1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

AMÉRICA LATINA

Israel y la extrema derecha intentan acorralar al Gobierno brasileño

Mientras Lula condena el genocidio en Gaza, la Policía Federal con la estrecha colaboración del Mossad alerta de una supuesta acción terrorista de Hezbollah contra intereses judíos en el país

Zainer Pimentel 14/11/2023

<p>Lula da Silva y Mahmoud Abbas, presidentes de Brasil y Palestina, durante su reunión en la Asamblea General de la ONU. Septiembre de 2023. / <strong>Instagram (@fepal_brasil)</strong></p>

Lula da Silva y Mahmoud Abbas, presidentes de Brasil y Palestina, durante su reunión en la Asamblea General de la ONU. Septiembre de 2023. / Instagram (@fepal_brasil)

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Hace más de un mes que se vive una catástrofe humanitaria en Gaza provocada por el ataque del Estado colonial de Israel contra la población civil de Palestina. La llamada comunidad internacional ha abandonado a su suerte a más de dos millones de personas, desprotegidas frente a los bombardeos diarios del que se considera el quinto ejército más poderoso del mundo. Desde un primer momento, Estados Unidos y su séquito de subordinados, encabezado por una UE representada por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, decidieron dar carta blanca a Israel para perpetrar su venganza atroz sobre Gaza. Mientras tanto, China y Rusia no acaban de involucrarse directamente en el conflicto y los países árabes, a pesar de las atrocidades cometidas por el gobierno criminal de Israel, apenas hacen proclamas de condena con la boca pequeña. Los gobiernos desoyen los gritos de protesta de millones de personas, desde Washington a Londres, París y Berlín (aunque prohibidas por algunos de estos gobiernos), así como en los países árabes. En suelo español, inquietan las declaraciones medidas del jefe del Gobierno y presidente de turno del Consejo Europeo, Pedro Sánchez, que a estas alturas sólo ha expresado sus “dudas legítimas” sobre si Israel cumple el derecho internacional. Lo cual no resulta tan sorprendente si se recuerda su felicitación al buen trabajo realizado por la policía de Marruecos en el caso de los homicidios de los inmigrantes en Melilla.

La llamada comunidad internacional ha abandonado a su suerte a más de dos millones de personas

En Latinoamérica, los gobiernos de diferentes signos progresistas, aunque de manera desordenada, han ido saliendo al paso ante las terribles violaciones al derecho internacional humanitario en Gaza. Desalentadoras son las palabras del presidente de México, López Obrador, que, pese a las más de 11.000 victimas de los bombardeos israelíes, dijo de manera tajante “no pensar en romper relaciones con Israel”, aunque buscará una solución pacifica al conflicto. Los hechos, sin embargo, han sido denunciados por los presidentes de Colombia (Gustavo Petro), de Brasil (Lula da Silva) e incluso por el portugués António Guterres, secretario general de Naciones Unidas. Hasta el presidente de Chile (Gabriel Boric), voz progresista aunque discordante en materia de política exterior en la zona, decidió llamar a su embajador en Israel a consultas. Bolivia fue un paso más allá y valientemente rompió relaciones diplomáticas con el Estado de Israel, tras un duro comunicado de la ministra de la Presidencia contra el Gobierno de Benjamin Netanyahu.

En el caso brasileño, como ha recordado el canciller Mauro Vieira, la posición oficial invariable de la política exterior es reconocer el Estado de Israel y apoyar la creación de un Estado palestino, pese a los intentos de cambio en esa materia durante el período de gobierno de la extrema derecha. El expresidente (y excapitán del ejército) Jair Bolsonaro no niega su admiración por el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, con quien se enorgullece de compartir formación militar. En efecto, al igual que ahora el actual candidato presidencial extremista de Argentina, Javier Milei, que se dice amigo de Israel y de EEUU y enemigo de Lula, el excapitán brasileño propuso en su momento cambiar la embajada brasileña de Tel Aviv a Jerusalén. Este plan no se llegó a ejecutar, quizá debido a las relaciones comerciales del agronegocio brasileño con los países árabes. Ya en sus primeros días de mandato, y durante la primera visita de un jefe de Estado a Brasil bajo su gobierno, Bolsonaro firmó un acuerdo estratégico con Israel en temas de agricultura, tecnología, defensa y seguridad. La complicidad ideológica era tal que, en el período álgido del gobierno anterior, los asistentes a los actos bolsonaristas en la Explanada de los Ministerios de Brasilia ondeaban la bandera israelí junto a la verde-amarilla. Al mismo tiempo, el lobby proisraelí en el Parlamento, bajo la batuta del diputado Eduardo Bolsonaro, hijo del jefe de Gobierno y eterno aspirante a embajador de Brasil en Washington, hizo un esfuerzo ingente para cambiar la dirección de la política exterior brasileña a favor de los intereses del Estado sionista.

Desde el inicio de las matanzas en la Franja de Gaza, las tensiones entre el Gobierno brasileño y los grupos proisraelíes apoyados por la extrema derecha del país vienen aumentando. Durante las primeras semanas del conflicto, Brasil presidía de forma itinerante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. La diplomacia de Brasil, buscando una solución pacífica a la crisis, promovió una resolución de cese el fuego, que fue tajantemente vetada por EEUU. Poco después, el presidente Lula da Silva, visiblemente enfadado con la aparición de los cadáveres de miles de niños asesinados por las fuerzas israelíes, calificó la guerra de genocidio. La misma expresión ha utilizado su asesor especial para política exterior, Celso Amorim, en el encuentro convocado por el Gobierno francés en París el 9 de noviembre para recaudar fondos para paliar la crisis humanitaria en Gaza. Amorim pidió la creación urgente de una conferencia internacional de paz.

Mientras tanto, la artillería mediática brasileña a favor del estado de Israel no descansa, buscando eliminar a todos aquellos que se posicionan a favor de los derechos del pueblo palestino. Las grandes cadenas de televisión y los periódicos de gran circulación cantan a coro el derecho de Israel a vengarse de Hamás tras el ataque del 7 de octubre. Lo más llamativo hasta ahora ha sido la forzada dimisión por el ministro de Comunicaciones del presidente de la Empresa Brasileña de Comunicación (EBC), Helio Doyle, por difundir una viñeta del dibujante propalestino Carlos Latuff.

Mientras tanto, resulta sumamente preocupante la vergonzosa cobardía de las organizaciones de izquierda que, al igual que en España, limitan su participación a lo puramente testimonial. Entre los numerosos participantes en la manifestación en la ciudad de São Paulo el 4 de noviembre, con motivo del día mundial de Solidaridad con el pueblo Palestino, no se veía presencia orgánica ni del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) ni de los otros grandes partidos de la izquierda brasileña, salvo los pequeños PSTU y PCO. Ni siquiera los concejales de la ciudad acudieron a la cita, a pesar de que la presidenta del PT, la diputada nacional Gleisi Hoffmann, se ha pronunciado más de una vez contra los ataques criminales de Israel al territorio de la Franja de Gaza.

Un extraño acontecimiento acaba de poner en evidencia la larga mano del Gobierno israelí en Brasil

En este contexto, un extraño acontecimiento acaba de poner en evidencia la larga mano del Gobierno israelí en Brasil. Se trata de una operación (denominada Trapiche) de la Policía Federal brasileña (PF) con la estrecha colaboración del Mossad, ejecutada el 8 de noviembre contra brasileños que supuestamente habían sido “reclutados por Hezbollah” y que estarían planeado un inminente ataque a intereses y organizaciones judías en el país. Según el periódico O Globo, uno de los dos detenidos venía de Líbano (y fue detenido al aterrizar en el aeropuerto con 5.000 dólares) y el otro había estado en Siria. La comunidad libanesa en Brasil es la mayor del mundo, con más de 7 millones de brasileños entre inmigrantes y descendientes. La importancia de la detención llevó al propio Netanyahu a publicar esa operación en su cuenta en la red social X. El ministro de Justicia brasileño, Flávio Dino, todavía no ha dado suficientes explicaciones sobre el papel de los servicios de seguridad israelíes en esa operación. No se sabe si la operación es obra del Mossad en colaboración con la PF, o si las autoridades brasileñas actuaron motu proprio a partir de informaciones facilitadas por los servicios secretos israelíes. Sea como fuere, en la PF y en otros órganos de seguridad del país hay distintos grupos bolsonaristas que actúan al margen del control del gobierno de turno. A espera de que el Ministerio de Justicia aporte más explicaciones sobre la preparación de esa supuesta acción terrorista de Hezbollah en Brasil, en vista de la actuación diplomática del Gobierno brasileño con respecto a las matanzas en Gaza, se mantienen dudas razonables sobre las verdaderas intenciones de los servicios secretos de Israel. Las sospechas aumentan cuando se sabe que fabricar operaciones policiales para intentar influir de manera favorable a ciertos grupos de poder es una práctica corriente del Estado profundo brasileño. Fue así en la famosa operación Lava jato contra el presidente Lula, en que la PF actuaba bajo intereses oscuros. Por ello, a día de hoy la opacidad de la prisión de los supuestos terroristas tiene toda la apariencia de un montaje por parte de la extrema derecha brasileña con el apoyo logístico de los servicios secretos de Israel para crear en la opinión pública la idea de que Hezbollah (que está a más de 10.0000 Km de São Paulo) busca atentar contra judíos en suelo brasileño. En efecto, al día siguiente del inicio de las operaciones policiales, el editorial de O Globo ya sugiere que el Gobierno brasileño debería reevaluar sus relaciones con Irán, dada su proximidad con Hezbollah.

Otro elemento que encendió las alarmas fue la actuación del embajador de Israel en Brasilia, Daniel Zonshine, muy próximo a la derecha brasileña, quien mantuvo un encuentro público con el expresidente Jair Bolsonaro y diputados extremistas en el Parlamento el día 8 de noviembre, a espaldas del Gobierno brasileño. El mismo Zonshine ha declarado a O Globo que si los supuestos terroristas “eligen Brasil es porque hay alguien en el país que está dispuesto a ayudarles”, en una acusación velada a algunos sectores del Gobierno brasileño. Tanto estas palabras del embajador de Israel, como su actuación pública junto a los políticos que participaron activamente de la tentativa de golpe el 8 de enero de 2023, dejan en entredicho su fiabilidad como representante del Gobierno de Israel ante las autoridades de Brasil. Más bien, constituyen una provocación que pretendería influir y desestabilizar la política interna y externa del país, en un momento en el que hay un contencioso abierto con el gobierno de Netanyahu. Israel intenta domesticar el Gobierno del país con mayor presencia árabe y musulmana de América Latina.

Si los crímenes de guerra practicados por el gobierno de Israel en Palestina ya eran motivo suficiente para que el Gobierno brasileño revisara la relación diplomática con el Estado hebreo, la reciente actuación del embajador Zonshine no debería dejar otra posibilidad a Brasilia que pedir su salida inmediata del país. Aunque el Gobierno brasileño no ha dado ese paso, puesto que el estilo de Lula da Silva es de no tomar decisiones en caliente, queda comprometida la presencia del embajador Zonshine en Brasil después de su escandalosa injerencia en los asuntos internos del país. Ahora que acaban de salir de Gaza los últimos 34 brasileños que quedaban atrapados por el bloqueo de Israel, ciertamente el Ministerios de Exteriores tomará medidas más propositivas para solucionar la situación del representante israelí en Brasilia.

La tentativa de Israel de acorralar el Gobierno de Brasil se enmarca en la decisión Lula da Silva de condenar sin paliativos la masacre en Gaza, además de atreverse a llevar la iniciativa en los organismos internacionales en busca del cese el fuego en la zona. Sin duda, la posición pública de Brasil ha enfurecido a los halcones israelíes. El gobierno de Netanyahu intenta rentabilizar al máximo su hermanamiento con la extrema derecha brasileña buscando minar el frágil equilibrio en política exterior que mantiene Lula da Silva, entre el protagonismo en los BRICS y su cercana relación con Occidente. Israel sabe que ni la derrota electoral, ni el fallido intento de un golpe de Estado del 8 de enero de este año han minado la fortaleza de la extrema derecha en Brasil. Por el contrario, los eventos descritos ponen en evidencia la debilidad del actual Gobierno brasileño a la hora de controlar a los grupos extremistas dentro de las estructuras del estado brasileño. Estos agujeros negros permiten las embestidas del aparato de un Estado extranjero, como el de Israel, que aprovecha para mandar mensajes de advertencia al Gobierno de Lula da Silva.

Hace más de un mes que se vive una catástrofe humanitaria en Gaza provocada por el ataque del Estado colonial de Israel contra la población civil de Palestina. La llamada comunidad internacional ha abandonado a su suerte a más de dos millones de personas, desprotegidas frente a los bombardeos diarios del que se...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Zainer Pimentel

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Marcoafrika

    El gobierno de Brasil debe alzar su voz clara y decidida para condenar sin ambages el genocidio palestino a manos del Estado terrorista de Israel y lo debe hacer porque los asesinos sionistas son aliados de los asesinos brasileños de extrema derecha, grupos parapoliciales y policiales cuya existencia se debe al amparo económico de las oligarquías, las mismas de las que el pueblo brasileño debe librarse si quiere construir un futuro democrático, igualitario, solidario y justo.

    Hace 7 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí