1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Madrí, zona de obras

La I griega

La fachada del edificio Zurich estaba tachada por el símbolo de Falange, yugo y flechas agarrados al edificio cual inmensa garrapata roja que estuviera succionando la sangre de la finca. Sigo viendo la sombra cuando paso por allí

Ricardo Aguilera 30/07/2023

<p>Confluencia entre las calles Gran Vía y Alcalá en Madrid. /<strong> R.A. </strong></p>

Confluencia entre las calles Gran Vía y Alcalá en Madrid. / R.A. 

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Es mi letra favorita, la vigesimosexta del alfabeto. Me gusta su forma, un diseño eternamente moderno y estilizado. Me fascina que sea consonante o vocal según le interese a la frase. Es, además, una conjunción copulativa, lo que directamente me pone. Y, por si fuera poco, es la única letra con denominación de origen: griega, como la filosofía clásica, como Zorba, como Theodorakis, como Irene Papas, como la reina emérita... Ay, no, que esa se apellida Schleswig–Holstein–Sonderburg–Glücksburg y me parece que es de más arriba. En fin, que me gusta la i griega y en Madrid tenemos una de aúpa.

La confluencia / divergencia de las calles Alcalá y Gran Vía es una de las postales típicas de la ciudad. Tan típica y tan postal que allí se apostó Antonio López para hacer uno de esos cuadros hiperrealistas que parecen parte del catastro. Lo pintó desde el corazón de la Y, jugándose el tipo entre taxis y autobuses, en el mismo punto donde convergen el tallo y las dos ramas. Ahora ahí hay un islote quitamiedos, aunque las autoridades no han dispuesto ningún paso cebra para llegar a él. Es, pues, un islote inalcanzable, como la isla donde vivía King Kong, pero en municipal. Y espeso.

Si arrancamos desde el tronco de la Y, lo primero que encontramos es la Casa de las Cariátides, hoy sede del Instituto Cervantes. Es obra de Antonio Palacios y Joaquín Otamendi. Se levantó en 1910 para dar cobijo al Banco Español del Río de la Plata. La plata la tenían en una caja fuerte de película: puerta redonda de un metro de grueso y un volante como picaporte. Hoy allí se guardan manuscritos, incunables, últimas voluntades y demás literatura áurea. El edificio impresiona, con sus columnas jónicas, sus vidrieras de lujo y las mencionadas cariátides, cuatro señoras rotundas vestidas con túnica Delphos.

Mato recompró el edificio por 104 millones y en solo cuatro años ahorró 27 millones de alquileres al Ayuntamiento

Siguiendo camino encontramos la sede de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, o sea, un nudo de intereses cruzados, anudados y enhebrados para entrar por el ojo de la aguja de conduce al cielo de los ricos. Como el nudo gordiano, pero hecho de pasta. El inmueble es de 1858, de Francisco Mendoza. Fue residencia del Marqués de Urquijo y luego banco del mismo. Clásico y correcto, pero no es nada del otro mundo. Mucho más interesante es el siguiente edificio, construido en 1931 sobre el solar del antiguo Teatro Apolo. Manuel Domínguez Zabala hizo una interpretación muy personal del decó con arcos de medio punto, pilastras gigantescas, paneles de bronce bajo las ventanas y mármol negro recibiendo en la entrada. Estaba destinado a ser la central del Banco de Vizcaya. Hoy es la sede del Área Económica, Hacienda y Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Madrid. Pese a lo largo del nombre, no se aturullen: no es más que el sitio donde los acólitos del zangolotino consistorial se echan las cuentas del Gran Capitán.  

Por cierto, durante el mandato del faraón Gallardón, el Ayuntamiento vendió esta finca a SACYR por 99,8 millones de euros, e inmediatamente se la alquiló por 6,75 millones al año. O sea, que en 15 años SACYR se habría resarcido del desembolso y ya se llevaría crudo todo el alquiler. En 2016, el área económica del Ayuntamiento de la abuelita Carmena estaba regida por el lobo malo Sánchez Mato, que por más que se echaba las cuentas de los alquileres municipales, no le salían los números. Como tenía los dientes muy grandes y las garras muy largas, Mato recompró el edificio por 104 millones y en solo cuatro años ahorró 27 millones de alquileres al Ayuntamiento. Por cosas como esta, vinieron los cazadores y mataron al lobo rojo. Y de paso a la abuela, por chivata.

Un poco más arriba, nos encontramos con la iglesia “bolivariana” de San José (1730), obra de Pedro de Rivera, un discípulo de Churriguera. Colorada de ladrillo y engalanada de barroco exaltado. Lo de “bolivariana” viene porque dentro luce una generosa placa de mármol dando fe de que allí se casó Simón Bolívar con una madrileña en 1820. Como la placa data de 1980, cuando los petrodólares estaban en manos de gente de bien, se permitieron el lujo de halagar a Bolívar glosándolo como alguien “a quien el porvenir reservaba trascendentales destinos”. Me sorprendió no ver a nadie de Podemos rezando en la iglesia, la verdad. 

Sigamos adelante. Cruzando la calle del Marqués de Valdeiglesias, ya estamos en la Gran Vía. El primer edificio que encontramos a mano derecha –casi diría que a mano ultraderecha– es el número 2, sede de la Gran Peña, según rezan varias placas en el exterior y en el hall de entrada. Picado por la curiosidad, penetré en este santuario inaugurado por Alfonso XIII (quién si no) y pregunté a un cancerbero que, de entrada, me tiró un viaje enseñando los colmillos: 

–¿Dónde va, qué quiere?

–Pues quería preguntar por la Gran Peña...

–¡La Gran Peña no existe!

–Pero hombre, si lo pone ahí en unas placas...

–Hmmm... Verá, si usted sabe lo que es la Gran Peña, yo no necesito decírselo; y si no sabe lo que es, yo no puedo decírselo.

El portero se relamió de su propio ingenio y asomó una sonrisa entre su bien dotada dentadura. Pero yo insistí.

–Entonces es una asociación secreta.

–No, no, no es eso.

–¿Es pública, pues?

–¡A no, eso sí que no!

–Ya, entiendo. Es como un club privado a la inglesa, ¿no?

–Algo así. Y haga el favor de marcharse.

La Gran Peña es un club fundado a finales del XIX por una serie de militares inquietos por el destino de la patria

Me largué. Y escudriñé. El edificio es señorial, desde luego, obra de Eduardo Gambra y Antonio Zumáraga (1914). En cuanto estuvo terminado, la Gran Peña dejó los salones del Café Suizo para plantar allí su sede. Este club fue fundado a finales del XIX por una serie de militares inquietos por el destino de la patria. Miembros destacados fueron Primo de Rivera y un tal Franco Bahamonde. Allí hablaban tranquilamente de sus cosas, verso a verso y golpe a golpe. Es, por supuesto, un club exclusivamente masculino. Con el tiempo se han suavizado algo las formas. Ya no solo hay militares, sino que dan cabida a políticos, aristócratas, abogados... Las señoras esposas de los señoros miembros tienen acceso libre cuatro veces al año para sendas comilonas. O sea, que están totalmente al día, con sus mesas de billar, su barra de buenos licores, sus sillones capitoné y su biblioteca para dormir la siesta. Hoy preside la Gran Peña Antonio Gallego de Chaves y Escudero, marqués de Quintanar. Hace poco recibió la distinción de caballero honorífico de la Legión en un acto presidido por Margarita Robles. Por ahí van los tiros. De gracia.

Cruzando Gran Vía sin que te pillen, llegamos al edificio Grassy, el número uno de la calle en varios sentidos. Fue diseñado por Antonio Laredo en 1916 siguiendo los patrones de la moda dominante por entonces: estilo afrancesado cubierto de una salsa donde se mezcla desde el plateresco hasta el modernismo. Por si faltaran adornos, Laredo cogió la manga pastelera y repartió grupos escultóricos, templetes con columnas, torreones abigarrados, miradores de chantilly y paneles cerámicos de Daniel Zuloaga. Un jaleo. Allí se instaló en 1952 el relojero suizo Alejandro Grassy, con sus pelucos de alta orfebrería. Nadie sabe cómo, pero siempre ha conseguido permiso municipal para poner un luminoso que anuncie las marcas que marcan las horas. Antes fue Maurice Lacroix y hoy es Rolex. Hasta llegar al Trolex hay tiempo: el que marcan los relojes.

Si seguimos enfilando Gran Vía arriba encontramos todo tipo de maravillas: la trasera del Oratorio de Caballero de Gracia (de Juan de Villanueva), el lujo antiguo del escaparate de Loewe, el grupo de cariátides del edificio de Seguros La Estrella, la charlotada postmoderna en la que se ha convertido Chicote y muchas otras cosas de interés. Pero volvamos al meollo de la Y, al cruce entre las aspas. Allí reina majestuoso el edificio Metrópolis, cual quilla de un trasatlántico que separase las aguas de Alcalá y Gran Vía, hoy velado por revoque de fachada. Fue construido en 1907 bajo las indicaciones de los hermanos Jules y Raymond Févier. Huelga decir que es otro merengue afrancesado: neorrenacimiento, neobarroco, modernismo, todo junto y emperifollado de estucos blanco nata. Entre tanta pompa, se adivinan unas alegorías del comercio, la industria, la minería y la agricultura con la firma de Mariano Benlliure. Destaca la cúpula, estilo pompier, esto es, como el casco de un bombero. Pizarra negra con adornos de pan de oro de 24k. Poderío. Rematando, estaba el símbolo de los dueños de la finca, la compañía aseguradora la Unión y el Fénix: un tío brazo en alto cabalgando sobre un pajarraco enorme. Era obra del escultor René de Saint-Marceaux. Voló en 1979, cuando el edificio pasó a ser de la aseguradora Metrópolis. Ahora está posado en Castellana 33. En su lugar pusieron otra figura mitológica griega, Niké, la Victoria Alada: una señora en tetas y con alas a las espaldas. Hace poco protagonizó un cartel del Ayuntamiento, pero fue censurada con un velito que tapaba sus vergüenzas mientras dejaba explícitas las de sus censores.

Subiendo por Alcalá, acera de los impares, nos encontramos con la Sala Alcalá 31, antes Banco Mercantil e Industrial, y hoy sede de la Consejería de Cultura de la CAM, amén de sala de exposiciones. Es otro estupendo edificio de Antonio Palacios, con un arco del triunfo inserto en la fachada, como el del Palacio de la Prensa, pero con detalles de bronce y acero inoxidable. Dentro, una bóveda colosal recorre todo el edificio. Tiene estilo. Un poco más arriba, la Iglesia de las Calatravas, de aquella temible orden militar y religiosa, que no se sabe qué daba más miedo. Es del siglo XVII, arquitectura barroca, decoración neoplateresca y presencia escénica rimbombante, con esa fachada color carmesí y las cruces de Calatrava generosamente esgrafiadas. En el interior, un retablo de Churriguera lleno de ángeles volanderos, querubines y guirnaldas, todo en dorado estilo Donald Trump. Sintiéndolo mucho, una horterada. 

Cruzamos Alcalá por el paso cebra y vamos a por los pares. Lo primero, el Teatro Alcázar (1925), de Eduardo Sánchez Eznarriaga. Fue la segunda casa de las vedettes de la España rancia (aún más rancia, quiero decir): Celia Gámez, Lina Morgan, Esperanza Roy. En los sótanos estaba la discoteca Alcalá 20, que ardió en 1983. Era una ratonera sin medida de seguridad alguna. Murieron 81 personas. Estuve allí apenas una hora antes del incendio. A la mañana siguiente sonaban los teléfonos por todo Madrid: “¿Estás bien? ¿Estuviste ayer allí?”. Un horror. Hoy es la Sala Cocó. Para mí sigue siendo el Coco.

Cuesta abajo en la rodada cruzamos varios edificios oficiales: consejerías de la CAM, ministerios, Instituciones Penitenciarias. Nada interesante. De pronto, la belleza: el edificio del Círculo de Bellas Artes, otra joya de Antonio Palacios. De lo mejor de Madrid, sin adornos superfluos, limpio de líneas, audaz en su propuesta. Por dentro del Círculo todo es bonito: el bar, la escalera, las lámparas, los pasamanos, los salones. Da gusto estar allí. Daría más con menos turistas y menos snobs, pero no se puede pedir todo. La terraza de la azotea es de vértigo en sentido estético, y coronándola una monumental diosa Minerva, obra de Juan Luis Vassallo. 

Y para terminar, una broma de la historia: el edificio Zurich. Alcalá 44. No está nada mal. Es funcional, sin alharacas, pero tiene su porqué. Sin embargo, durante los años de la negrura alojó la Secretaría General del Movimiento, y bien que se notaba. La fachada estaba tachada por el símbolo de Falange, yugo y flechas agarrados al edificio cual inmensa garrapata roja que estuviera succionando la sangre de la finca. Una alegoría. La quitaron de allí en 1977, dos años después de la muerte del muerto. Cuando la desmontaron quedó en la fachada una llamativa sombra del gigantesco ácaro. Otra alegoría. Tardaron en revocar la fachada meses. Una agonía. Yo, de hecho, sigo viendo la sombra cuando paso por allí. Y ahora la broma. En los bajos del Zurich se ha instalado la librería Blanquerna, sede oficiosa del nacionalismo catalán. ¡Collons!

Es mi letra favorita, la vigesimosexta del alfabeto. Me gusta su forma, un diseño eternamente moderno y estilizado. Me fascina que sea consonante o vocal según le interese a la frase. Es, además, una conjunción copulativa, lo que directamente me pone. Y, por si fuera poco, es la única letra con denominación de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Aguilera

Iba para biólogo pero las cosas se torcieron y devine en periodista. Por favor, no se lo digan a mi madre.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí