos que continuaban siendo esclavos, sino tan solo para los criollos, hijos de españoles. José Carlos Mariátegui lo dice sin tapujos: “A la República le tocaba elevar la condición del indio. Y contrariando este deber, la República ha pauperizado al indio, ha agravado su depresión y ha exasperado su miseria. La República ha significado para los indios la ascensión de una nueva clase dominante que se ha apropiado sistemáticamente de sus tierras.”

La República ha pauperizado al indio, ha agravado su depresión y ha exasperado su miseria

En efecto, bajo las leyes liberales de Bolívar se produjo el crecimiento de grandes latifundios que, con el artificio legal de alguna compra y a veces sin siquiera esto, arrebataban sus tierras a las comunidades. Seguimos con Mariátegui: “Todas las revueltas, todas las tempestades del indio, han sido ahogadas en sangre. A las reivindicaciones desesperadas del indio les ha sido dada siempre una respuesta marcial.”

La sucesión de asesinatos masivos de indígenas que se rebelaban o exigían mejor trato, o luchaban por sus tierras, ha merecido libros enteros, y merecería otros más. Estamos usando al Perú como referente, pero es la misma o parecida historia en los demás países latinoamericanos. Y allí donde la conquista desapareció a la población originaria, lo mismo se dio con los descendientes de los esclavos africanos. Señalaremos algunos casos, donde la constante ha sido la lucha de las comunidades indígenas por recuperar las tierras que les fueran arrebatadas, y más recientemente las luchas contra las empresas extractivas que por múltiples concesiones devastan tierras, aguas y fuentes de vida comunales. 

Tras culminar la guerra que tuvo Perú con Chile –en realidad un choque entre los intereses de una entonces poderosa Inglaterra y la naciente potencia de Estados Unidos– se produjeron cambios que alteraron las relaciones entre indígenas y terratenientes. El protagonismo indígena en el conflicto les dio alas para reclamar sobre situaciones que les afectaban.

La constante ha sido la lucha de las comunidades indígenas por recuperar las tierras que les fueran arrebatadas

Así, en la localidad serrana de Huaraz, en 1885, 40 alcaldes indígenas presididos por Pedro Pablo Atusparia, alcalde del pequeño poblado de Marian, presentaron un memorial pidiendo exoneración de impuestos especiales a los indios y denunciando maltratos de parte de los terratenientes, ya identificados entonces como gamonales por su poder omnisciente en las localidades. Como respuesta fueron torturados, vejados, humillados. Se desató, entonces, una inmensa rebelión indígena que hasta hoy en día se recuerda, tanto por su expansión y resistencia, como por la brutal represión para contenerla. 

En 1896, en la provincia de Huanta, en Ayacucho, un impuesto a la sal, motivó un levantamiento violento de las comunidades indígenas aledañas a la que era entonces muy mestiza ciudad principal del mismo nombre. Las poblaciones que durante la guerra habían hecho un aporte considerable para contener el avance del enemigo, exigían la derogatoria de un impuesto que afectaba mucho a sociedades con escasa monetarización. La respuesta fue la habitual: tropas y matanza. 

Vamos hasta 1960. Este incidente lo ha documentado el historiador y antropólogo Guido Chati, él mismo hijo de campesinos que por eso tuvo acceso privilegiado a documentos de la propia comunidad de Onqoy, en Apurímac. Aquí se trató de una lucha por la recuperación de tierras arrebatadas por los gamonales que trataban de venderlas. “Los comuneros exigían que el supuesto dueño (hacendado) exhibiera los títulos de posesión de todas las tierras en venta, ya que sostenían que los títulos originales de posesión de tierras los tenía la comunidad de Ongoy”, explica Chati. Y “los dirigentes comunales, acompañados por asociaciones y asesores, habían acumulado documentos legales que datan de épocas coloniales y que les daban legitimidad y sustento a sus litigios.” Los juicios ante las cortes de justicia en Lima los ganaron los comuneros. Se produce la invasión indígena de los terrenos, a lo que el 24 de octubre de 1963 los gamonales responden con un ataque armado de las fuerzas públicas que culmina en una matanza de indígenas que hasta hoy permanece en la memoria de esas localidades. 

Por la misma época se produce la toma de tierras de La Convención, donde destaca la figura de Hugo Blanco. En tierras de ladera amazónica, que originariamente habían sido de Asheninkas, en tiempos coloniales se entregaron tierras a corregidores españoles que, a su vez, trajeron mano de obra indígena serrana a la que alquilaban lotes a cambio del trabajo en las tierras del dueño. Este intercambio que persistió en la república, se convirtió con el tiempo en servidumbre casi esclavizante. Las comunidades iniciaron en los años 60 del siglo XX un proceso de sindicalización para arrancar mejores condiciones a los propietarios. La respuesta fue agresiva, con alta mortandad de indígenas. El liderazgo de Blanco fortaleció a los sindicatos que finalmente hicieron la primera reforma agraria de la historia del país. 

Las comunidades iniciaron en los años 60 del siglo XX un proceso de sindicalización para arrancar mejores condiciones a los propietarios

En la localidad de Huanta, ya en 1969, cientos de estudiantes, apoyados por docentes y familiares, se declararon en huelga buscando que se derogara un decreto que eliminaba la gratuidad a los estudiantes que no aprobaban un curso. Población campesina y quechua en su totalidad, debió recibir como respuesta la agresión de fuerzas policiales que ocasionaron decenas de muertos, jóvenes estudiantes en su mayoría, pero también docentes. Hasta hoy, como en Onqoy, se les recuerda como mártires. Por esta lucha, el maestro y músico huantino Ricardo Dolorier compuso la canción icónica de las luchas sociales en el Perú: ‘Flor de retama’. 

Durante la guerra contra el terrorismo en los años 80 y 90, la mayor parte de las víctimas fueron poblaciones indígenas. Tanto por parte del movimiento terrorista –en especial Sendero Luminoso– como, en la respuesta con represión indiscriminada de las fuerzas del Estado. Destaca por su brutalidad la matanza de Lucanamarca, en Ayacucho, donde Sendero Luminoso asesinó a toda una comunidad campesina, sin distinguir hombres, mujeres o niños, en una frenética y obsesiva acción criminal, con ensañamiento y alevosía. Y en Accomarca la “Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) ha establecido que el 14 de agosto de 1985, una patrulla del Ejército, (…) asesinó a 62 comuneros, entre mujeres, ancianos y niños, habitantes del distrito de Accomarca, provincia de Vilcashuamán, Ayacucho”. No se trata de equiparar la acción asesina del terrorismo con la respuesta obligatoria de las fuerzas armadas, que no tenían por qué ser indiscriminadas y ensangrentarse con inocentes, pero sí de mostrar que siempre las víctimas eran campesinos e indígenas. Y que, mientras tanto, en la capital del país, pocos se enteraban de estos asesinatos. En las zonas pudientes de la capital, solo se recuerda una espantosa bomba que destrozó la calle Tarata, de un barrio de clase media alta, casi como que hubiera sido el inicio de una guerra que ya llevaba más de una década, pero en las zonas campesinas e indígenas. 

La Amazonía mantiene, hasta hoy que escribimos estas líneas, a víctimas entre los pobladores indígenas. Recordemos la era del caucho, a inicios del siglo XX, cuando sin que le importara a nadie, se usó, torturó y asesinó a indígenas amazónicos en la selva del Putumayo, Loreto. Uno de sus principales ejecutores fue protegido de la justicia internacional por el Estado peruano, y hasta hoy hay calles y distritos que llevan el nombre de los otros criminales. Pero eso prosigue.

Recientemente, el 31 de agosto de 2014, Edwin Chota Valera salió de su comunidad de Saweto, en Ucayali, con otros tres dirigentes hacia la fronteriza Acre, en Brasil, a una reunión de defensores del bosque. Chota estaba empeñado en una lucha contra las mafias de taladores ilegales que devastaban el territorio de su comunidad. A pesar de sus denuncias, no había respuesta del Estado, y las amenazas de los madereros continuaban. Finalmente, Edwin Chota y los dirigentes Jorge Ríos, Leoncio Quintisima y Francisco Pinedo fueron asesinados con arma blanca y balas de escopeta en una quebrada. El Estado ausente. 

En este mismo momento, cuando usted lee este texto, el Congreso peruano debate un proyecto de ley que desconoce la existencia de los pueblos indígenas amazónicos en aislamiento voluntario y contacto inicial (PIACI) a fin de que se permita el acceso, para explotación, a bosques en los que los PIACI habitan. Lo que significaría genocidio. 

¿Cómo entender que se dé un fenómeno así, de lucha y persistencia, a pesar de una represión tan cruel y despiadada?

Concluyendo

Hemos querido explicar, dentro de la coyuntura y más allá de un texto anterior, los antecedentes no de una dictadura en el Perú, sino de un movimiento que se mantiene y se sostiene a pesar de la represión violenta. Nacido sin liderazgo único, espontáneamente, diverso, no se limita al sur de quechuas y aymaras como dicen los medios, sino que abarca todo el país y a varias naciones en un país plurinacional con 44 lenguas vivas. Incluyendo a la preponderante y centralista capital, Lima. 

¿Cómo entender que se dé un fenómeno así, de lucha y persistencia, a pesar de una represión tan cruel y despiadada? Hay antecedentes históricos que explican esto, ya lo vimos. De los que no se suele hablar, porque el filtro y la censura al movimiento indígena también son históricos. 

En un texto del año 2000 que se titula significativamente “Incas sí, indios no”, la historiadora Cecilia Méndez, dice al inicio: “El Perú de hoy se desangra. La muerte de ciudadanos, niños y adolescentes en manos de las fuerzas policiales, ha pasado de accidental a rutinaria. Un partido que se dice popular asesina diariamente a inermes pobladores y campesinos. Estas dos situaciones, que no son las únicas que nos conmueven, grafican con suma claridad la realidad en la que parecemos estar inmersos: un ‘mundo al revés’. El que debe protegernos nos acecha, el que dice representar al pueblo lo humilla y asesina.”

Pues eso, el mundo sigue invertido como lo vio Guamán Poma de Ayala. Pero lo que ocurre en el Perú, hoy, sea cual sea el desenlace, ya es una histórica voluntad de poner al mundo al derecho. Ante el fracaso de la política tradicional, de derecha o de izquierda, por ser una alternativa de inclusión, el pueblo movilizado y diverso ha tomado el problema en sus manos. 

Plantea así la conclusión del proceso independentista, tras 200 años, porque los excluidos están exigiendo ser parte de la patria, y para ello reivindican su protagonismo político. Ni más ni menos.

La historia de la colonización occidental del planeta es una de las más grandes hazañas de la historia que ya, luego de aquello, debió ser universal. Hay muchas hipótesis acerca de la razón de aquel logro, el por qué y el cómo, pero sin dudas no tiene para nada que ver con alguna presumible superioridad biológica...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

David Roca Basadre

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí