1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

RÉGIMEN PATRIARCAL

“La violencia contra las mujeres en Irak es alta: se las mata fácilmente. El suicidio también es preocupante”

Las mujeres tratan de abrirse camino en un país que ocupa el puesto 146 de 162 en el ranking de desigualdad de género de la ONU. En 1987, el 75% de las iraquíes estaban alfabetizadas; en el 2000, ya eran menos del 25%

Núria Vilà Bagdad (Irak) , 21/06/2023

<p>Pascal Isho Warda, una de las protagonistas del reportaje, en su oficina de la Organización de Derechos Humanos Hammurabi. / <strong>N. V.</strong></p>

Pascal Isho Warda, una de las protagonistas del reportaje, en su oficina de la Organización de Derechos Humanos Hammurabi. / N. V.

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Saja Alobaidi conduce por las calles de Bagdad, siempre abarrotadas de gente, y no siente que esté haciendo nada extraordinario. Con sus gafas de sol puestas y dos teléfonos a su lado, explica que hoy en día es normal ver a mujeres conduciendo por la capital iraquí, aunque a simple vista no pueda demostrarlo. El espacio público está dominado por la presencia masculina, pero Alobaidi, que apenas llega a la treintena, se ha criado en un entorno que le ha permitido aislarse de los conflictos que se vivían alrededor para centrarse en cumplir sus sueños.

“Somos una familia grande, tengo siete hermanas y un hermano. Mi padre era comerciante, y en los ochenta y noventa esto en Irak significaba que eras rico. Recuerdo que durante mi infancia mi padre nos construyó una piscina, me enseñó a nadar, pero le daba miedo que jugásemos en la calle y entrásemos en contacto con otra gente”, cuenta Saja. Lo peor todavía tenía que llegar, porque tras la invasión estadounidense, su barrio, en el distrito Al Karkh, en el oeste de Bagdad, pasó a estar controlado por Al Qaeda en 2006. Huyó con su familia a Siria, y luego a Jordania, pero cuando la seguridad mejoró regresó enseguida a Irak para proseguir sus estudios en Derecho.

Saja es abogada y combina dos trabajos: es asesora legal de un banco y, en la otra mitad del día, trabaja en su propio bufete de abogados, “donde brindamos servicios legales a empresas, startups... Todo lo relacionado con negocios, el sector comercial y la banca de inversión. Desde el registro hasta la liquidación, de la A a la Z”, explica, ya sentada en la cafetería de The Station, un moderno espacio de coworking para emprendedores que frecuenta en Bagdad.

Saja Alobaidi, en la puerta del coworking desde el que trabaja. / N. V.

“No ves a muchas abogadas mujeres trabajando en el sector comercial, el 99% son hombres. Este es el primer reto. En mi primer año trabajando para el sector corporativo tuve que ir al Ministerio del Interior a sacar algunos permisos de trabajo y visados para trabajadores extranjeros. Allí hay mucha gente armada. Algunos me dieron su número de teléfono para contactarlos, y no por trabajo. Así que tienes que ir con cuidado. Eso fue en mi primer año y nunca volví, siempre envío a mi colega porque no me gustó el ambiente. No es fácil para las mujeres trabajar en estas entidades. Al principio eres naif y no sabes cómo responder”, prosigue Saja que, viviendo ya como adulta, reprocha a su familia que la hayan criado tan aislada de esta realidad que se encontraría después.

Una brecha de género gigante

Pese a la lucha de las mujeres que tratan de abrirse camino, los datos muestran que, sobre el papel, persisten aún enormes desigualdades. Irak se encuentra en la posición 146 de 162 en el ranking del índice de desigualdad de género del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, en cifras de 2019. El número de mujeres que han cursado la educación secundaria es del 39,5%, comparado con el 49,3% del resto de países árabes, según la ONU. La participación de las mujeres en el mercado laboral es de solo el 11,6%, y durante las elecciones de 2021 solo 95 mujeres fueron elegidas para formar parte del Consejo de Representantes iraquí, de un total de 329 miembros, según datos recogidos también por las Naciones Unidas. Asimismo, la violencia de género persiste. El Departamento de Relaciones Públicas del Consejo Judicial Supremo registró 17.438 casos de violencia contra las mujeres en 2022.

Pero no siempre fue así. Históricamente, “la Constitución provisional iraquí –redactada en 1970– garantizaba formalmente la igualdad de derechos de las mujeres, y otras leyes aseguraban específicamente su derecho a votar, asistir a la escuela, postularse para cargos políticos y poseer propiedades. Sin embargo, desde la Guerra del Golfo de 1991, la posición de la mujer dentro de la sociedad iraquí se deterioró rápidamente. Las mujeres y las niñas se vieron afectadas de manera desproporcionada por las consecuencias económicas de las sanciones de la ONU y carecían de acceso a alimentos, atención médica y educación”, según un informe de Human Rights Watch.

La participación de las mujeres en el mercado laboral en Irak es de solo el 11,6%

Tras la Guerra del Golfo de 1991, “muchos de los pasos positivos que se habían dado para mejorar el estatus de las mujeres y las niñas en la sociedad iraquí se revirtieron debido a una combinación de factores legales, económicos y políticos. El factor político más importante fue la decisión de Saddam Hussein de abrazar las tradiciones islámicas y tribales como herramienta política para consolidar el poder”, prosigue HRW. Posteriormente, según la UNESCO, “como resultado de la campaña nacional de alfabetización, en 1987 aproximadamente el 75% de las mujeres iraquíes estaban alfabetizadas; sin embargo, a fines del año 2000, Irak tenía los niveles regionales más bajos de alfabetización de adultos, con un porcentaje de mujeres alfabetizadas de menos del 25%”.

Mujeres que abren el camino

Pascal Isho Warda podría haber sido una de ese 25% de mujeres relegadas al margen de la educación. Pero criarse en un contexto extremadamente politizado la llevó a implicarse en promover los avances en su país. Pascal nació en Duhok, en el Kurdistán iraquí, en 1961. Habían estallado los enfrentamientos entre el ejército kurdo y el iraquí y a los cuatro meses de vida ya se había convertido en desplazada. Siendo cristiana, vio cómo su padre se unía para luchar junto a las fuerzas kurdas. Ella, en cuanto tuvo edad para estudiar fuera, se desplazó a Francia y, posteriormente, ya convertida en activista política contra el gobierno baazista, se instaló en Damasco. “¡En Bagdad me hubiesen matado!”, exclama.

“Al principio del gobierno de Saddam Hussein pensábamos que viviríamos mejor, pero vimos que con el gobierno baazista no había desarrollo para las mujeres”, explica, sentada en su oficina de la Organización de Derechos Humanos Hammurabi, que preside. Pascal rememora aquellos peligrosos años en la oposición, desde fuera del país. “Cuando estaba en Damasco escribí un artículo que decía: ‘Las mujeres iraquíes, tanto si somos mujeres puras o impuras, nos matan igual: ¿qué debemos hacer?’. En el año 2000 di una charla en Ginebra representando a las mujeres iraquíes en la oposición. Había mujeres iraquíes del régimen presentes. Me dijeron: ‘¿No te avergüenza hablar en contra de tu país?’”. El ambiente se caldeó hasta el punto que Pascal temió por su seguridad. “Aquel día me salvaron los ángeles”, recuerda ahora.

Con el gobierno baazista no había desarrollo para las mujeres

Con la caída del régimen de Saddam Hussein tras la invasión estadounidense, de la que ahora se conmemoran 20 años, Pascal regresó a Irak y participó de aquella nueva era, hasta el punto que se convirtió en ministra de Inmigración y Refugiados en el gobierno interno. “Querían hacer el primer consejo sin mujeres. Dijimos que no lo aceptaríamos, y que debíamos imponer una cuota. Dijeron que el 40 o 50% de mujeres era demasiado, y al final quedó en que no podía haber menos del 25%. Era muy difícil para las mujeres lidiar con los hombres; la competición entre hombres y mujeres es realmente un problema en Irak, ya que los hombres se sienten amenazados”, cuenta. Pascal fue una de las solo 6 mujeres que integraron ese gobierno provisional, formado por 32 miembros. “Cuando era ministra, en 2004, mataron a cuatro de mis guardaespaldas. No sabemos quién lo hizo, y todavía hoy tengo protección”.

Pascal, que es miembro de la junta de la Red de Mujeres Iraquíes, sigue trabajando activamente para los derechos feministas, sobre todo de las minorías, desde su ONG. “La violencia contra las mujeres es alta: se las mata fácilmente. El suicidio también es un tema preocupante… Trabajamos duro, el cambio no se acepta fácilmente en Irak, y desde la pandemia la situación de violencia contra las mujeres ha empeorado”, lamenta.

“El primer paso para cambiar la situación es trabajar en la seguridad. Porque si tienes un país en conflicto, es muy peligroso para ti hablar sobre estos temas sensibles”, añade Saja Alobaidi. “Desde mi perspectiva, yo trabajo desde mi posición, no puedo hablar en nombre de la sociedad porque no hay nada detrás que me mantenga segura si me pasa algo. Intento construir un ambiente de trabajo saludable; cada uno debe trabajar desde su sitio para el cambio. No solo para las mujeres, porque aquí todos luchamos cada día con todo el mundo, pero para las mujeres es doble. Entonces creo que si tenemos estas pequeñas conversaciones con nuestras familias, hermanas, hermanos… Esto añade más contactos en la cadena y el cambio vendrá de la sociedad cuando todos trabajemos desde este punto”, concluye.

Saja Alobaidi conduce por las calles de Bagdad, siempre abarrotadas de gente, y no siente que esté haciendo nada extraordinario. Con sus gafas de sol puestas y dos teléfonos a su lado, explica que hoy en día es normal ver a mujeres conduciendo por la capital iraquí, aunque a simple vista no pueda demostrarlo. El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Núria Vilà

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Marcoafrika

    Podría pensarse que la situación de la mujer en países “occidentales” resulta mucho más consolidada en un entorno igualitario donde los derechos de la mujer son incomparablemente más altos que los países de predominio religioso islámico y otros países del mundo situados en la clasificación de "pobres y atrasados” aunque su religión predominante no sea la islámica. El problema es que muchas veces los artículos al respecto parecen sesgados o mutilados de algunas consideraciones históricas o evolutivas. No es el caso: aquí la cuestión es muy clara, existe un antes con una alfabetización femenina del 75% y un después, donde la cifra ha caído a menos del 25%. No sé porqué pienso en Vox (¿porqué será?). En los países “libres” de “Occidente”, la alfabetización parece cercana al 100% en ambos géneros, al menos un tipo de alfabetización, porque la existencia de analfabetos funcionales suele estar mas escondida o camuflada. Sin embargo y como estamos a punto de comprobar en nuestras propias carnes, o mentes, si se prefiere, la historia nunca está exenta de posibles vueltas o retornos a la barbarie. ¿Es posible regresar a situaciones como el retroceso de las libertades femeninas en Irak?, ¿Es posible abrazar la ignorancia con entusiasmo?, ¿es posible abrazar el capitalismo como si fuese nuestro más indiscutible sistema social? y así sucesivamente, la experiencia (tengo casi 70 años) me muestra que jamás debemos dar por garantizadas las mejoras o los avances (por pequeños o grandes que sean) que nosotros o nuestros hermanos y hermanas hemos conseguido, algunos pagando precios muy altos, incluso la vida, luchando por ellos.

    Hace 1 año

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí