1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

modernismo

El Gustav Klimt más contemporáneo

¿Y si lo mejor del pintor fuesen sus paisajes?

Deborah García 30/07/2023

<p><em>Parque del palacio de Schönbrunn</em> (1916) <strong>/ Gustav Klimt</strong></p>

Parque del palacio de Schönbrunn (1916) / Gustav Klimt

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Pintado a comienzos del siglo XX, Isla en el attersee es uno de los paisajes más interesantes dentro de los creados por Klimt. Se representan las aguas azules y cristalinas del lago situado en Austria, y marca un momento clave en la carrera del pintor. Si nos fijamos bien en el cuadro veremos que la perspectiva, y, sobre todo, el tema, dependen más del color y de la forma que coquetean (casi) con la abstracción. Klimt nos ofrece una composición que sumerge a quien mira en la pura contemplación de la naturaleza, y por proyección, del arte. Ambas cuestiones emergen como algo atemporal, pero con una fuerte carga de sensibilidad moderna.

Lago Attersee (1901) / Gustav Klimt

Es evidente que los paisajes son muy importantes en la obra de Klimt, aunque llegó a ellos tarde. En realidad, nadie llega tarde a nada, pero se dedicó a ellos en su carrera de manera algo tardía en comparación a otros y otras artistas. Fue sobre todo a partir de 1898 cuando Klimt comenzó a pasar tiempo en la región austríaca de Salzkammergut, y pudo entonces pintar al aire libre por primera vez. Comenzó a dibujar pequeñas vistas. Los años siguientes, los paisajes formarán ya la mitad de toda su producción y serán reconocidos como una parte fundamental en su obra. Lienzos que contribuyen de manera sin igual al arte moderno.  Entre 1900 y 1917, Klimt pasa los veranos en Attersee, permanece en Litzlberg y luego en Kammer y Weissenbach. La vida allí es sobre todo bucólica. En una carta fechada durante el verano de 1902, Klimt describió así su día a día:

“Me levanto temprano por la mañana. Por lo general, alrededor de las 6 am, a veces más temprano, a veces más tarde, si me levanto y hace buen tiempo, me voy al bosque cercano. Luego desayuno y después me baño en el lago, aunque tengo cuidado. Luego pinto un rato: si brilla el sol, un cuadro del lago, si está nublado, trabajo un paisaje desde la ventana de mi habitación… me doy un segundo baño en el lago; no siempre pero por lo general. Después de la merienda, vuelta a la pintura. Luego cae el anochecer, la cena, temprano a la cama, temprano para levantarse a la mañana siguiente”.

La belleza del lago y esta conexión con la naturaleza iniciaron una serie de pinturas que en muchos sentidos marcan la evolución de su estilo artístico maduro. De hecho, más que los retratos, que a menudo estaban limitados por los requisitos del encargo, o más que en sus obras alegóricas con su fuerte simbolismo, es en los paisajes donde Klimt encontró la libertad para concentrarse en el acto de pintar. Lo más interesante es que desde las composiciones más abiertamente simbolistas de finales del siglo XIX, hasta los paisajes tardíos a gran escala, es posible rastrear cambios importantes en el pensamiento del artista. Insel im Attersee es una de las dos vistas similares del lago que Klimt pintó entre 1900 y 1902, y la primera se encuentra ahora en la colección del Museo Leopold de Viena. 

La comparación de estos dos cuadros es muy esclarecedora en términos de evolución del estilo de Klimt. En el posterior Insel im Attersee, Klimt ha realizado ajustes cruciales en la composición; el horizonte se encuentra más alto, casi en la parte superior del plano de la imagen, de modo que la mitad superior de la isla queda cortada y el espectador se coloca muy cerca del agua. Como observan algunos de los estudiosos del pintor, por ejemplo, Stephan Koja:

“Klimt representa la superficie del agua como un segmento, de manera similar a las representaciones de Monet del Sena o el mar; la ausencia de todo primer plano priva al espectador de todos los medios de orientación y, por lo tanto, logra la tensión en la paz. El espectador se sitúa inmediatamente sobre la superficie del agua que Klimt ha creado mediante trazos regulares, cortos y enérgicos de colores radiantes… Nada perturba la regularidad de la superficie del agua, mientras que todo amplifica la impresión de un continuo”. 

Isla del lago Atter (1901) / Gustav Klimt

El cuadro que se encuentra en el Museo Leopold representa otro ejemplo en el que Klimt usa un ángulo compositivo inusual para transmitir una visión más extrema y menos familiar de la naturaleza. Parece como si todo fuera agua, como si el agua quisiera extenderse más allá de los límites del propio cuadro. La superficie del agua está interrumpida solo por la isla Litzlberg, que se proyecta en la imagen en el horizonte como una mancha oscura de color. La superficie animada del lago, vista a contraluz,  brilla en esas pequeñas manchas brillantes que se hacen cada vez más pequeñas hacia el horizonte y se disuelven gradualmente unas en otras. En primer plano parecen más descoloridos, como si llevaran una imprimación ligera y fina, en la distancia son ya trazos verdes y violetas azulados. Dos años después, Klimt volvió a pintar el mismo motivo, Island in Attersee. La isla de Litzlberg (su parte superior aquí también, cortada por el borde superior del lienzo) ahora está completamente rodeada por el lago, que aparece rodeado de una luz dorada. La composición, con el lago elevándose casi hasta la parte superior del lienzo, es más audaz, el lago en sí parece como si estuviera desplegándose y nosotras al mirar nos acercáramos al agua. Al mismo tiempo, la imagen del lago con sus zonas de luz y sombra parecen moverse desde el fondo hacia el primer plano en círculos uniformes y concéntricos, en suaves ondas que continúan hasta el infinito.

El punto de vista innovador de Klimt y el formato cuadrado hacen que la superficie del agua sea el foco completo de la composición y es uno de los primeros ejemplos del distintivo recorte de una escena de Klimt. Probablemente sugerida por sus experimentaciones paralelas con la fotografía, se trata de un recurso al que el artista volverá durante la década siguiente y que llegará a constituir un elemento esencial de sus célebres paisajes. Klimt utilizó por primera vez este formato cuadrado en su pintura alegórica Palas Atenea de 1898 y lo seguiría utilizando no sólo en los paisajes (en los que lo empleó para la gran mayoría de sus obras) sino también en sus retratos y otras composiciones.  A su vez, sería adoptado por admiradores del artista como Egon Schiele y también fue usado por artistas aparentemente tan divergentes a Klimt como Kazimir Malevich.

El especialista Gilles Néret escribió sobre estas composiciones de forma cuadrada:

 “No hay nada accidental en la elección frecuente de Klimt de un lienzo cuadrado, especialmente para sus pinturas de paisajes. Este formato, que había elegido por primera vez para Palas Atenea, permitía que el sujeto tuviera una apariencia de reposo, que se bañara en una atmósfera de paz, como decía Klimt, que se convirtiera en parte de la totalidad del universo que era tan importante para él. Malevich perseguía objetivos similares con su Cuadrado blanco sobre fondo blanco, para él era un símbolo cósmico de un nivel superior a la cruz cristiana”.

Para Klimt, como para Monet en su última fase activa, lo más destacable del cuadrado era que podía desarrollarse en cualquier dirección sin necesidad de una referencia central. Los nenúfares de Monet ocupan todo el cuadro y se extienden más allá, y de manera similar los motivos del paisaje de Klimt que  son secciones del universo. Sin embargo, a diferencia de los impresionistas franceses, a Klimt no le interesan la meteorología ni los cambios de luz; lo que le interesa era la representación parcial de un gran todo místico. Esto es evidente sobre todo en los cuadros de agua que pintó en Attersee. 

Emilie Flöge y Gustav Klimt, en el jardín de la Villa Oleander en el lago Attersee, 1910. / Fundación Klimt

Como miembro fundador de la Secesión de Viena, Klimt influyó al traer obras de artistas franceses a Viena para exhibirlas y la influencia del impresionismo y el puntillismo se puede sentir en las pinceladas claramente definidas de amarillo, verde y azul que llenan el primer plano de la presente trabajo. Sin embargo, aunque el método pudo haber sido el mismo, la intención y el efecto permanecieron distintos. Klimt no utiliza esta técnica para captar la luz. A Klimt no le interesaba la luz. La verdadera pasión de Klimt era hacer la comprensión del cuadro más real, centrándose en lo que constituía la esencia de las cosas detrás de su mera apariencia. El desarrollo de su tratamiento de la superficie del cuadro revela que Klimt debió conocer bien las técnicas del impresionismo y el puntillismo, aunque nunca colocó colores puros uno al lado del otro. Él rebaja los tonos del color.

Quizás la similitud más obvia con el trabajo de Monet, aparte del formato de lienzo, es que Insel im Atterseees realmente una pintura de agua. Klimt estaba fascinado por el agua y podía pasarse horas simplemente mirando el lago, observando los patrones cambiantes de luz y color. Aunque los aspectos de la pintura podrían llamarse impresionistas o puntillistas, Klimt no estaba tratando de representar los efectos de la luz natural tanto como para crear un poema tonal en el que toques de pintura de varios tonos, sintonizados en un tono similar, vibran juntos en trascendente armonía. No. La característica no sólo del impresionismo tardío sino también del Art Nouveau es la línea del horizonte alto de Klimt, que en este caso empuja toda la actividad compositiva, como decía más arriba, fuera del plano de la imagen. Más del noventa por ciento de la pintura es pura superficie, un campo de pinceladas moduladas que casi pierden el control de la realidad objetiva y se acerca a la abstracción total.

Klimt equilibra la experimentación técnica con una comprensión más profunda del tema. Convirtió su conocimiento de la pintura francesa en un lenguaje formal muy personal. Sin embargo, al mismo tiempo es interesante que Klimt se mantuvo fiel a la tradición austriaca en la selección de los temas. La presencia de motivos iguales o similares tanto entre sus contemporáneos como en el arte de la segunda mitad del siglo XIX es casi obligatoria. El interés por representar una naturaleza estática en la que el florecimiento y la prosperidad de la gloria del verano tiene lugar en una atemporalidad elegante va en paralelo a todo esto. Este interés por comunicar algo a través de la evocación de un paisaje tiene sus raíces en el tipo de pintura simbolista que luego evolucionará hacia el expresionismo. Se nota de manera evidente en el trabajo de artistas como Van Gogh y Munch (ambos admirados por Klimt), pero fue una tendencia que conectó a artistas de toda Europa. Los estanques o extensiones de agua en particular tenían una profunda resonancia simbólica; desde la antigüedad griega, el agua simbolizaba la vida, y esta fue una conexión que continuó a través de la tradición cristiana y recibió una inflexión más personal en el arte de los románticos y hasta el siglo XIX. 

Esto mismo se remonta hasta a obras tan contemporáneas como las de Richter o Rothko. En la obra de Klimt el agua conecta al espectador directamente con la naturaleza a través de la contemplación y de la inmersión del espectador dentro de la escena. Es en este sentido en el que Insel im Attersee  tiene más en común con las obras de artistas antes mencionados que con la de sus contemporáneos. Es en esta conexión con Rothko o Richter donde se ve y se ejemplifica la contribución innovadora y única de Klimt al arte moderno.

Pintado a comienzos del siglo XX, Isla en el attersee es uno de los paisajes más interesantes dentro de los creados por Klimt. Se representan las aguas azules y cristalinas del lago situado en Austria, y marca un momento clave en la carrera del pintor. Si nos fijamos bien en el cuadro veremos que la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Deborah García

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí