1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ANÁLISIS

La inesperada caída de la extrema derecha en Polonia

El voto de jóvenes y mujeres, que auparon la participación hasta un histórico 74%, se perfila como una de las claves de la derrota del PiS. La elevada inflación y la corrupción política también han penalizado a los ultras

Ricard González 22/10/2023

<p>Donald Tusk depositando su voto el pasado 15 de octubre. / <strong>Twitter (@donaldtusk)</strong></p>

Donald Tusk depositando su voto el pasado 15 de octubre. / Twitter (@donaldtusk)

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Para la Unión Europea, las elecciones generales en Polonia del domingo 15 de octubre eran, sin duda, las más importantes de este 2023. Con casi 40 millones de habitantes, es el quinto Estado de la Unión, y su relevancia ha aumentado con el desplazamiento del centro de gravedad hacia el Este provocado por la guerra de Ucrania. Además, Polonia ha sido gobernada durante los últimos ocho años por un partido, Ley y Justicia, de extrema derecha, cuya deriva autoritaria ha llevado al secuestro partidista de todas las instituciones del Estado y a un choque constante con Bruselas. Sin embargo, las elecciones no despertaron un gran interés en la prensa europea. Seguramente porque se vieron eclipsadas por la guerra de Gaza. Pero no fue el único motivo.

Se palpaba un notable escepticismo en Bruselas y otras capitales europeas. Los precedentes del último año sobre los llamados sistemas híbridos (“illiberal democracies”), es decir, a medio camino entre la democracia y la dictadura, no eran halagüeños. En Hungría, Viktor Orban arrasó, y en Turquía, Erdogan fue reelegido superando todo tipo de adversidades: una gravísima crisis económica, una nefasta gestión de un mortífero terremoto, etc. Además, la extrema derecha parecía navegar con el viento a favor en toda Europa: llegó al poder en Italia, Finlandia, Suecia, e incluso se impuso en las elecciones locales en Alemania.

La ola ultraconservadora se estrelló en el lugar más inesperado: uno de sus principales baluartes, la católica Polonia

Sin embargo, la ola ultraconservadora se estrelló en el lugar más inesperado: uno de sus principales baluartes, la católica Polonia. La alianza tripartita opositora, liderada por el exprimer ministro Donald Tusk, logró una amplia victoria que no había augurado ninguna encuesta. La suma de los 157 diputados de la Coalición Cívica de Tusk, de centroderecha liberal, los 65 de la Tercera Vía, de centro, y los 26 de Nowa Lewica, la izquierda tradicional, alcanza los 248 diputados, por encima del umbral mágico de los 230 en el Sejm, la Cámara Baja polaca. Antes de los comicios, los tres partidos ya habían anunciado su voluntad de formar un Gobierno tripartito de coalición, e incluso presentaban listas conjuntas al Senado, donde arrasaron con 66 escaños de un total de 100.

Por su parte, Ley y Justicia (PiS, por sus siglas en polaco) logró el consuelo de ser el partido más votado, con el 35% de los sufragios y 197 diputados. Ahora bien, su caída respecto a las elecciones de 2019 es notable, pues entonces superó el 43% y los 235 diputados. Su único posible socio, Konfederacja, se quedó con solo un 7% y 18 diputados, lejos de sus mejores expectativas. Esta formación comparte con el PiS su xenofobia y conservadurismo moral, pero discrepa de su política económica. Mientras el PiS es estatista y ha regado de subvenciones a los sectores sociales que lo apoyan, Konferacja es radicalmente neoliberal.

Participación y cambio social

¿Qué explica el inesperado vuelco político en Polonia? En primer lugar, la movilización de sectores de la población tradicionalmente abstencionistas. La participación se elevó hasta el 74%, un récord histórico, que superó en 13 puntos la cifra de 2019, y en 23 la de 2015. A la espera de encuestas postelectorales que permitan una disección más fina, una hipótesis plausible es que la movilización del voto joven y femenino fue decisiva para la oposición.

Tras un reciente cambio legal, el país centroeuropeo cuenta con una de las legislaciones sobre el aborto más restrictivas de todo el continente, pues la interrupción del embarazo solo es legal en contadas excepciones, como el peligro para la salud de la madre. Los abortos legales practidos en el país pasaron de 1.076 en 2020 a 107 en 2021.

La mayoría absoluta de un partido ultraconservador como el PiS había ocultado una corriente de fondo en la sociedad polaca hacia una mayor secularización. La cifra de personas que acuden cada domingo a la iglesia ha ido cayendo progresivamente, y en algunos estudios apenas supera el 30%, lejos del 50% de principios de los noventa. Eso se ha traducido en opiniones más liberales en asuntos como el aborto o las uniones civiles entre personas del mismo sexo. Actualmente, un 66% de la población apoya permitir el aborto durante las 12 primeras semanas del embarazo, y más de un 40% respalda las uniones homosexuales, lo que representa un crecimiento de más de diez puntos en una década.

En conversaciones con polacos de edades e ideologías diversas, aparecía a menudo una crítica feroz a la entrada de manera muy directa de la Iglesia en política y, sobre todo,  su estrecha alianza con el PiS. Y todo ello, en un contexto en el que la Iglesia polaca ha sido protagonista de diversos escándalos sexuales. El último, en plena campaña, giró alrededor de una orgía con varios párrocos en un recinto eclesiástico en el que un trabajador sexual perdió el conocimiento y le fue negada la asistencia sanitaria. Es curioso cómo, incluso en sociedades conservadoras de contextos culturales muy diferentes, desde Polonia a Irán, el matrimonio entre religión y política acaba acelerando la secularización de una parte de la sociedad.

Evidentemente, la imposición de una moral estricta desde el poder no fue el único factor que explica el fuerte sentimiento antigubernamental que se generó durante los últimos años en Polonia. No se puede ignorar el impacto de una elevada inflación, de los repetidos escándalos de corrupción del Gobierno y de sus prácticas clientelistas, o el hartazgo respecto a algunas de sus políticas y de su estrategia basada en la crispación continua de la sociedad.

¿Un sistema híbrido imperfecto?

Una de las explicaciones de la inesperada caída del PiS podría residir en que no fue capaz, quizás por falta de tiempo, de crear una “dictadura electoral” tan perfeccionada como la turca o la húngara. En ambos casos, el control de los medios de comunicación, tanto públicos como privados, es casi absoluto. En Polonia existe mayor pluralidad informativa en el ámbito privado, como demuestra el hecho de que el periódico de referencia del país, Gazeta Wyborcza, es de tendencia opositora. Eso hace posible agujerear el relato que se elabora desde el poder, sobre todo si no es muy convincente, y evitar que pueda silenciar sus escándalos o errores.

Al régimen del PiS le ha faltado un líder carismático que despierte una adhesión emocional e incondicional

Además, al régimen del PiS le ha faltado un líder carismático que despierte una adhesión emocional e incondicional entre una parte del electorado, cosa que sí sucede con personajes como Viktor Orban o Erdogan. El líder absoluto del PiS, Jaroslaw Kaczynski, es un personaje huraño que prefiere mover los hilos detrás de las bambalinas, razón por la que el primer ministro es Tadeusz Morawiecki, con un perfil  tecnócrata y surgido del mundo de las finanzas.

Además, su relato para estas elecciones no fue sólido. En un primer momento, recurrió a la misma estrategia que tan bien le funcionó en 2015: azuzar los miedos ante una “invasión de migrantes de Oriente Medio”. Para ello, convocó un referéndum el mismo día de las elecciones en el que, de las cuatro preguntas, dos estaban relacionadas con la migración y su redacción era tendenciosa. Sin embargo, el tiro le salió por la culata. Un mes antes de las elecciones, se destapó un escándalo por la concesión de miles de visados de trabajo a trabajadores extracomunitarios a cambio de miles de euros en algunas embajadas polacas. La oposición no desaprovechó la ocasión, y martilleó al Gobierno acusándolo de hipócrita. Tanto los partidos como una parte de la sociedad civil hicieron una exitosa campaña de boicot al referéndum, cuya participación fue solo del 40%, por debajo del umbral del 50% necesario para que fuera vinculante.

En último tramo de campaña, el PiS centró su estrategia en explotar el sentimiento antialemán de los sectores nacionalistas de la sociedad, reabriendo la cuestión de las reparaciones de la II Guerra Mundial –exigió a Berlín 1,3 billones de euros (una cifra parecida al PIB anual español)– y acusando a Tusk de ser un “traidor” y un “agente alemán”. Sus pruebas eran bastante débiles, por no decir ridículas: el abuelo de Tusk había luchado con los nazis –fue reclutado por la fuerza en la Gdansk ocupada–, habla alemán y durante su periodo como primer ministro tuvo una relación cordial con la cancillera Angela Merkel.

Por si estos argumentos no cuajaban, algunos días se acusaba a Tusk de ser un agente de Putin. Conclusión: no basta con dominar el panorama mediático, hay que saber construir un buen relato. Incluso uno de los periodistas más conocidos de la televisión pública polaca ha reconocido tras las elecciones que “nuestra propaganda fue peor que bajo el comunismo”.

El arduo camino de la “nueva Polonia”

Una buena noticia para la oposición es que no solo ganó, sino que lo hizo de forma contundente (superó el 54% en voto popular) y cuenta con un mandato claro para aplicar cambios sustanciales. No obstante, llevarlo a la práctica no le será fácil. Para empezar, porque es de esperar que todas las instituciones del Estado dominadas por el PiS adopten una actitud obstruccionista, empezando por el presidente, Andrzej Duda, con capacidad de vetar leyes, y siguiendo por el Tribunal Constitucional. Al Gobierno le surgirá pronto un dilema moral: ¿el fin, recuperar la independencia de las instituciones, justifica medios como saltarse algunas reglas o principios democráticos? Al no haber precedentes recientes, no existe una hoja de ruta sobre cómo devolver un país a la senda democrática tras el establecimiento de un sistema semiautoritario.

El otro reto para el nuevo Gobierno será no extralimitarse en su mandato. La Polonia conservadora y nacionalista de ayer no ha desaparecido. De hecho, aunque el Ejecutivo no lograra que el referéndum fuera legalmente vinculante, su posición fue la ganadora en términos absolutos: un 52% de los electores votó a favor de sus tesis, frente a un 48% que lo hizo en contra o se abstuvo. Por lo tanto, un número significativo de aquellos que votaron a partidos opositores –casi un 10%– apoyaron al Gobierno en la cuestión migratoria. Dicho esto, vista la tendencia de los grandes partidos europeos a adoptar posiciones cada vez más derechistas en la cuestión migratoria, tampoco debería ser extremadamente difícil para Tusk poder sumarse al consenso comunitario sin soliviantar a sus votantes con posturas más conservadoras en este tema.

Para la Unión Europea, las elecciones generales en Polonia del domingo 15 de octubre eran, sin duda, las más importantes de este 2023. Con casi 40 millones de habitantes, es el quinto Estado de la Unión, y su relevancia ha aumentado con el desplazamiento del centro de gravedad hacia el Este provocado por la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí