1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Esperanza democrática

Guatemala y la posibilidad de una nueva “primavera en el país de la eterna tiranía”

Bernardo Arévalo, hijo del histórico presidente de la ‘revolución de 1944’, gana las elecciones encabezando el Movimiento Semilla, una fuerza nacida de los sectores progresistas tras las protestas de 2015

Pablo Solana Ciudad de Guatemala , 22/08/2023

<p>Bernardo Arévalo y Karin Herrera celebran su victoria en las elecciones de Guatemala. / <strong>Twitter @KarinHerreraVP</strong></p>

Bernardo Arévalo y Karin Herrera celebran su victoria en las elecciones de Guatemala. / Twitter @KarinHerreraVP

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

El resultado de la segunda vuelta electoral para elegir presidente en Guatemala confirmó la sorpresa: Bernardo Arévalo, sociólogo y diplomático de carrera, sumó el 58% de los votos como candidato del Movimiento Semilla, una fuerza política nacida de los sectores progresistas tras las protestas del año 2015. Arévalo venció el 20 de agosto a Sandra Torres, dirigente política de Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), exesposa del fallecido empresario Álvaro Colom, quien gobernó Guatemala entre 2008 y 2012; en 2019, Torres había pasado cuatro meses presa por malversación de fondos públicos. El contraste entre las fuerzas políticas y los candidatos explica la orientación del voto masivo en esta elección: un sociólogo progresista, de modales serenos y trayectoria honesta, al frente de una fuerza política nueva, venció a una dirigente política de uno de los partidos del poder, manchada por escándalos de corrupción.

Tras conocerse los resultados, las movilizaciones en la plaza de la Constitución y en el Obelisco de la ciudad de Guatemala tuvieron la frescura, el color y la espontaneidad de las autoconvocatorias; aunque la victoria era muy probable, el presidente electo aclaró que ni él ni su partido convocaron al pueblo a celebrar. Sin embargo, el pueblo celebró. Con banderas azules y blancas como único estandarte, y con bocinas que aportaron el ruido necesario en toda buena fiesta, miles de personas se movilizaron al punto que les quedaba más cercano para expresar su alegría. Lo mismo sucedió en Chalatenango, Totonicapán o Huehuetenango, las principales ciudades del país. “Aquí este tipo de celebraciones se suelen hacer por festejos de fútbol, no por una contienda presidencial”, reconoció Arévalo. Es cierto: desde las elecciones que ganó su padre, el presidente Juan José Arévalo, que encarnó la “revolución de 1944”, y las de su sucesor, Jacobo Árbenz, elegido en 1950, quien dio continuidad a aquel período de transformaciones nacionalistas a tono con lo que sucedía en otros países de la región, en los últimos 70 años el pueblo guatemalteco no volvió a tener motivos para festejar. 

En los últimos 70 años el pueblo guatemalteco no ha tenido motivos para festejar

En la plaza de la Constitución, entre las pancartas escritas a mano destacaba una pequeña, sencilla, con un mensaje cargado de historia: “La primavera llegó”. Sobre la explanada quedó pintada otra frase similar: “En Guatemala florecerá otra primavera”. La expresión remite a la primavera democrática que se vivió en este país en aquellos años a los que siguieron décadas de contrarrevolución, guerra y genocidio.

En el nombre del padre

En 1944, las protestas populares contra la dictadura del general Jorge Ubico acabaron con una década y media de entronización del dictador en el poder. El profesor Juan José Arévalo asumió la presidencia un año después. Fue la primera vez en la historia de Guatemala que hubo un gobierno popular. Tras el mandato de Arévalo, en 1950 fue electo Jacobo Árbenz, otro nacionalista que siguió los pasos de su antecesor. Durante casi diez años el pueblo vivió una inédita “primavera en el país de la eterna tiranía”, como definió el escritor guatemalteco Luis Cardoza y Aragón (parafraseando a Alexander Von Humboldt, quien había dicho de Cuernavaca, México, que era la “ciudad de la eterna primavera”). Pero el 27 de junio de 1954 se acabó el buen tiempo. Árbenz fue forzado a renunciar en nombre del anticomunismo agitado por los Estados Unidos y de los intereses de la United Fruit Company, la bananera que hacía sus grandes negocios en Centroamérica y de paso servía como cobertura a la Agencia Central de Inteligencia norteamericana, la CIA, que se encargaba de promover golpes de Estado en los países que pretendían dejar de ser el “patio trasero” de los Estados Unidos en América Latina.

A partir de entonces se abrió una etapa de violencia contrarrevolucionaria que desató la cacería de dirigentes populares y volvió a anular las libertades democráticas. Las conquistas que se habían logrado durante aquella primavera fueron desmontadas. En la década de 1960 surgieron los grupos guerrilleros que resistieron a las nuevas dictaduras y buscaron forjar sus propios caminos de liberación. Con flujos y reflujos, la lucha revolucionaria y la guerra sucia contra el pueblo continuaron hasta entrados los años ochenta. Esa década fue la más sangrienta del conflicto: arreciaron las violaciones masivas a los derechos humanos y las masacres a manos del Ejército nacional capacitado y dirigido por la injerencia norteamericana. Recién en 1996, la Unión Nacional Revolucionaria Guatemalteca (UNRG), que reunía a todas las fuerzas insurgentes del país, concretó unos Acuerdos de Paz con el Estado, que al poco tiempo incumplió todos los compromisos que debían dar una matriz democrática a la vida política y social. Desde entonces el país quedó en manos de la misma oligarquía de siempre, complementada con una nueva burocracia política corrupta.

En estas elecciones, a quienes controlan los hilos del país se les escapó de las manos el hijo del padre

La izquierda, enredada en los laberintos de una institucionalidad diseñada para los dueños del poder, no encontró la forma de salir de la trampa. Hasta que, en estas elecciones, a quienes controlan los hilos del país se les escapó de las manos el hijo del padre. Bernardo Arévalo, nacido en el exilio uruguayo del expresidente nacionalista que encendió por primera vez la ilusión de un gobierno popular en este país, se coló inesperadamente en el balotaje y ya no lo pudieron parar.

Esa esperanza de tantos jóvenes

“Esta es una victoria no solo de Arévalo y el Movimiento Semilla sino también de las juventudes, de los pueblos, de las mujeres de Guatemala que han luchado muchos años por cambiar este país”, analiza Andrea Plician, una joven de 24 años que participa activamente en la Casa de la Memoria Kaji Tulam, un espacio que busca acercar la historia del país a los jóvenes. “Hasta ahora en Guatemala se veía un aumento en la desesperanza de las juventudes, por ver líderes criminalizados, estudiantes criminalizados, personas que han tenido que salir del país, pero hace poco más de tres meses eso empezó a tomar otro rumbo”, cuenta. El domingo Andrea se ofreció como fiscal voluntaria en su centro de votación; lo hizo con tanta concentración y energía que por la noche lamentó que no le quedaran fuerzas para ir a los festejos. “Guatemala tiene un problema estructural, que ha existido por más de 500 años –continúa–; es una sociedad enraizada en el clasismo, el racismo, la misoginia, la LGBTIQ-fobia, es un país violentado que históricamente ha vivido genocidios. Ahora el Movimiento Semilla empezó a reflejar las demandas de las juventudes, no solo Arévalo sino también la candidata a vicepresidenta, Karin Herrera, que representa a las mujeres, y el mismo equipo de Semilla que empezó a representar a muchas jóvenes… Por eso las juventudes depositamos la poca confianza que se tenía en el sistema y empezamos a pensar cómo podíamos construir un país diferente. Esa esperanza encontró en el Movimiento Semilla una apertura. Ahora, esa esperanza va a tener que trabajarse, no solo desde el gobierno estatal sino desde la sociedad que necesita hacer transformaciones también en sus imaginarios sociales”, concluye.

Afianzar el poder popular

Raúl Nájera también fiscalizó las elecciones para cuidar los votos del Movimiento Semilla durante toda la jornada. Es uno de los referentes de H.I.J.O.S. Guatemala. “En este contexto de confrontación que propone el poder fáctico, es necesario fortalecer el apoyo al nuevo gobierno. Hay ideas expresadas por Arévalo y por dirigentes de Semilla con las cuales no comulgamos, que tienen que ver con cuestiones económicas o con el rol del Ejército, pero eso se va a ir viendo en el camino", reflexiona. La sigla de su organización significa Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio, y bajo ella se agrupan jóvenes que asumieron el desafío de luchar contra la militarización en que quedó sumido el país tras la firma –y la traición por parte del Estado– de los Acuerdos de Paz de 1996. “Se vienen días inciertos, se esperan acciones judiciales contra Semilla y contra quienes han sacado la cara enfrentando al poder, por lo que deberemos fortalecer el respaldo a este proceso de transformación que se inicia. Pero Semilla deberá también abrirse a las ideas del movimiento indígena, campesino, estudiantil y sindical”, propone. Concluye su razonamiento con una aclaración que, aunque no opaca el apoyo que manifiesta hacia el nuevo gobierno, deja en claro las diferencias: “La socialdemocracia no es lo que queremos, venimos de otra historia, de otros procesos revolucionarios. Nuestro apoyo tiene que ver con entender que se tiene que afianzar el poder popular, que se tiene que volver a los barrios, hay que meterse en las comunidades campesinas e indígenas”

Se va a tener que recostar sobre el pueblo

El líder campesino Carlos Barrientos, un histórico militante de las luchas revolucionarias de su país, coincide con Raúl: “Semilla es un partido fundamentalmente urbano, con una presencia limitada en pueblos campesinos e indígenas. Ellos se sienten más cómodos definiéndose como socialdemócratas, más que como izquierda. Es un progresismo que tira al centro más que a la izquierda. Lo que ellos se plantean es el combate a la corrupción, pero también que se logre recuperar la función social del Estado, es decir, que haya políticas sociales que beneficien a las mayorías. No están planteando una transformación del sistema”, analiza. Actualmente, Carlos es secretario ejecutivo del Comité de Unidad Campesina (CUC) y delegado guatemalteco para la Vía Campesina Internacional y la articulación de movimientos sociales del ALBA. Desde esa experiencia internacionalista y continental, evalúa los posibles alineamientos con otros gobiernos de la región: “Creo que está todavía por verse si puede ponerse a Arévalo en la línea de los progresismos o las izquierdas latinoamericanas. Lo que se sabe es que el Movimiento Semilla busca identificarse con AMLO [Andrés Manuel López Obrador, actual presidente de México], o ubicarse más cercano al presidente Gabriel Boric en Chile. Hay una distancia importante con otras expresiones mucho más progresistas, más de izquierda, más radicales, como Cuba o Venezuela. Sin embargo, está por verse, porque hay muchas demandas que se han aplazado históricamente. El Movimiento Semilla se va a tener que recostar hacia el pueblo, ahí es donde se verá”. Por último, más allá de los análisis rigurosos, reconoce: “Es una alegría que se haya logrado un triunfo, eso es lo primero que hay que valorar. Hay muchas esperanzas de que pueda haber cambios y está la expectativa de que esos cambios se puedan realizar”. 

Una tarea gigantesca

Conrado Martínez mantuvo un férreo optimismo durante toda la campaña. Diez días antes de la segunda vuelta apostó que Arévalo alcanzaría el 85% de los votos. Perdió esa apuesta, pero su felicidad es tal que dice que la pagará con gusto. “Ganamos la oportunidad de terminar con la corrupción y avanzar hacia el desarrollo nacional que el pueblo de Guatemala se merece y necesita, pero los próximos cuatro años serán una tarea gigantesca”, reconoce, tal vez para bajar a tierra el desmedido entusiasmo. Como tantas de las personas de sesenta y tantos o setenta y tantos años que se movilizaron el domingo por la noche tras confirmarse los resultados, Conrado tuvo su participación en las organizaciones revolucionarias de la UNRG. Padeció exilios y, cuando pudo, regresó a su país para integrarse a la vida social y política. Trabaja en proyectos de viviendas populares, y junto a sus compañeros propondrán que el nuevo gobierno cree un Ministerio de Vivienda, algo que Guatemala nunca tuvo. “Es urgente realizar obras para mantener el apoyo en estos cuatro años. Eso se puede hacer en infraestructura, en educación, en salud, donde hay una gran necesidad", propone. "Guatemala tiene tantas carencias en la vida diaria, que con tres o cuatro rubros fundamentales en los que se pueda avanzar, ya eso le traerá apoyos al gobierno”.

* * *

Durante la campaña electoral, el ahora presidente electo Bernardo Arévalo leyó unos versos del poeta guatemalteco revolucionario Luis de Lión, secuestrado por el Ejército de su país en 1984 y aún desaparecido:

 

¿Por qué se empeña la muerte 

en matar, vanamente, a la vida, 

si la más humilde semilla 

rompe la piedra más fuerte?

 

Dicen que en esos versos está inspirado el nombre de la fuerza política que canalizó el deseo de cambio de la sociedad. Con el triunfo, el pueblo de Guatemala se ganó el derecho a ilusionarse con una nueva primavera democrática. Estará por verse si, como cantó el poeta, esta vez la humilde Semilla es capaz de romper las piedras más fuertes.

El resultado de la segunda vuelta electoral para elegir presidente en Guatemala confirmó la sorpresa: Bernardo Arévalo, sociólogo y diplomático de carrera, sumó el 58% de los votos como candidato del Movimiento Semilla, una fuerza política nacida de los sectores progresistas tras las protestas del año 2015....

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pablo Solana

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí