1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CONFESIONALIDAD

El laicismo es la ausencia de religiones y dogmas

La admisión de un régimen especial de protección activa convierte al gobierno en un rehén de la jerarquía católica. Nuestra legislación parece que avala este temor

José Antonio Martín Pallín 17/05/2023

<p><em>Momento en el que España y la Santa Sede firman su acuerdo de 1979.</em></p>

Momento en el que España y la Santa Sede firman su acuerdo de 1979.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La sociedad española ha estado marcada a fuego (nunca mejor dicho) durante siglos por los dogmas e imposiciones de la Iglesia católica, en su versión más radicalmente alejada del respeto a la libertad humana según la tradición tridentina. Los que tenemos algunos años vivimos la dura reacción del ultracatolicismo frente a la convocatoria del Concilio Vaticano II, por iniciativa de Juan XXIII y desarrollado por Pablo VI (Cardenal Montini), que había solicitado clemencia antes de que se consumase el asesinato de Julián Grimau. Los pensadores favorables a esta innovación o aggiornamento de los dogmas del catolicismo fueron atacados con virulencia e incluso acusados, como es frecuente en este país, ante la carencia de capacidad argumental, de compañeros de viaje o satélites de las ideas comunistas. Recuerdo una viñeta del genial Antonio Mingote en la que su tradicional matrimonio opulento dialogaba sobre el Concilio, y el marido sentenciaba: “Desengáñate, Fulanita, porque al cielo iremos los de siempre”. Los seres humanos nacen laicos, desnudos y sin creencias; más adelante, su entorno o la sociedad en la que viven y se desarrollan les inculcan credos o ideologías que pueden aceptar o rechazar.

Nuestra tradición constitucional está impregnada de referencias a la religión y la Iglesia católica. La Constitución de 1812, que hay que reconocer que fue un avance respecto del absolutismo, establecía que la religión de la nación española es y será perpetuamente la católica, apostólica, romana, única verdadera. La nación la protege por leyes sabias y justas y prohíbe el ejercicio de cualquiera otra.

Nuestra tradición constitucional está impregnada de referencias a la religión y la Iglesia católica

Las constituciones posteriores sostienen que la nación se obliga a mantener el culto y los ministros de la religión católica que profesan los españoles.   La de 1869 insiste en la obligación de mantener el culto y los ministros de la religión católica, pero añade que el ejercicio público o privado de cualquier otro culto queda garantizado a todos los extranjeros residentes en España sin más limitaciones que las reglas universales de la moral y del derecho. Los españoles se regirán por la misma norma.

El proyecto de Constitución federal de la I República española de 1873 consagra el derecho de los españoles al libre ejercicio de su pensamiento y a la libre expresión de su conciencia. La Constitución de 30 de junio de 1876 establece que la religión católica, apostólica y romana es la del Estado y señala el compromiso de mantener el culto y a sus ministros.

Tenemos que llegar a la Constitución de la II República, de 9 de diciembre de 1931, para leer en su artículo tercero, de forma clara y terminante, que el Estado español no tiene religión oficial. Este texto dio lugar a que Manuel Azaña, en pura lógica gramatical y política, pronunciase su famosa frase: “España ha dejado de ser católica”. Durante el franquismo, e incluso en los momentos actuales, esa frase se ha interpretado y manipulado como falsa imputación de una incitación a la persecución religiosa.

Implantada la dictadura por el golpe militar, la Ley de Principios del Movimiento Nacional, de 17 de mayo de 1958, proclama que la nación española considera como timbre de honor el acatamiento a la ley de Dios según la doctrina de la Santa Iglesia católica, apostólica y romana, única verdadera y fe inseparable de la conciencia nacional que inspirará su legislación.

La vigente Constitución de 1978 da un extraño y habilidoso giro a la tradicional oficialidad de la religión católica e introduce, por primera vez, el concepto indeterminado y evasivo de la aconfesionalidad. En el artículo 16 garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto sin más limitaciones en sus manifestaciones que las necesarias para el mantenimiento del orden público protegido por la ley. Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias; declaración innecesaria porque está amparada por el derecho a la intimidad, y añade de forma puramente declamatoria que ninguna confesión tendrá carácter estatal. En un alarde de oportunismo político, sostiene que los poderes públicos (¿también el poder judicial?) tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y proclama, no impone, las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia católica y las demás confesiones.

La vigente Constitución de 1978 da un extraño y habilidoso giro a la tradicional oficialidad de la religión católica

Esta indefinición ha suscitado numerosos debates entre constitucionalistas, filósofos del derecho y canonistas. La controversia se refleja en toda su profundidad en un trabajo del profesor Alfonso Ruiz Miguel. Analiza la jurisprudencia del Tribunal Constitucional y aborda dos casos emblemáticos: la sanción a un militar que se negó a formar parte de un escuadrón que acompañaba a una ceremonia religiosa a un paso de Semana Santa y la expulsión de una profesora de un colegio católico porque vivía en concubinato. Estima que para una interpretación laica de la Constitución las resoluciones del Tribunal construyen un concepto flexible y ambiguo como es el de la laicidad positiva. En ambos casos se les otorgó el amparo.

Desarrolla en su trabajo los conceptos de neutralidad estatal, laicidad positiva y derecho promocional. El Estado debe ser neutral y, por supuesto, no perseguir ninguna religión. Acude a una cita de Dionisio Llamazares (director de la Cátedra Fernando de los Ríos sobre Laicidad y Libertades Públicas de la Universidad Carlos III de Madrid): “Sí, tiene que haber un significado meramente definitorio o externo de laicismo como proceso histórico de secularización hacia la laicidad estatal, entendida esta, por un lado, como neutralidad o imparcialidad hacia las creencias religiosas o no de los ciudadanos, y por otro lado como separación hoy entre las competencias y los valores del Estado y de las distintas confesiones religiosas. La neutralidad tiene que ser entendida en un sentido liberal. La neutralidad en materia religiosa obliga al Estado incluso a incentivar o mantenerse neutral respecto de las ideas ateas, laicistas y similares”.

Ruiz Miguel nos obsequia con una divertida argumentación del profesor Carlos Ollero en pleno debate constituyente. Atribuía a los laicistas una especie de alergia al incienso que acababa generándoles una peculiar obsesión de fumadores pasivos. Recuerda cómo se fue imponiendo la prohibición de fumar en los aviones, primero en los asientos delanteros, y más tarde, en la totalidad de ellos. Cuando se asume que el tabaco es cancerígeno, no cabe ya neutralidad legítima y se impone con toda lógica el prohibicionismo hasta llegar a la tolerancia cero. Atribuye al laicista un rechazo semejante al hecho religioso por considerarlo socialmente cancerígeno. El laicismo no debe caer en esa trampa. La tolerancia debe ser su seña de identidad. No es tan difícil entender que lo que el laicismo pretende es simplemente que el incienso se lo paguen los católicos de su bolsillo. La inmensa mayoría de los que se proclaman católicos (qué curiosa la distinción entre practicantes y no practicantes) desconocen la Historia y la doctrina pasada y presente de su jefe espiritual y sus pastores.

Basta con repasar algunos textos del apóstol San Pablo, que tanta influencia ha tenido en la construcción de la Iglesia como institución y en las doctrinas que han marcado, durante siglos, la posición de la mujer en la vida de las sociedades de cultura católica. El menosprecio, la humillación y hasta la grosería sobre la mujer, se reflejan, emblemáticamente, en una Epístola a los Corintios, en la que se dice que, en las controversias eclesiásticas, las mujeres no pueden opinar y deben callarse.

Lo que el laicismo pretende es simplemente que el incienso se lo paguen los católicos de su bolsillo

Pero no nos remontemos a siglos pasados. Disponemos de las opiniones “teológicas” de algunos de nuestros obispos, como el inefable titular de la Diócesis de Alcalá de Henares, que, en su condición de obispo y revestido de pontifical, declama exabruptos de contenido tabernario y al que se le da audiencia en una televisión pública que pagamos todos los españoles.

Antes de que la santa madre Iglesia condene lo que denomina ideología de género debería repasar sus argumentos y llegar a la conclusión de que su doctrina es un factor desencadenante de este drama cotidiano de violencia contra la mujer. Ante el imparable avance de las conquistas del feminismo, como el voto, el divorcio o su libertad reproductiva, reaccionan tachando de totalitarios a los que rechazan las doctrinas católicas sobre la ideología de género. Me parece ilustrativo reproducir un pasaje de una revista mensual sobre religión y cultura, que se titula Palabras: “La fe cristiana, que no es ideología, proyecta sin embargo luz sobre los acontecimientos, y recuerda que la diferencia (que no significa desigualdad) entre hombre y mujer proviene del designio creador de Dios”.

Las relaciones de cooperación a las que se refiere el texto constitucional no pueden anclarse en privilegios del pasado, sino situarse en un plano de igualdad con otras religiones. La admisión de un régimen especial de protección activa convierte al gobierno en un rehén de la jerarquía católica. Nuestra legislación parece que avala este temor. En primer lugar, se establece un régimen de cotización a la Seguridad Social específico para los ministros del culto. Es evidente que las prestaciones de incentivos a algunas iglesias se han ido ampliando. Recientemente, el ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, se ha reunido con los representantes de la Iglesia Ortodoxa, la Unión Budista, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (mormones) y los Testigos de Jehová, para alcanzar un acuerdo que les permita disfrutar de los mismos beneficios fiscales que tienen reconocidos la Iglesia Católica, la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas (donde milita la vidente que asistió a un mitin del PP), la Federación de Comunidades Israelitas y la Comisión Islámica.

Sin embargo, conviene no olvidar que los acuerdos con el Vaticano deben ser  considerados como una posibilidad constitucional, y como tal revisable, no como un derecho adquirido por las confesiones que las disfrutan, y menos todavía un derecho de carácter fundamental garantizado por la Constitución. Del mismo modo que fueron firmados, se pueden denunciar y abandonar conforme a lo previsto para la aprobación de los tratados internacionales en el artículo 94 de la Constitución. Se tramita como una ley orgánica, es decir, requiere mayoría absoluta.

El Instrumento de Ratificación del Acuerdo entre el Estado español y la Santa Sede sobre asuntos económicos, firmado en Ciudad del Vaticano el 3 de enero de 1979, establece compromisos que todavía no se han alcanzado. El Acuerdo demoró su publicación hasta después de la entrada en vigor de la Constitución para revestirlo de rango constitucional. Por una parte, el Estado no puede ni desconocer ni prolongar indefinidamente obligaciones jurídicas contraídas en el pasado, y por otro, la Iglesia católica declara su propósito de lograr, por sí misma, los recursos suficientes para la atención de sus necesidades. Esperemos que, con la ayuda de Dios o quien corresponda, los compromisos se cumplan.

La sociedad española ha estado marcada a fuego (nunca mejor dicho) durante siglos por los dogmas e imposiciones de la Iglesia católica, en su versión más radicalmente alejada del respeto a la libertad humana según la tradición tridentina. Los que tenemos algunos años vivimos la dura reacción del ultracatolicismo...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Antonio Martín Pallín

Es abogado de Lifeabogados. Magistrado emérito del Tribunal Supremo. Comisionado de la Comisión Internacional de Juristas (Ginebra).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jmfoncueva

    "iNterreligiosos". Perdón por el desliz.

    Hace 19 días

  2. jmfoncueva

    Con todo el respeto, y tras la seriedad del artículo (grande, Martín Pallín, sus aportaciones en "La Base" nos ilustran a los seguidores), me permito aportar algo de humor. Antes de dirigir su primera película, mi admirado Woody Allen era, entre otras cosas, un humorista de estos de micrófono y pared de ladrillo detrás. No hace mucho, viendo en un documental una de sus actuaciones, dijo algo así como "mi mujer y yo tenemos problemas iterreligiosos: ella es agnóstica y yo ateo, y discutimos acerca de en qué religión no educar a nuestros hijos". Salud y paz para todos.

    Hace 19 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí