1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Vivos de milagro

No todo está perdido (a condición de que Podemos entregue las armas)

A modo de réplica al artículo de Sánchez-Cuenca en ‘El País’

Miguel Mora 30/05/2023

<p>Medios.</p>

Medios.

J. R. Mora

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

De todos los análisis que he leído estos días, seguramente uno de los más inteligentes y optimistas es el que publicó Ignacio Sánchez-Cuenca el 29 de mayo en El País, ‘No todo está perdido para la izquierda’. Sostiene el catedrático de Políticas de la Carlos III que “si el PSOE resiste y Sumar consigue integrar a las distintas fuerzas en un proyecto que despierte ilusión y movilice apoyos perdidos en ese espacio ideológico, cualquier cosa puede suceder” el 23 de julio. 

Estando de acuerdo en su análisis sobre los tiempos políticos (perdidos) y la frustración que supuso que PSOE y Podemos tardaran cuatro años (2015-2019) en ser capaces de pactar una coalición de gobierno, siento disentir de mi querido amigo Pacho, que es además cofundador y consejero editorial de CTXT, en esa conclusión tan halagüeña. Aunque no me gusta nada ser cenizo ni profeta, creo firmemente que, llegados a este punto, está prácticamente todo perdido. El cambio de ciclo político es evidente y la llegada de la derecha trumpista a La Moncloa es imparable, y no solo por el viento de cola de la ola reaccionaria que recorre Europa y el mundo. 

Los errores cometidos por el PSOE y por todas las fuerzas a su izquierda constituyen un lastre demasiado pesado para impedir la victoria del PP

Me temo que los errores cometidos por el PSOE y por todas las fuerzas a su izquierda, sin excepción, en los meses previos a la debacle vivida el 28 de mayo en las elecciones municipales y autonómicas, constituyen un lastre demasiado pesado como para movilizar masivamente a los votantes de izquierda que harían falta para impedir la victoria del PP y de la extrema derecha el 23 de julio. 

Uno de los renuncios más importantes, me parece, lo cometieron a medias Pedro Sánchez (por acción) y Yolanda Díaz (por omisión), cuando dejaron solas a Irene Montero e Ione Belarra en la defensa de la Ley del solo sí es sí, mientras el PSOE se preparaba para votar junto al PP la contrarreforma de la norma. Aquello envió a los electores la señal de que la división en el Gobierno progresista era tan aguda que escondía en realidad dos crisis distintas: la complicidad entre el PSOE y Sumar (visible más tarde en el papel otorgado por Sánchez a Díaz en la pantomima de Tamames) para debilitar a Podemos, dejaba traslucir una fractura entre PSOE y Podemos, por un lado, y entre Sumar y Podemos, por el otro. 

Esa concesión de Sánchez al marco punitivista de la extrema derecha –promovido desde medios corruptos como Ok Diario, Telecinco y La Sexta– decepcionó y desmovilizó a muchos electores de izquierdas, y especialmente a las feministas, y trasladó a los votantes progresistas la impresión de estar ante un gobierno ilegítimo y Frankenstein, etiqueta que, como señala Sánchez-Cuenca, la derecha utilizó desde el momento cero de la legislatura. 

Pacho certifica, no sin malicia, esa visión de un gobierno dividido en tres al atribuir a “los ministros del PSOE y de Sumar” las leyes más importantes aprobadas por el Gobierno progresista en estos años. La mención a Sumar no es un lapsus, aunque sea algo capciosa, porque Pacho sabe que Sumar lleva apenas nueve meses constituida en plataforma / asociación –que no en partido político–, y las mejoras que cita (reforma de las pensiones, del mercado de trabajo, reforzamiento del Estado de bienestar, ley de eutanasia) forman parte del acuerdo de coalición PSOE-UP y se aprobaron antes del nacimiento del artefacto creado por la vicepresidenta segunda, que a día de hoy no ha dejado de ser (aunque fuera por designación de Pablo Iglesias) coordinadora del espacio y del grupo parlamentario Unidas Podemos.  

El artículo sostiene luego que, mientras Sánchez y Díaz arreglaban el país, Unidas Podemos se dedicaba a afilar “su perfil más ideológico, por un lado, centrándose en una parcela pequeña de las políticas públicas (todo lo relativo a la desigualdad de género y nuevos derechos civiles) y, por otro, metiéndose en batallas imposibles que no conectan con la ciudadanía (denuncia obsesiva de los medios y las empresas, frente antifascista, etc.): unos días parece partido de gobierno y otros de oposición”. 

El oligopolio de la propiedad de los medios y la corrupción periodística son dos de los problemas más graves que afrontan las democracias

Dejando aparte que la lucha contra la desigualdad de género es una política pública crucial y una pelea básica para cualquier gobierno y electorado progresista, me gustaría centrarme en “las batallas imposibles que no conectan con la ciudadanía” porque una de ellas es una recurrente discusión del consejo editorial de CTXT. La revista viene denunciando desde su primer número (15/1/15) que el oligopolio de la propiedad de los medios y la corrupción periodística son dos de los problemas más graves que afrontan las democracias poscapitalistas, y en particular la española. A esta batalla que por cierto empezó liderando (si bien brevemente) Pedro Sánchez cuando fue destituido como secretario general del PSOE, se sumó Pablo Iglesias cuando se retiró de la política institucional, y en efecto se ha convertido en una de las principales señas de identidad del último Podemos. 

Sánchez-Cuenca seguramente tiene razón en que es una batalla incómoda, ineficaz e impopular (ya lo es de hecho para buena parte del consejo editorial y la Redacción de la revista). Pero creo que, lejos de ser una rémora para la izquierda, es una denuncia cada vez más necesaria. Quienes enfangan el periodismo y la libertad de prensa convirtiendo el espacio público en un vertedero de bulos, mentiras y falsedades a sabiendas tienen la mayor responsabilidad en la ultraderechización de las sociedades, y España es una indiscutible potencia mundial en cloacas mediáticas. 

El reparto de millones de euros de publicidad institucional desde las Comunidades Autónomas y los ayuntamientos (que CTXT y otros cuatro medios acaban de denunciar públicamente) es uno de los principales motores que mueven los engranajes de la prensa nacional. Ese riego de dinero del contribuyente es vital para muchos medios en tiempos de descrédito del periodismo y lucha encarnizada por las suscripciones, y creo que es uno de los factores, si no el primero, que ha contribuido al fulminante adelanto electoral decidido por el presidente del Gobierno. Llegar a unas elecciones generales sabiendo que los medios ultras de Madrid, Aragón, Valencia, Andalucía, Murcia, Extremadura y Canarias iban a pasar seis meses cociendo a fuego lento al Ejecutivo era demasiado incluso para Sánchez. 

Lo que me extraña más de todo es que Sánchez-Cuenca minimice a estas alturas la importancia de los medios en la configuración de la agenda y del voto. La expansión y blanqueamiento de las ideas de extrema derecha; la legitimación del “que te vote Txapote”; los asesinatos de carácter contra los líderes de Podemos y de los partidos periféricos; los masajes continuos a personajes tan nefastos para el bien común como Ayuso, Almeida o Abascal; la imposición del relato que interesa en cada momento a poderosos como Florentino Pérez; la conversión del problema político de Catalunya en un asunto judicial; el encubrimiento de los desmanes del rey Emérito; el sesgo trumpista de la agenda política; la normalización de los pactos entre PP y Vox y la diabolización de los votos conjuntos del Gobierno bolivariano y Bildu… Todo este clima letal de mentiras, insultos, persecuciones y silencios se ha fabricado en y desde los medios de comunicación y las tertulias ultras durante los últimos años; y si denunciar ese estado de cosas es un error y una batalla perdida, entonces la democracia estará perdida también.   

Pese a este panorama, Sánchez-Cuenca tira de optimismo antropológico, y escribe convencido que la victoria de la izquierda en las generales no es imposible. Aunque añade esta cautela: “Ya ni siquiera es suficiente que la sopa de siglas vaya unida en la plataforma de Sumar. Es preciso, además, que remen en la misma dirección, es decir, que lleguen a un diagnóstico compartido de qué tipo de políticas públicas y qué manera de dirigirse a la ciudadanía encuentra en este momento mayor receptividad. Para ello, Unidas Podemos debe entender que su declive no es consecuencia solamente de la maldad congénita de los grupos mediáticos y empresariales, sino de haber perdido la capacidad de influir en el debate público y de ofrecer un programa político reconocible y mínimamente realista”. 

El párrafo tiene una parte indudable de razón y otra de dinamita. Porque, casualmente o no, el calendario “ganemos o perdamos pero que sea pronto” diseñado por Sánchez obliga a que esta síntesis de autocrítica, pragmatismo y contrición que Podemos debería realizar (Sumar al parecer no tiene más tarea que esperar sentada la rendición y el arrepentimiento del partido en declive), la deba realizar en solitario y en apenas nueve días. 

Si echamos la vista atrás, podemos recordar que Sumar y Podemos negociaron sin éxito entre febrero y mayo un acuerdo para las municipales. Que Podemos pedía someter las listas a primarias abiertas y que Sumar se negó, lo que convirtió el ilusionante acto del Magariños en una catástrofe comunicativa. Añadamos que Más Madrid rechazó aliarse con Podemos en Madrid. Que Compromís se negó a aliarse con Podemos en Valencia. Que Podemos se apartó de la confluencia en Cádiz. Que la entrevista a Yolanda Díaz en lo de Évole se centró únicamente en las maldades del jarrón chino PIT. Todas estas decisiones, me parece, han contribuido al desastre colectivo del 28 de mayo. Podemos ha desaparecido casi del todo del mapa autonómico y municipal. Yolanda Díaz ha hecho campaña por candidaturas unidas y desunidas y todas ellas han perdido, incluida Ada Colau. Más Madrid, la niña bonita de La Sexta, ha sido segunda y tercera en Madrid pero Ayuso y Almeida tienen mayoría absoluta (porque a Podemos le faltaron mil votos para entrar en el Ayuntamiento). Compromís ha perdido todo el poder... 

Todo esto no ha pasado solamente por la maldad intrínseca de los medios, seguro que no, aunque quizá los medios hayan ayudado un poco a que Iglesias, Montero, Belarra y Echenique encabecen la lista de los políticos más odiados, junto a Sánchez y Otegi. Ya sabemos que decir las verdades en este país tiene mucho más coste que soltar bulos o gilipolleces, como hace Feijóo. Coincido con Sánchez-Cuenca: no es ya tiempo de rencores ni de ponerse melindres. Pero creo que es de justicia señalar que el fuego amigo y la batalla cultural que dan los medios han ayudado muchísimo a acelerar o acentuar el declive de la izquierda radical. Y confío en que no fuera una estrategia premeditada, porque el daño causado ha sido enorme, también para los supuestos beneficiarios. 

En fin, el momento “paz sin territorios” ha llegado. Ahora sí, toca remar juntas. Seis años después de Vistalegre II, los electores siguen clamando “unidad”. Pero todavía hay partido, dice Pacho Sánchez-Cuenca, a condición de que Podemos entregue las armas. No me cabe duda de que Podemos pondrá si hace falta el dinero y la sede, pero espero que no entregue las armas. Porque, aunque sea una batalla inútil, o la gente se aburra, la izquierda debería seguir explicando las mentiras y las trampas de los medios corruptos y de las élites que los financian. Si no lo hace, y acepta bulo y pulpo como animal de compañía, se parecerá tanto al PSOE que ahí sí estará todo perdido. Y diría que para bastante tiempo. 

De todos los análisis que he leído estos días, seguramente uno de los más inteligentes y optimistas es el que publicó Ignacio Sánchez-Cuenca el 29 de mayo en El País, ‘No todo está perdido para la...

Autor >

Miguel Mora

es director de CTXT. Fue corresponsal de El País en Lisboa, Roma y París. En 2011 fue galardonado con el premio Francisco Cerecedo y con el Livio Zanetti al mejor corresponsal extranjero en Italia. En 2010, obtuvo el premio del Parlamento Europeo al mejor reportaje sobre la integración de las minorías. Es autor de los libros 'La voz de los flamencos' (Siruela 2008) y 'El mejor año de nuestras vidas' (Ediciones B).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

18 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. manuel-ordas-fernandez

    Excelente artículos de análisis de la situación en la Izquierda, tanto el "replicante" como el "replicado", así como los comentarios que ilustran este hilo. Yo, sin embargo, sigo preguntándome cuando nos vamos a ocupar de los problemas reales de nuestros potenciales votantes, que nos están abandonando de forma masiva (basta con ver los datos de abstención en los barrios populares de las ciudades, en contraste con la participación en los barrios acomodados, sucedidos en las pasadas elecciones municipales/autonómicas). No veo por ninguna parte el debate sobre la identificación de dichos problemas y la elaboración de políticas adaptadas a las circunstancias de cada momento y su ejecución efectiva. Agradezco, pues, a los intelectuales brillantes de las Izquierdas este tipo de análisis, pero me parecen más bien estériles porque no contribuyen de forma práctica a elaborar una propuesta atractiva a nuestros ciudadanos. De seguir así, si los resultados de las pasadas elecciones fueron malos, el 23J será un desastre y pista libre para la derecha y sus políticas. Pero, claro, la culpa será de los ciudadanos que no nos han votado no de los debates y mensajes irrelevantes para ellos que reciben desde nuestras propuestas y que, peor aún, distraen a nuestros "militantes" del trabajo real que hay que hacer en los barrios, asociaciones y tejido social en general. Buena suerte a todos, pero no se aceptan lamentaciones.

    Hace 5 meses 14 días

  2. marcos23

    En mi opinión, sería un error no presentarse en las circunscripciones pequeñas como la mía, donde se juegan 3 escaños. Primero porque entiendo que así se fomenta la abstención: un votante de izquierdas de IU o Podemos, que los hay, probablemente no votase al PSOE y se quedaría en casa. Además, con esa estrategia toda la fuerza territorial de los partidos con más implantación como IU y, en menor medida, Podemos, se abandonaría. Yo creo que lo que habría que hacer es que en cada territorio dirija la fuerza/partido más potente (MM en Madrid, Compromís en Valencia, el partido de Colau en Barcelona y en el resto Podemos/IU/resto). Habría que añadir personas de confianza de Yolanda Díaz y de la Sociedad Civil y a tratar de superar a Vox en las máximas provincias posibles para conseguir el escaño (o escaños) que deje libre el bipartidismo. Si Sumar solo se presenta en Madrid, Valencia y Barcelona, no se va a sumar mucho y es como si cada formación predominante se presentase en solitario. Creo que lo importante es creerse esa suma, que Podemos asuma que MM, Compromís y Colau dirijan en sus territorios y que estos asuman que IU, Podemos, etc. dirijan en el resto donde sigan siendo mayoritarios en la izquierda. Si esto se consigue y cada uno asume su lugar, todavía hay partido si Sumar es al menos tercera fuerza en la mayoría de circunscripciones.

    Hace 5 meses 26 días

  3. Avila20

    Bueno, al fin bastantes comentarios a un artículo en ctxt y, como prácticamente siempre, de gentes de Podemos. Normal. Mi propuesta sería. Sumar se presenta solo donde se pueda obtener algún diputado, es decir, en las circunscripciones pequeñas se deja que la gente vote al PSOE. Además, candidaturas conjuntas al Senado. Si de lo que se trata es de frenar lo que se nos viene encima, cualquier sacrificio es poco, incluso el de Podemos. ¿Alguien puede imaginar una lista por Madrid así: Yolanda Díaz, Errejón, Irene Montero, por ese orden? Yo, desde luego, no. ¡Ah!, por cierto, en democracia lo que cuentan son los votos.

    Hace 5 meses 27 días

  4. Fernando

    ¿La "unidad" era solo un señuelo?. Javier Pérez Royo escribe en eldiario.es que "tras lo ocurrido el 28M, Unidas Podemos no tiene otra opción que disolverse. Los resultados electorales ponen de manifiesto un rechazo de tal magnitud que no admite rectificación posible" / "¿Piensan que sin dar una explicación convincente, a su propia gente insisto, pueden figurar en una candidatura propia o en alguna otra candidatura para las elecciones del 23 de julio?". Parece que en realidad el "pacto de las empanadillas" y el "pacto del Turia" tienen como objetivo la desaparición de Podemos, aún a costa de la imposibilidad de un goberno de coalición.::: https://www.eldiario.es/contracorriente/puntos-ies_132_10256965.html

    Hace 5 meses 27 días

  5. juan-ab

    En la presentación del libro “Miedo” de Patricia Simón, el poeta Luis García Montero dijo: “Se trata de un libro escrito por una periodista que da testimonio de lo que en realidad significa el periodismo puesto al servicio de la convivencia, de la construcción de valores y de la información de la gente, y no ese periodismo que mancha la sociedad puesto al servicio de las élites, de los explotadores y de la gente que ha perdido el pudor a la hora de faltarle al respeto a la sociedad y a las personas una por una.” Ya en el año 2011, a sus 94 años, el añorado José Luis Sampedro, lúcido hasta el final, se refería a la relación del poder con la educación y los medios de comunicación: https://www.youtube.com/watch?v=2nLAhBu1feM // “Si la izquierda no es capaz de construir unidad no podrá defender los intereses de los postergados”, afirma José Mujica. Sabemos a quién se refiere, pero si la entrevista se la hubieran hecho hoy, viendo cómo está el ambiente que rodea a la configuración del “Movimiento Sumar”, tal vez por “postergados” se refiriera a los más perjudicados tras el 28-M, porque sin éstos -sin sus legítimos intereses- no hay unidad que valga. Magariños, por afán de protagonismo y negligencia coral, nació muerto. No veo cómo la ilusión podrá irradiarla ese zombi. Y sin embargo... manos al parche. Pero al mismo tiempo, tampoco queda otra para los postergados - los de Mujica y los del 28-M - que nos vayamos organizando. Tenemos todo el tiempo del mundo (en un mundo que se queda sin tiempo). // Artículo muy interesante, tanto por su análisis como por su oportunidad en medio de tanto colmillo afilado.

    Hace 5 meses 27 días

  6. joamella

    El gobierno de coalición ha fracasado en dar muestras de lealtad entre las partes. Cierto es que los medios han distorsionado las diferencias, pero las declaraciones eran las que eran y el momento en el que las decían también. El uso partidista de las decisiones del consejo de ministros ha socavado la lealtad imprescindible que era la mejor lección política que podían dar a la ciudadanía. Esos dimes y diretes ampliados hasta la saciedad por medios de comunicación de parte han sido la tumba de estas elecciones. Una pésima campaña electoral ha sido la lápida de esa tumba, pero las campañas electorales parten de la base del periodo anterior. Y en ese periodo se ha dado una imagen, super ampliada por los medios, de división entre IU y Podemos y entre Podemos y el Psoe, y entre unos y otros la casa sin barrer, así que el que "te vote txapote" y la" libertad a la madrileña" han triunfado, también en buena parte por no haber sido capaz de responder con discursos sencillos y claros a las Ayusadas. Sí, notoda la culpa la tienen los medios hostiles a una comunicación veraz y contrastada. Pero eso es responsabilidad de los otros, y respecto de lo anterior sólo queda denunciarlo. Los otros otros, es decir, nosotros tenemos que quitar de nuestro ojo la paja o viga y de este modo procurar que no nos impida ver la realidad presente.

    Hace 5 meses 27 días

  7. Salva

    Magnifico articulo Miguel, muchas gracias. Para los votantes de izquierdas ver el espectáculo ofrecido por unos y otros es descorazonador. En cada elección una escisión, una puñalada o una magdalena envenenada. No tenemos bastante con los ataques por tierra, mar y aire, que nos llega también el fuego amigo. Los medios de comunicación pastorean al rebaño y luego en la elecciones recogen los frutos de tantos años de campaña.

    Hace 5 meses 28 días

  8. juanjosegr

    Excelente artículo al que prestigiosos profesores no llegan, a saber por qué, el " Elefante Díaz" ha entrado en la "Cacharrería Izquierda" y la ha puesto patas arriba, más parece que ha entrado un troyano en el sistema y está corroyendo el MBR. Yolanda Díaz, ministra por Unidas Podemos y militante de IU integrada en UP, monta por su cuenta un partido al que llama eufemísticamente SUMAR que consiste sobre todo en sumar a quienes no quieren sumarse a Podemos y desde esta plataforma, exigir a Podemos que se integre en Sumar de lo contrario será considerado un partido amargado y cascarrabias en contraposición al partido sonriente. Esto antiguamente se llamaba golpe de mano, pensando que la mayoría de militantes de UP se pasaría alegremente a Sumar, avalado además por prestigiosos intelectuales y profesores universitarios no necesariamente afines cuando no contrarios a Podemos. A mi siempre me ha parecido Sumar un movimiento como el que tenían Pablo Castellano o Santesmases en el PSOE, o sea una corriente purista pero integrada a la que se concede la discrepancia mientras ésta no suponga ningún peligro y el objetivo último sería que el PSOE tuviera a su izquierda un partido díscolo pero controlado y dispuesto a aportar sus votos cuando le hagan falta al PSOE. Todo este movimiento al igual que sus sonrisas y alegrías dan la sensación de impostados, de apariencia más que de realidad. Por desgracia solo nos queda susto o muerte. estamos dirigidos por los medios de desinformación que los poderosos se han comprado (Radio, TV, Prensa), pagando generosamente a mercenarios de la desinformación y que gracias a las redes multiplican sus bulos más o menos creíbles y que son muy difíciles de controlar. por eso se agradece tener todavía medios creíbles como este.

    Hace 5 meses 28 días

  9. Aramis

    Teniendo en cuenta la implicación de Sánchez Cuenca en SUMAR su análisis carece de solvencia intelectual, no ya por su alta dosis de parcialidad, sino también por su nula falta de perspectiva. Mora es benévolo y prudente en su crítica a Pacho. Pero si es poco interesante el artículo de Pacho en el País, los más de 390 comentarios que ha concitado hasta ahora, si que ofrecen una muestra muy interesante sobre los “virus” mediáticos en circulación sobre los que habla Mora. Aquí vemos en plena efervescencia operativa el mantra de “las izquierdas mezquinas y cainitas” además de un odio misógino hacia Irene Montero y hacia Ione Belarra como “sombras alargadas de Pablo Iglesias”… Estamos, por tanto, ante un fenómeno de imágenes mediáticas, nunca frente a una disquisición de contenido político. De la misma forma Pacho hace una teoría moralista sesgada sobre los comportamientos del gobierno Franquenstein usando los hechos políticos sustantivos como “cerezas” dulces que confirman las bondades de los suyos, por un lado, y “limones” amargos que confirman los errores garrafales de los otros–PODEMOS, por el otro. Esto ya no es política es pura crónica futbolera; todos juegan al mismo balón; la única diferencia son las camisetas de los equipos. Sorprende, pues, la fuerza manipuladora de los mantras virales difundidos por la derecha mediática española infectando por igual a tontos y sabios.

    Hace 5 meses 28 días

  10. antonio-gonzalez-alvarez

    Está todo perdido. Hay millones de idiotas votando en contra de sus intereses, incapaces de contener la sonrisa tras la debacle de Podemos, como Errejón en la rueda de prensa tras la mayoría absoluta de Ayuso. Gente que va apestando allá por donde pasa. Fachapobres, tamayos aspiracionales, yolanderos cuquis, rentistas adalides de la meritocracia, especialistas en blanqueamiento anal nazi, viejos chivatos franquistas y demás escoria a la que es imposible recuperar para crear una sociedad mejor. Decía un militar cuyo único mérito y acto de servicio a la patria ha sido cobrar su "paguita" y desfilar 1 día al año vestido de militar, que sobraban 26 millones de hijos de puta. Ojalá fuéramos 26 millones. Es necesario repensar las estrategias. Y, espero equivocarme, no pasan por levantar un imperio mediático a base de suscripciones. Se me antoja que eso es como tirarle piedras a un tanque.

    Hace 5 meses 28 días

  11. Fernando

    El fuego amigo y la ultraderecha han coincidido en el objetivo: " La manada podemita está de los nervios. Madrid echó a Iglesias de la política y los madrileños vamos a por el siguiente objetivo. Hay que echar a esta escoria de Madrid, tenemos que liberar Madrid de la basura podemita, hay que acabar con esta secta diabólica. ¡Hay que echarlos!". ::: https://www.libertaddigital.com/espana/2023-05-22/podemos-esos-sucios-matones-barriobajeros-indecentes-7017575/ (Disculpas por poner un enlace ultra, pero hay más que lo demuesstran). ¿Los "amigos" harán autocrítica?.

    Hace 5 meses 28 días

  12. Fernando

    Ignacio Sánchez-Cuenca debería releer su propio artículo del verano pasado publicado en CTXT con el titular "De la impunidad: el escándalo Ferreras". "... las conexiones y las complicidades cruzadas son tan densas entre ciertas élites que pueden permitirse el lujo de no prestar demasiada atención al rugido que viene de la sociedad. Mientras Ferreras mantenga los apoyos políticos, mediáticos y económicos, se mantendrá en la posición negacionista y no pedirá disculpas por el daño causado. Y todo indica que lo va a conseguir".::: https://ctxt.es/es/20220701/Firmas/40266/antonio-garcia-ferreras-eduardo-inda-elites-sanchez-cuenca.htm

    Hace 5 meses 28 días

  13. manuel-avalos

    La unidad es necesaria, vale, sin embargo no puedo evitar recordar cómo hemos llegado aquí desde que apareció SUMAR, no puedo evitar verlo como un virus, un troyano, un Smith que nos han colado desde el bipartidismo, desde el todo atado y bien atado. No puedo evitar verlo así, todas las esperanzas y expectativas generadas cuando Yolanda accedió a la vicepresidencia del gobierno de España, una comunista hija de comunistas y con verbo comunista, al menos en aquel momento. La verdad es que no salgo de mi asombro, incluso en este momento, con el camino andado para estudiarlo y aquí estamos, leyendo opiniones de supuestos periodistas cabales que siguen condicionando la unidad a que Podemos entregue las armas y desaparezca, no tengo adjetivos para definirlo, siento nauseas, eso es lo que siento.

    Hace 5 meses 28 días

  14. Pintaius

    Soy pesimista. Ojalá me equivoque pero creo que la suerte ya está echada. Primero tuvimos la desfachatez de pretender formar parte de un Gobierno, aquí, en la provincia del Imperio, un hecho de por sí ya intolerable; no contentos con eso ahora señalamos con el dedo acusador a los dueños de la finca… Para la derecha antifranquista, el PsoE, somos terriblemente molestos; para el PP y para Vox somos chusma a la que se debería de erradicar; para los que no quieren vivir en carne propia el acoso y derribo del lawfare, también somos prescindibles. Podemos delenda est. Personalmente seguiré pie en pared hasta el final.

    Hace 5 meses 28 días

  15. vicente-trujillo-maillo

    A mi me parece un relato bastante exacto de lo que ha pasado en estas fechas; no he leido el artículo de Sánchez-Cuenca en el País, pero este señor, cada vez que le he oido hablar de PODEMOS, ha sido para criticarlo, y sinceramente, a mi que SD monte SUMAR y lo único que ha hecho hasta ahora ha sido DIVIDIR a la izquierda progresista, no hay por dónde pillarlo, y ya estamos acostumbrados a que la culpa de todo la tiene PODEMOS, y estoy seguro que, si para esta ocasión no se produce la tan cacareada "UNIDAD", pase lo que pase, ya se encargaran TODOS de echarle la culpa a PODEMOS, aunque se pretenda que se diluya dentro de SUMAR y agache las orejas y reproduzca el "si boana" que tanto les gusta a los que mandan y poderosos.

    Hace 5 meses 28 días

  16. Santiago Ipiña

    Que el Sr. Sánchez-Cuenca tenga particular predilección 'anti-podemita' viene de antiguo - por ejemplo, puede verse https://ctxt.es/es/20160518/Firmas/6117/Podemos-metroscopia-encuestas-elecciones-20D-26J.htm - No puedo ver las razones de tal opción, y tampoco es algo que creo deba preocuparme, si bien el hecho terco de ser UP una fuente constante de crítica hacia el PSOE (sus políticas) seguramente tenga algo que ver. Coincido con el Sr. Mora en que quizás la intención sea que UP deba entregar las armas para que así 'la mosca cajonera' deje de estar activa - o si lo está que lo sea cual virus debilitado después de una sesión inmunológica -

    Hace 5 meses 28 días

  17. josevht

    Realmente eres mas realista que optimista, pero ahí están los hechos y los resultados electorales en particular. Que hay que llegar a un acuerdo programático en la izquierda, no solo es necesario sino también urgente, aunque haya que hacerlo con pinzas en la nariz. Resumiendo, el asunto es si queremos parecernos al PSOE (que dependiendo del debate parece de izquierdas o de derechas) o queremos ser la IZQUIERDA, esa que tiene que pelear por todos los espacios de igualdad y justicia en los que haya que pelear y sin avergonzarse.

    Hace 5 meses 28 días

  18. joan-arlandis

    Con CTXT (y otros) en la lucha mediática. Con las izquierdas unidas, sí, pero peleonas. Con la lucha feminista siempre. ¡Por las desfavorecidas y desfavorecidos de este sistema/apisonadora!

    Hace 5 meses 28 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí