1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Reportaje

“Utilizaron contra nosotros los métodos de interrogatorio más inhumanos o inmorales que se te puedan ocurrir”

Bajo la sombra de la guerra de Gaza, Israel está desplazando en masa a las comunidades rurales palestinas de Cisjordania. En Wadi al-Siq, el calvario fue más espantoso que nunca, según narran sus protagonistas

Oren Ziv (+972 Magazine) 4/11/2023

<p>Palestinos abandonan la comunidad beduina palestina de Ein al-Rashash, al este de Ramala, tras los continuos ataques de colonos israelíes. / <strong>O.Z.</strong></p>

Palestinos abandonan la comunidad beduina palestina de Ein al-Rashash, al este de Ramala, tras los continuos ataques de colonos israelíes. / O.Z.

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Mientras la mayoría de los israelíes están ocupados lamentando las masacres perpetradas por Hamás a principios del mes de octubre, y los medios de comunicación locales e internacionales se centran en Gaza y el sur de Israel, los colonos de la Cisjordania ocupada intensifican sus esfuerzos por desplazar por la fuerza a las comunidades de pastores palestinos de las zonas rurales. Según datos recogidos por la organización de derechos humanos B'Tselem, más de 850 palestinos –incluidas al menos 13 comunidades enteras, así como docenas de personas de otras cinco comunidades– se han visto obligados a huir de sus hogares en toda Cisjordania desde el 7 de octubre.

 

La violencia de los colonos y la presión del Estado israelí ya habían desplazado por la fuerza a tres comunidades palestinas a principios de este año, como publicó +972 en agosto, y a otras tres en los últimos dos años, según B'Tselem. Como resultado de este proceso concertado de limpieza étnica –ejecutado mediante el establecimiento de puestos de avanzada (asentamientos israelíes en Cisjordania) y la expulsión de pastores de sus tierras de pastoreo tradicionales, y exacerbado por la violencia cotidiana–, una vasta zona que se extiende al este desde Ramala hasta las afueras de Jericó ha quedado completamente vacía de palestinos, mientras que las comunidades aisladas de otras áreas están más amenazadas que nunca.

Durante varios meses, activistas de izquierda (israelíes e internacionales) habían mantenido una “presencia protectora” en Wadi al-Siq las 24 horas

Una de las comunidades expulsadas en los últimos días es Wadi al-Siq, uno de los pocos pueblos donde, durante varios meses, activistas de izquierda (israelíes e internacionales) habían mantenido una “presencia protectora” las 24 horas del día debido a la intensificación de los ataques de los colonos con el objetivo de expulsar a los palestino. El mes pasado, por ejemplo, los colonos asaltaron Wadi al-Siq alegando que habían atacado a un pastor judío; entraron en las casas, agredieron a los residentes y finalmente llamaron a la policía, que detuvo a tres jóvenes palestinos.

Aunque la presencia protectora de los activistas se tradujo en una ligera mejora de la sensación de seguridad de los palestinos locales, todo cambió tras los atentados del 7 de octubre de Hamás y el posterior bombardeo de Gaza por Israel.

“Tuvimos que escapar”

El éxodo de los residentes comenzó el 11 de octubre, después de que llegaran noticias de la aldea de Qusra, en la que colonos y soldados israelíes habían matado a cuatro palestinos, entre ellos a un niño de 13 años. A la mañana siguiente, con apoyo militar, los colonos asaltaron Wadi al-Siq, disparando al aire y expulsando a los residentes que quedaban. Ahora el pueblo está desierto y su escuela, construida con fondos europeos, abandonada.

“Llevábamos 45 años [en esas tierras]”, afirma Abdel Rahman Abu Basher, jefe de la comunidad. “Los colonos vinieron con el ejército, pero no eran soldados normales. Todos los colonos y los soldados iban enmascarados”. De hecho, los soldados que asaltaron Wadi al-Siq pertenecen a la unidad Frontera del Desierto, que, como informó +972 en mayo, recluta específicamente a colonos “jóvenes de las colinas”, las mismas personas conocidas por sus ataques regulares contra palestinos en toda Cisjordania.

“Entraron y nos dijeron: ‘Id a Gaza o a Jordania’”, explica Abu Basher. “Nos golpearon y dispararon en nuestra dirección. Tuvimos que escapar; dejamos atrás muchas pertenencias”.

Los activistas israelíes hicieron un llamamiento al ejército y a la Administración Civil –el organismo militar que supervisa los asuntos civiles en Cisjordania– para que acompañaran a los residentes de vuelta al pueblo a recuperar los enseres que habían dejado atrás. La petición tardó cinco días en recibir respuesta y, cuando los residentes llegaron a su antiguo pueblo, descubrieron que, aparte de los propios edificios, les habían robado todo. “Se llevaron un coche con licencia que costó 75.000 NIS [unos 18.900 euros], ovejas, un depósito de agua, trigo, aceite de oliva, yogur, de todo”, contó Abu Basher.

Los colonos y soldados no se limitaron a expulsar a los últimos habitantes. Secuestraron a tres palestinos y a varios activistas israelíes y los sometieron a graves abusos físicos

Los colonos y soldados que asaltaron Wadi al-Siq no se limitaron a expulsar a los últimos habitantes que quedaban en el pueblo. Según testimonios recogidos por +972, y publicados por primera vez en Haaretz, los soldados y colonos secuestraron a tres palestinos y a varios activistas israelíes antes de someterlos a graves abusos físicos, que incluyeron duras palizas, quemaduras en la piel con cigarrillos e intentos de agresión sexual.

Los colonos y soldados también robaron teléfonos, documentos de identidad, dinero en efectivo y un coche a las personas que secuestraron. Los israelíes fueron liberados al cabo de unas horas, mientras que los palestinos –dos de ellos empleados de la Comisión de Colonización y Resistencia al Muro de la Autoridad Palestina y el otro residente en el pueblo– permanecieron retenidos hasta bien entrada la noche.

“Era como Guantánamo”

Mohammad Khaled, de 27 años, y Mohammad Matar (conocido como Abu Hassan), de 46, los dos empleados de la Autoridad Palestina, habían acudido a la aldea todos los días durante las últimas semanas para intentar, junto con otros activistas, proteger a la comunidad. “He sido detenido anteriormente por el Shin Bet ( el servicio de inteligencia interior de Israel) y la policía, pero nunca había vivido algo así”, explicó Abu Hassan, activista desde hace casi 30 años, con voz entrecortada en una llamada desde Ramala. “Lo que pasamos es como Guantánamo; perdimos nuestra humanidad”.

Todo comenzó cuando los dos hombres intentaron salir del pueblo para regresar a Ramala y los colonos los volvieron a perseguir. “Recogimos nuestras pertenencias de la tienda –una estufa, sacos de dormir, sillas, verduras y todos los utensilios de cocina– y lo cargamos todo en el coche”, recuerda.

“De repente, vimos que se acercaban tres coches. El primero era el de los otros activistas, seguido de dos camionetas Toyota cargadas de colonos vestidos con uniformes militares”, continuó Abu Hassan. “Nuestros hermanos, los activistas, intentaron detenerlos para que no pudieran llegar hasta nosotros”. No funcionó: “Nos atacaron con sus armas, nos ordenaron tirarnos al suelo y empezaron a golpearnos y a darnos patadas”.

A continuación, los colonos registraron todas las pertenencias que llevaban en el coche y vaciaron las bolsas en el suelo. “Uno de ellos cogió una bolsa con utensilios de cocina y encontró un cuchillo de verduras, así que dijo: ‘Ahí tienen un cuchillo’. Le dije en hebreo que era un cuchillo de cocina, pero nos empezaron a golpear de nuevo y a gritar: ‘Tenéis un cuchillo, ibais a apuñalar’, y ese tipo de cosas”.

Según Abu Hassan, al cabo de casi una hora llegó un soldado de la Administración Civil. Le preguntó si las personas que los habían secuestrado eran soldados o colonos, y el soldado respondió que eran soldados.

“Nos cogió el carné de identidad, lo comprobó y dijo: ‘Tiene antecedentes’, explicó Abu Hassan. “Eso fue durante la [Primera] Intifada, así que le dije: ‘Eso ocurrió hace 30 años’. Pero cuando se enteraron de que tenía un pasado, me golpearon aún peor: me dieron en la cabeza con la pistola, me golpearon en la espalda con palos y me dieron patadas en el estómago, a mí y a los hombres que estaban conmigo”. “El soldado de la Administración Civil y los dos coches que iban con él abandonaron el lugar, dejándonos con los colonos”.

“Creíamos que eran del Shin Bet”

Siguieron llegando más coches con colonos durante lo que Abu Hassan calcula que fueron otras dos horas. “Cada grupo que llegaba empezaba a golpearnos de nuevo”, dijo. En un momento concreto, los palestinos oyeron que decían que venían agentes del Shin Bet, y entonces llegó un coche con soldados.

“Uno de ellos se acercó a mí, me levantó la cabeza del suelo y me dijo: ‘¿Te acuerdas de mí’”, recordó Abu Hassan. “Le respondí: ‘No’. Me dijo que era un pastor de Biddya (ciudad al norte de Cisjordania): “Estuviste allí hace unos meses y te hiciste el duro”. Le dije que no. “No trabajo allí, sólo en los de Ramala”.

“Empezó a golpearme y a decirme: ‘¡Mientes! Entonces te hacías el duro, a ver ahora’”, continuó Abu Hassan. “Siguió golpeándome, luego cogió un cuchillo y me dijo que me sentara. Y nos cortó la ropa –las botas, los pantalones y los chalecos–, dejándonos sólo en ropa interior. Nos ató las manos a la espalda con alambre”. En una fotografía tomada por los colonos, se ve a los tres hombres palestinos con los ojos vendados y en ropa interior, uno de ellos tendido en el suelo.

“Luego nos llevaron a unos 200-300 metros, a las afueras de la aldea, a una choza de hojalata vacía utilizada como corral de ovejas”, relató Abu Hassan. “Nos pusieron la cara en el suelo y empezaron una nueva fase de interrogatorios y torturas”, que, según sus cálculos, duró unas seis horas.

“Nos interrogaban, nos golpeaban” continuó. “Y todo ese tiempo pensamos que eran del Shin Bet. Utilizaron contra nosotros los métodos de interrogatorio más monstruosos, inhumanos o inmorales que se te puedan ocurrir. Cualquiera diría que estábamos en Guantánamo o en Abu Ghraib. Nos ataban las manos a la espalda, nos tapaban los ojos, nos clavaban la cara en el suelo, nos pisaban la cabeza y nos decían: ‘¡Comed! Comed mierda de oveja!’”.

“Saltaron sobre nuestras espaldas con la intención de paralizarnos, de rompernos la médula espinal”, prosiguió Abu Hassan. “También nos golpearon entre 30 y 40 veces en los genitales para mutilarnos, Se turnaban para golpearnos. [Uno de los hombres] trajo un palo y empezó a golpearme la espalda una y otra vez. Luego intentó meterme el palo por detrás. Durante más de un minuto estuvo presionando y empujando, y yo me resistía, hasta que reuní fuerzas y lo aparté”.

“Se enfadó y empezó a darme patadas y a golpearme con el palo hasta que empecé a gritar y a llorar; me derrumbé totalmente, y nos dieron un respiro”, relató. “Sobre las siete de la tarde llegaron agentes de la Administración Civil, entraron en el corral y preguntaron qué nos había pasado. Les contamos toda la historia, que decían ser del Shin Bet y que nos estaban interrogando”. El Shin Bet negó a Haaretz que alguno de sus hombres estuviera presente o implicado.

En respuesta a una pregunta de +972, el portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel declaró: “Las FDI llegaron a una granja en la zona de Wadi a-Siq tras recibir un informe sobre varios sospechosos palestinos. Las fuerzas capturaron a los sospechosos y tras registrarlos les encontraron un cuchillo y un hacha. La forma en que se llevó a cabo la detención y la conducta de las fuerzas sobre el terreno fueron contrarias a lo que se espera de los soldados y mandos de las FDI. El incidente está siendo investigado por los mandos y han surgido muchas discrepancias”.

“Tras la investigación inicial, se tomó la decisión de destituir al comandante de la unidad que llevó a cabo la detención. Dadas las circunstancias del asunto y en vista de la gravedad de las sospechas, se decidió abrir una investigación por parte de la policía militar. En cada incidente de confrontación, se espera que las fuerzas de las FDI actúen para separar a las partes y mantener la seguridad y el orden en la zona”.

--------------------

Una versión de este artículo se publicó por primera vez en hebreo en Local Call.

Oren Ziv es fotoperiodista, reportero de Local Call y miembro fundador del colectivo fotográfico Activestills.

 

Este artículo se publicó en +972 Magazine el 30 de octubre.

El artículo se ha traducido con Deepl y ha sido editado por la redacción de CTXT.

Mientras la mayoría de los israelíes están ocupados lamentando las masacres perpetradas por Hamás a principios del mes de octubre, y los medios de comunicación locales e internacionales se centran en Gaza y el sur de Israel, los colonos de la Cisjordania ocupada intensifican sus esfuerzos por desplazar por la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Oren Ziv (+972 Magazine)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí