1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Charles Enderlin / Periodista franco-israelí y excorresponsal en Jerusalén

“El 7 de octubre, Hamás masacró al Israel laico y de izquierdas”

Enric Bonet 15/11/2023

<p>Charles Enderlin. <strong>/ Fotografía cedida por el entrevistado</strong></p>

Charles Enderlin. / Fotografía cedida por el entrevistado

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

El periodista franco-israelí Charles Enderlin, de 78 años, es un gran experto en el conflicto entre Israel y Palestina. Hace más de 50 años, lo movilizaron como ciudadano israelí para participar en la guerra del Yom Kippur en 1973, un conflicto comparado con la actual guerra de Gaza por sus similitudes cronológicas –empezó el 6 de octubre– y porque entonces también estuvo contra las cuerdas el Tsahal (ejército israelí). Tras haber ejercido durante décadas como director de la oficina de France Televisión (televisión pública) en Jerusalén, este corresponsal trabaja ahora como ensayista. Autor de más de una decena de libros sobre el interminable conflicto en Oriente Medio, ha publicado recientemente Israël. L’agonie d’une démocratie.

“El integrismo mesiánico (judío) y el fundamentalismo islámico son aliados objetivos. Ambos se oponen a una negociación pacífica”, asegura Enderlin durante la entrevista. Periodista comprometido, se muestra muy crítico con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y no pierde la esperanza de que, más tarde o más temprano, se impongan los partidarios de la paz en Israel y Palestina.

¿Cuál es la responsabilidad de Netanyahu en los atentados de Hamás del 7 de octubre y la escalada del conflicto palestino-israelí?

El principal responsable de la situación actual es Netanyahu. Tras su vuelta al poder en 2009, autorizó la financiación de Hamás. En marzo de 2019, lo explicó con estas palabras a los diputados del Likud. “Cualquier persona que esté en contra de la existencia de un Estado palestino debe apoyar el refuerzo de Hamás, la transferencia de fondos a Hamás. Mantener una separación entre la Autoridad Palestina en Cisjordana y Hamás en Gaza sirve para impedir la creación de un Estado palestino”. Esta posición de Netanyahu resultó uno de los motivos del reforzamiento militar de la organización islamista.

Que desembocó en el fracaso militar israelí del 7 de octubre…

Según un exrresponsable del Shin Bet (servicios de inteligencia interiores de Israel), Netanyahu se había opuesto en el pasado a operaciones puntuales para liquidar militarmente a los líderes de Hamás. El mensaje que se transmitía a las fuerzas de seguridad era el siguiente: los dirigentes no consideran a Hamás como una amenaza existencial. Eso distorsionó los análisis de los servicios de inteligencia israelíes. Antes del 7 de octubre, consideraban que el principal peligro no se encontraba en Gaza, sino en Cisjordania. El Estado Mayor desplegó sus fuerzas más importantes para garantizar la seguridad de los colonos israelíes.

La actual coalición gubernamental en Israel reconoce abiertamente sus voluntades anexionistas de los territorios palestinos, lo que acentúa aún más las tensiones en la zona. Después de su investidura a finales del año pasado, Netanyahu tuiteó las primeras líneas del acuerdo de gobierno: “El pueblo judío tiene un derecho exclusivo e inalienable sobre la tierra de Israel. Mi Gobierno desarrollará la implantación en todos lados, incluida en Judea-Samaria (Cisjordania)”. 

¿Cómo llevaron a cabo Netanyahu y sus ministros esta política de refuerzo de Hamás en perjuicio de la Autoridad Palestina?

El líder del Likud ofreció a los colonos más radicales las llaves de la colonización y la seguridad. Aunque hasta hace dos años, Itamar Ben Gvir era considerado como un peligroso activista de ultraderecha, actualmente es el ministro de Seguridad Nacional y el responsable de la policía. Betzalel Smotrich, jefe de un partido sionista, religioso, homófobo y racista reconocido, ejerce como ministro de Finanzas y ministro adjunto de Defensa. Ese cargo le permite dirigir la administración civil de Cisjordania y lo utiliza para favorecer las colonias y al mismo tiempo menoscabar el desarrollo palestino. También pide la disolución de la Autoridad Palestina de Mahmoud Abás. El mismo Smotrich decía en 2015: “La Autoridad Palestina es un lastre, pero Hamás resulta una ventaja real para nosotros. Nadie los escucha en la escena internacional. No pueden llevarnos ante la Corte Penal Internacional o impulsar una denuncia en el Consejo de Seguridad de la ONU, como sí hizo Abás”. No obstante, esta apuesta de Netanyahu y Smotrich les estalló en la cara el 7 de octubre y ha llevado a Israel a su mayor crisis existencial desde su independencia, en 1948. Y, por este motivo, deberán rendir cuentas por ello.

Ante los integristas de ambos bandos, la comunidad internacional no apoya a los partidarios de la paz en Israel y Palestina

En cierta manera, los sionistas más nacionalistas y conservadores y los islamistas de Hamás representan caras distintas de la misma moneda (de fanatismo religioso, negación del otro y perpetuación del conflicto).

Sí, tiene razón. El integrismo mesiánico sionista y el fundamentalismo islámico son aliados objetivos. Ambos se oponen a una resolución pacífica del conflicto. Los sionistas religiosos niegan la existencia de un Estado palestino en lo que llaman la Tierra de Israel, que, según ellos, Dios ofreció al pueblo judío, mientras que Hamás combate la existencia de un Estado judío en tierra del islam. El 25 de febrero de 1994, el terrorista judío Barukh Goldstein asesinó a 29 musulmanes que estaban rezando en la Tumba de los Patriarcas de Hebrón. Eso dio un pretexto a Hamás para desencadenar una campaña de atentados suicidas en Israel. El 4 de noviembre de 1995, Yigal Amir, un sionista religioso, asesinó al entonces primer ministro israelí Yitzak Rabin. Esta vez no me parece sorprendente que Hamás atacara los kibutz cercanos a Gaza. Sus habitantes son los más favorables a una solución con dos Estados (el israelí y el palestino), a la que se opone la organización islamista. Ante los integristas de ambos bandos, la comunidad internacional no apoya a los partidarios de la paz en Israel y Palestina. Y ha dejado que la región se convierta en un lugar infernal.

¿Netanyahu se encuentra debilitado por esta crisis? ¿O esta escalada puede servirle para avanzar en su proyecto de Israel como un Estado judío que abarque todos los territorios de la zona?

Sí, está muy debilitado. Según todos los sondeos, el Likud de Netanyahu y sus socios del sionismo mesiánico, probablemente también los ultraortodoxos, perderían con claridad las elecciones si éstas tuvieran lugar en estos momentos. Pero no están previstos nuevos comicios hasta dentro de tres años. Y el objetivo de los dirigentes actuales es hacer todo lo posible para mantenerse en el poder. Netanyahu y sus aliados disponen actualmente de una sólida mayoría parlamentaria, de 64 diputados sobre 120. Ahora ha quedado paralizado su proyecto para establecer en Israel un nuevo régimen político iliberal y autocrático. Pero esto no ha impedido a integrantes de su coalición adoptar en la Kneset leyes antidemocráticas, por ejemplo, una para que el Gobierno controle los medios de comunicación. 

¿Cuál es la naturaleza de las acciones del ejército israelí? ¿Se trata de la lucha contra una organización terrorista? ¿Crímenes de guerra? ¿O una masacre con una dimensión genocida?

Los bombardeos aéreos en Gaza forman parte de la táctica israelí de neutralizar a Hamás. El argumento central de Tel Aviv es que ningún Estado en el mundo puede aceptar la presencia en su frontera de una organización capaz de masacrar a su población civil. Por consiguiente, considera que debe hacer todo lo posible para que desaparezca esta amenaza existencial. Pero estos bombardeos y acciones militares en Gaza tienen lugar en un territorio con una de las densidades de población más elevadas en el mundo. Y el ejército israelí no contempla otra forma para luchar contra Hamás que los bombardeos, que ya llevó a cabo en el pasado. Todo esto provoca horribles consecuencias humanitarias para los civiles gazatíes. 

Lo que sucede actualmente en Cisjordania es la limpieza étnica de un sector muy preciso

El ejército y los colonos israelíes también están llevando a cabo acciones en Cisjordania. ¿Cómo está afectando el conflicto actual a la ocupación de ese enclave palestino? ¿Los sionistas quieren aprovecharlo para culminar la Nakba?

Ningún país árabe aceptará a refugiados palestinos expulsados por Israel. Y la comunidad internacional no dejará al Gobierno israelí llevar a cabo una nueva Nakba (la expulsión de una parte de la población palestina en 1948). Pero lo que sucede actualmente en Cisjordania es la limpieza étnica de un sector muy preciso. Colonos armados, acompañados por soldados israelíes de unidades locales, están expulsando de sus tierras a los beduinos. Todo esto sucede ante la ausencia de las grandes unidades militares que antes del 7 de octubre mantenían un orden aparente. Las oenegés israelíes alertan constantemente sobre ello y la Administración Biden también ha exigido a Netanyahu que pare esas operaciones criminales. 

¿Cómo ha afectado el conflicto actual al Israel laico y progresista que se manifestó de manera multitudinaria entre enero y septiembre de este año contra Netanyahu?

El 7 de octubre fue exactamente ese Israel laico y de izquierdas al que Hamás masacró. Los jóvenes del festival de música no eran religiosos. Los habitantes de los kibutz, el 20% o 30% de los cuales murieron o fueron secuestrados, eran de izquierdas y participaron de manera masiva en las manifestaciones contra el Gobierno de Netanyahu. Los milicianos islamistas también asesinaron o secuestraron a varios militantes defensores de los derechos humanos. Desde entonces, el movimiento prodemocracia interrumpió sus actividades. Pero no tengo ninguna duda de que regresará de manera multitudinaria a la calle para tumbar al Ejecutivo actual. Ya sea después de la guerra o incluso antes. 

Cuando los dirigentes europeos viajan a Israel, no solo deberían reunirse con Netanyahu, sino también con las ONGs que se oponen a la ocupación

En su libro Israël. Agonie d’une démocratiesubraya que entre aquellos israelíes que manifestaron contra la reforma judicial y la deriva iliberal de Israel hay “un número nada despreciable de opositores a la ocupación de los territorios palestinos”. ¿Este apoyo a la causa palestina se ha visto debilitado? 

Es demasiado pronto para responder a esta pregunta. Me gustaría que no fuera así. En realidad, los principales enemigos del movimiento prodemocracia son los homófobos, racistas y anexionistas, es decir, los sionistas mesiánicos del partido kahanista Otsmá Yehudit (Potencia Judía) de Ben Gvir, el heredero ideológico del rabino racista Meir Kahana y uno de los ministros actuales de Netanyahu.

¿Cómo analiza la posición de los dirigentes europeos y la Unión Europea respecto al conflicto?

Deberíamos explicar a los dirigentes europeos, especialmente a Ursula von der Leyen (presidenta de la Comisión Europea), que en Israel también hay una izquierda extraparlamentaria a la que se debe apoyar. Cuando los dirigentes europeos viajan a Israel, no solo deberían reunirse con Netanyahu, sino también con las oenegés que se oponen a la ocupación. Eso resultaría una advertencia para el Gobierno israelí. 

Cuando uno observa el conflicto, tiene la sensación de que Israel paga por el hecho de ser el Estado mimado de Estados Unidos en Oriente Medio al que permiten políticas (ocupación, régimen de apartheid…) contrarias al derecho internacional y duramente criticadas en el caso de que las lleven a cabo otros países.

Sí, tiene razón. Es la consecuencia de la política miope de Estados Unidos y Europa. También llevada a cabo con prepotencia y el síndrome Hubris [trastorno que genera un ego desmedido y desprecio por las opiniones y necesidades de los demás] por la derecha israelí de Netanyahu desde 2009. Todo eso hizo que Israel sufriera (el 7 de octubre) su mayor fracaso militar desde su creación en 1948. Una vez superen el inmenso trauma actual, los israelíes entenderán que este camino solo los llevará a catástrofes parecidas. Pero lo triste es que para llegar a esta conclusión se habrán producido demasiadas muertes de palestinos e israelíes. 

El periodista franco-israelí Charles Enderlin, de 78 años, es un gran experto en el conflicto entre Israel y Palestina. Hace más de 50 años, lo movilizaron como ciudadano israelí para participar en la guerra del Yom Kippur en 1973, un conflicto comparado con la actual guerra de Gaza por sus similitudes...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Marcoafrika

    La pregunta en este caso sería: ¿pero existe un Israel laico y de izquierdas?. Aunque podríamos seguir con las sospechas de su inexistencia, por ejemplo, cuando habla de la masacre de Hamás. “Alguien" laico y de izquierdas debería admitir que vive en un Estado, Israel, que no debería existir porque se trata de un Estado terrorista desde su inicio y culpable de una masacre que dura desde su fundación como Estado. Resulta patético seguir hablando de la masacre de Hamás a no ser que se refiera a la masacre del gobierno sionista sobre Hamás y toda la población palestina en un genocidio planificado. La acción desesperada de Hamás no sería otra cosa que un recurso de agonía final y su calificación de grupo terrorista debería avergonzar a todos los que la denominan así. USA y la UE son cómplices, ejecutores o consentidores del Estado nazi-sionista de Israel.

    Hace 7 meses 26 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí