1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

el control del uranio

África y golpes de Estado: la larga sombra del viejo colonialismo… y del Kremlin

Una amalgama de factores internos y externos se encuentra tras el reciente golpe en Níger, que preocupa y desconcierta a las grandes potencias occidentales

Paco Audije 31/07/2023

<p>Militares circulando por las calles de Niamey, capital de Níger, tras el golpe de Estado. /<strong>DW</strong></p>

Militares circulando por las calles de Niamey, capital de Níger, tras el golpe de Estado. /DW

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

El general Abdourahamane Tchiani apareció el viernes 28 de julio en la televisión nacional de Níger para asumir el liderazgo del golpe de Estado contra el presidente Mohamed Bazoum. Tchiani era el jefe de la guardia presidencial que parece contar ahora con el apoyo de todas las fuerzas armadas nigerinas.

La Unión Europea amenaza con suspender toda ayuda o cooperación con Níger.

La ONU ya ha anunciado el cese de la ayuda humanitaria.

Dos días antes, los guardianes del palacio presidencial ya arrestaron a Bazoum y anunciaron que el presidente había sido derrocado. Una manifestación de apoyo al depuesto Bazoum trató de llegar a la sede presidencial, pero fue dispersada con tiros al aire disparados por las tropas amotinadas. Otros manifestantes salieron a la calle para apoyar a los golpistas.

El mismo miércoles Mohamed Bazoum, que se ha negado a dimitir, publicó su último trino en Twitter defendiendo sus “grandes logros”.

Níger era hasta hoy un aliado clave de la Unión Europea y de Francia, que importa uranio nigerino para sus centrales nucleares y mantiene allí su presencia militar. En ese país, tanto sus autoridades –incluyendo al presidente depuesto– como otras voces han expresado repetidas quejas por el bajo precio pagado por Areva, el conglomerado nuclear francés que explota el uranio nigerino.

Se ha producido un número indeterminado de fallecimientos de trabajadores de Areva, probablemente afectados por las radiaciones

También ha habido noticias –incluyendo un informe de Greenpeace– en las que se critican duramente las pésimas condiciones de seguridad en las que los trabajadores extraen el mineral. Se ha producido un número indeterminado de fallecimientos de trabajadores de Areva, probablemente afectados por las radiaciones, sin que en sus certificados de defunción constara el cáncer, sino otras enfermedades graves.

Hace menos de un mes, Josep Borrell, Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores y de Seguridad, visitó Níger y declaró que ese país era “un socio ejemplar” de la Unión.

En París, la presidencia y el gobierno de la República rechazan el putsch y siguen reconociendo a Mohamed Bazoum como jefe del Estado de Níger.

El presidente Emmanuel Macron ha declarado que la acción de los militares nigerinos contra su presidente “legítimo” es “peligrosa” para toda aquella región africana.

Por el contrario, según un despacho de la agencia Reuters, Yevgueny Prigozhin, jefe de los mercenarios rusos de la empresa Wagner, ha celebrado el golpe de Estado en Níger y ha declarado que “miles de luchadores de Wagner son capaces de poner orden y de destruir a los terroristas [islámicos], no permitiendo que dañen a las poblaciones de aquellos estados”.

Golpes militares encadenados desde 2021

Níger sigue así la senda de los golpes previos en Malí y Burkina Faso, países vecinos y todos ellos afectados por el auge de grupos islámicos relacionados con el Estado Islámico y Al Qaida. En los dos últimos, los golpistas han exigido la salida de las tropas francesas de su territorio. Se afirma también que no pocos de sus oficiales se consideran humillados por el mando francés y no faltan las críticas al despliegue militar de Francia, que no ha logrado detener la expansión del yihadismo en la región.

Desde 2020, esos países de África Occidental y el Sahel, que parecían muy controlados por Francia, han empezado a revivir otro de sus viejos hábitos: el golpe de Estado. Según algunos medios, esos alzamientos militares parecen inspirados por Moscú, que ha ido reforzando su presencia en el Sahel y en el área subsahariana. Lo ha hecho a través de la presencia de los mercenarios del grupo Wagner y –quizá de manera relativamente opaca– mediante la presión para obtener concesiones mineras.

En diversas manifestaciones populares contrarias a Francia, los manifestantes africanos han enarbolado banderas rusas

Entretanto, en diversas manifestaciones populares contrarias a Francia, los manifestantes africanos han enarbolado banderas rusas. Un contexto en el que diplomáticos occidentales citados por Hubert Leclercq (La Libre Belgique, 28 de julio de 2023) sugieren una subterránea “labor de zapa de la propaganda rusa o remunerada por Rusia” destinada a “socavar” la opinión de sectores determinados de esas sociedades africanas.

En Niamey, la capital de Níger, los participantes en una protesta a favor del golpe prendieron fuego a la sede del partido gubernamental del derrocado Bazoum.

Dentro de esta serie de golpes, hay que recordar que el primero sucedió en Guinea Conakry, donde el presidente Alpha Condé fue depuesto en septiembre de 2021 por el coronel Mamadi Doumbouya, jefe de las fuerzas especiales. Doumbouya sigue encabezando una junta aún considerada gobierno provisional.

Tras el derrocamiento, los militares golpistas suspendieron la Constitución y detuvieron al presidente Condé, cuando este intentaba impulsar un referéndum para ser reelegido por tercera vez, a pesar de que la Constitución de su país prohíbe toda posibilidad de tercer mandato presidencial.

En Malí hubo dos golpes militares en menos de un año (agosto de 2020 y mayo de 2021)

En Malí hubo dos golpes militares en menos de un año (agosto de 2020 y mayo de 2021). El último sirvió para que otro misterioso coronel, Assimi Goïta, depusiera al presidente provisional (o de transición) Bah N’Daw. “Un golpe contra el golpe mismo”, según la certera descripción de la revista Jeune Afrique (n. 3126, julio de 2023). A continuación, Francia y otros países europeos decidieron poner fin a la llamada Operación Barkhane, destinada a luchar contra los avances del yihadismo en aquella zona.

Poco a poco, los mercenarios rusos del grupo Wagner parecen avanzar paso a paso contra la influencia francesa. Se ha puesto fin también a la occidental Task Force Takuba, una cooperación militar predominantemente europea que se desarrollaba bajo el paraguas francés de la Operación Barkhane. En enero de 2022, el Gobierno de transición de Malí expulsó al embajador de Francia por declaraciones consideradas “hostiles” y “que reflejarían una mentalidad neocolonialista”. Y antes, una unidad militar de Dinamarca (integrada en la Task Force Takuba) había tenido que salir de Mali, por decisión de sus autoridades.

En febrero, Malí fue uno de los países africanos que votaron contra una resolución de la ONU llamando a Rusia a parar los combates en Ucrania.

En la misma área, otro país, Burkina Faso, ha sufrido dos golpes en apenas nueve meses (en 2022). El último tuvo lugar el 30 de septiembre de 2022 cuando el capitán Ibrahim Traoré, jefe de las fuerzas especiales antiyihadistas, apartó al jefe de la Junta Paul-Henri Damiba, acusado de ser incapaz de recuperar las zonas dominadas por los grupos islámicos. Recordemos que los ciudadanos burkinabes sólo han tenido dos presidencias civiles desde que Burkina Faso obtuviera la independencia de Francia en 1960.

El desconcierto occidental

Washington, París y Bruselas, podrían intentar moderar su reacción para no empujar a otra junta militar (en este caso la de Níger) hacia los brazos del Kremlin, que está logrando hacer ondear su bandera en las capitales de los países en los que se han impuesto los nuevos golpistas. Sin embargo, el investigador Rahmane Idrissa (African Studies Centre, universidad de Leiden, Países Bajos) no cree que Rusia esté implicada en el golpe de Níger. Piensa más bien en desarrollos de origen interno, así como en el efecto contagio de los países cercanos. No se debe olvidar tampoco que esos distintos ejércitos comparten experiencias, información y datos de sus diversos servicios de inteligencia.

Mapa que muestra los principales recursos naturales en cada región de África. / CIA

Mapa que muestra los principales recursos naturales en cada región de África. / CIA

En medio de las noticias del último golpe de Estado en Níger, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha celebrado en San Petersburgo una cumbre con una veintena de países africanos para anunciar que “en los próximos meses, Rusia enviará gratuitamente entre veinticinco y cincuenta mil toneladas de cereales a Burkina Faso, Zimbabwe, Malí, Somalia, República Centroafricana y Eritrea”. Ese anuncio sucede diez días después de que el Kremlin comunicara la suspensión del acuerdo que –a pesar de la guerra– permitía la exportación de grano procedente de Ucrania hacia distintos continentes.

África es el más afectado por esa decisión rusa a la que han sucedido diversos bombardeos contra puertos y estructuras de transporte y almacenaje de los cereales de Ucrania.

De modo que quizá las palabras de Putin están destinadas a contrarrestar las informaciones sobre intercambios pactados en África por los mercenarios del grupo Wagner: seguridad para sus interlocutores africanos a cambio de concesiones mineras y comerciales a su favor.

En Malí, Wagner empezó a desplegarse en 2021, antes de la invasión de Ucrania, pero desde el principio puso el foco en los recursos mineros malienses. Según una información publicada en Jeune Afrique (número ya citado), “un diplomático extranjero”, afirma que la Junta militar intenta acotar el papel de los rusos. Desea circunscribir Wagner a su contrato de seguridad, a la guerra contra los grupos yihadistas. Según esa misma fuente no identificada, “los coroneles desean probar que mandan ellos” y que su país sigue siendo soberano: “No desean que los rusos sean visibles, como sucede en la República Centroafricana” y no quieren que se los vea ni en la administración del país, ni en el entorno de las minas.

De modo que esta gran partida estratégica sigue adelante de modo paralelo a la guerra en Ucrania. En el conjunto del continente africano, ha habido 32 golpes de Estado en los últimos 33 años, varios de ellos en países alejados del Sahel.

África vuelve a estar –sigue, más bien– en disputa por parte de las potencias mayores, como si la historia se repitiera desde los tiempos anteriores a la Westafrika-Konferenz, la Conferencia internacional que decidió en Berlín (en 1885) el reparto de África entre potencias ajenas a aquel continente.

 

El general Abdourahamane Tchiani apareció el viernes 28 de julio en la televisión nacional de Níger para asumir el liderazgo del golpe de Estado contra el presidente Mohamed Bazoum. Tchiani era el jefe de la guardia presidencial que parece contar ahora con el apoyo de todas las fuerzas armadas nigerinas.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Pintaius

    Parece que los rusos han perfeccionado el arte del engaño y la manipulación mejor que nosotros, los occidentales. Porque está claro que los países africanos han nacido para ser engañados y manipulados, por supuesto. Colonizados, explotados y humillados, habría que añadir. Que el señor Bazoum vendía uranio a Francia al precio que Francia decía mientras la mayoría de su población no tiene acceso a la electricidad, es secundario, por poner un ejemplo. Y los yihadistas no están allí precisamente para eso, para que los africanos se vean obligados a pedirnos ayuda militar, que va. Cuando descubramos que parte de las armas que enviamos a Ucrania están en manos de esos terroristas nos echaremos unas risas entre cerveza y cerveza, pensando que servirán para matar más orcos, perdón, rusos. La muy remota posibilidad de que, tanto Rusia como China, traten a esos países africanos con un mínimo de respeto ni siquiera la contemplamos. Piensa el ladrón que todos son de su condición. Es poco lo que nos pasa… y merecido.

    Hace 11 meses 11 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí