1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Reportaje

“Sólo queremos que nuestras familias sigan vivas”

El traumatólogo madrileño Pedro Caba trabajó en Gaza en 2019. Cuatro años después, sus amigos médicos y enfermeros le cuentan la pesadilla que están sufriendo en los hospitales atacados por Israel

Álex Blasco Gamero 21/11/2023

<p>Los médicos palestinos Nassim y Ayman Harb y los españoles Ricardo Angora y Pedro Caba en Madrid. / <strong>Cedida por el entrevistado</strong></p>

Los médicos palestinos Nassim y Ayman Harb y los españoles Ricardo Angora y Pedro Caba en Madrid. / Cedida por el entrevistado

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

En los 45 días de asedio israelí a la Franja de Gaza, el ejército de Netanyahu ha asesinado al menos a 14.328 palestinos y herido a 33.000 personas, 14.128 en Gaza y 200 en Cisjordania, según los últimos datos del Ministerio de Salud de Gaza. El número de desplazados internos ya supera los 1,7 millones de personas, lo que equivale a tres cuartas partes de la población total de la Franja (2,2 millones), según la ONU. Las cifras, que muchos expertos consideran un genocidio, amplían el drama que ha vivido el pueblo palestino desde que el Estado de Israel se asentó en su territorio gracias al plan de las Naciones Unidas en 1948. Aquel año se publicó la Carta de Derechos Humanos, pero en Palestina nunca se aplicó. A la memoria de la Nakba, la Catástrofe, se fueron sumando otros hitos del régimen de apartheid israelí, coronado ahora, tras el ataque de Hamás al sur de Israel, con la limpieza étnica y los crímenes de guerra cometidos por el gobierno sionista que dirige Benjamin Netanyahu.

Una limpieza étnica que ha centrado su objetivo en unos de los últimos lugares seguros que existían en Gaza: los hospitales. El 12 de noviembre, la OMS declaró que, según el Ministerio de Salud de Gaza, 36 bebés prematuros del hospital Al-Shifa fueron trasladados en estado grave por falta de incubadoras funcionales por falta de energía. Según los últimos informes, cinco de ellos y 34 pacientes en estado crítico que necesitaban máquinas para mantenerse con vida han muerto. Durante la madrugada del 15 de noviembre, tropas israelíes, incluidos tanques, entraron en el hospital de Al-Shifa bajo el pretexto de que en 2014 Hamás utilizó una de las alas del centro para interrogar a presuntos colaboradores de Israel y de que podría existir una entrada a un centro de mando. Después de más de cuatro días de interrogatorios a pacientes, refugiados y personal médico, 2.500 civiles, junto con varios enfermos y sanitarios, abandonaron el hospital bajo órdenes del ejército israelí. Según datos de la OMS, el centro está hoy inoperativo, sin embargo aún permanecen allí 25 sanitarios y 291 pacientes, de los cuales 32 son bebés en estado crítico, dos son personas en cuidados intensivos sin ventilación y 22 pacientes en diálisis.

Tras el “cierre” de Al-Shifa, el único centro sanitario que sigue operativo en Gaza Norte es el Hospital Indonesio; en él permanecen todavía 6.000 personas, entre refugiados, trabajadores, enfermos y heridos. Durante la mañana del 20 de noviembre este centro fue rodeado y atacado por soldados y tanques israelíes, causando la muerte de al menos 12 civiles. Israel se escudó en que este complejo también formaba parte de las instalaciones de Hamás y por lo tanto los civiles estaban siendo utilizados con fines militares en la guerra.

Las pesadillas humanitarias vistas en los centros de salud de Gaza son una constante desde hace décadas. Una de esas fechas de pesadilla fue el 30 de marzo de 2018. Aquel día una respuesta desmedida por parte del ejército israelí al ataque de algunos manifestantes con piedras y cócteles molotov contra la valla de la Franja de Gaza acabó con 18 civiles asesinados por disparos de francotiradores y más de 1.400 personas heridas. Esto provocó una ola de protestas que se extendieron a lo largo de dos años fatídicos en los que el ejército de Israel respondió de forma inhumana con una “defensa” de la frontera que finalizó con 312 civiles muertos y más de 29.000 heridos.

Según un estudio publicado por+972 Magazine, las heridas causadas a los manifestantes se debían al uso de munición de punta hueca –prohibida por el derecho internacional humanitario–, a la poca distancia a la que se disparaban fusiles de alta velocidad y a una doctrina del ejército israelí según la cual varios francotiradores debían disparar al mismo objetivo. Hablamos de heridas localizadas en las piernas, con enormes agujeros de salida y una clara intencionalidad de causar amputación. Sin embargo, estos solo fueron uno de los monstruosos actos que Pedro Caba (Madrid, 1964), cirujano jefe de la unidad de Traumatología del Hospital 12 de Octubre de Madrid y miembro de la ONG Médicos del Mundo, conoció Gaza en diciembre de 2019.

“Hubo miles de heridos por disparos a las piernas con fusiles de alta velocidad con la idea de provocar lesiones muy graves que incapacitasen a los jóvenes para toda la vida”, comenta el doctor Caba. “Y como no tenían material quirúrgico adecuado, concretamente fijadores externos, un sistema que sujeta el hueso por fuera y que cualquier hospital del mundo posee, y tampoco podían salir de Gaza, el tratamiento no solía terminar bien”.

Es casi como en las guerras napoleónicas, hay que amputar en menos de un minuto por la falta de anestesia

El ejército israelí conocía esas dificultades, afirma el doctor Caba, que está en contacto con sus amigos y colegas de Gaza. Lo que nadie podía imaginar en 2019 es que cuatro años después la situación llegaría a ser incluso peor. “Ahora mismo están amputando a pacientes que en otras condiciones no habría que amputar. Es un auténtico drama. Lo que me cuentan es que es casi como en las guerras napoleónicas, que había que amputar en menos de un minuto por la falta de anestesia. Están trabajando en unas condiciones absolutamente imposibles”.

En 2019, durante su viaje a Gaza, Pedro Caba conoció a Ayman Harb, jefe de traumatología, Nassim, médico de urgencias, y a Yehia Shraim, enfermero, sanitarios del hospital gazatí Al-Aqsa, único centro para pacientes renales y una de las principales instalaciones médicas de diálisis y neonatos de la Franja de Gaza.

“El hospital de Al-Aqsa está situado en el centro de un campo de refugiados que se encuentra en la zona de Gaza Central. Un campo de refugiados en Palestina no es lo que imaginamos. Es una ciudad, en este caso lleva 50 años construyéndose de manera anárquica, con casas, edificios y tiendas donde viven personas desplazadas. Por eso para Israel este hospital es importante, está en el punto de mira”. Más de 30 días de bombardeos así lo confirman.

A pesar de que las normas del derecho internacional humanitario exigen la protección del personal médico y el deber de respetar su trabajo, así como garantizar la seguridad de los heridos y enfermos a su cargo, Israel parece hacer oídos sordos. “Muchas veces los médicos no tienen ni electricidad ni personal, muchos de ellos han tenido que huir de sus casas. El ejército israelí avisa de que van a bombardear y les dan unas horas para recoger lo más importante de su domicilio y huir. Es muy difícil que un médico pueda trabajar en estas condiciones”.

Desde hace años meter en Gaza suministros médicos metálicos, como un simple bisturí, es muy difícil. Cualquier cosa puede ser considerada un arma

“Muchos de los heridos necesitan cirugías complejas y no hay forma de llevarlas a cabo. Esta situación equivale a la de una catástrofe natural, la de un gran terremoto, que se repite diariamente”, añade. Pedro Caba señala que esto no solo pasa con los fijadores externos, el problema que en 2019 ya sufrió. “Desde hace años meter en Gaza suministros médicos metálicos, como un simple bisturí, es muy difícil. El problema del material es que cualquier cosa puede ser considerada un arma, y por lo tanto puede ser bloqueada en la frontera”.

Sin embargo, el control fronterizo no se da solo con el material médico. Desde que en 2012 la Organización Mundial de la Salud denunciara que a 16 pacientes enfermos se les había negado el permiso para cruzar el paso fronterizo de Erez, ruta hacia los hospitales de Cisjordania, Israel o Jordania, la cosa no ha hecho más que empeorar. “Lo habitual con los pacientes que no podían ser tratados en Gaza es que les dieran permiso para salir, pero hasta llegar a la frontera no tenían la garantía de que pudiesen salir. Ahora esto está totalmente bloqueado, da igual que tengas pasaporte extranjero. El problema con los pacientes de cáncer, de enfermedades respiratorias, renales e, incluso, con embarazadas y recién nacidos está empezando ahora. Si no hay electricidad, no hay médicos y no reciben sus tratamientos, solo existe un final”, analiza el doctor Caba.

El dilema del personal sanitario ante las bombas es complicado: elegir entre quedarse, cuidar de sus pacientes y no poder salir del hospital, o irse para cuidar de sus familias y que no se les permita volver. “A los civiles y médicos que viven en Gaza Norte se les ha obligado a dejar su domicilio y quedarse a vivir en el hospital. Luego ya es imposible desplazarse. Los fuerzan a pasar junto a toda su familia con las manos en alto hasta salir de la zona, y ya no hay marcha atrás, obligándoles a dejar a sus pacientes”.

El dilema del personal sanitario es complicado: quedarse a cuidar de sus pacientes y no poder salir del hospital, o irse para cuidar de sus familias y que no se les permita volver

Pedro Caba tiene muchos amigos en Gaza, y a través de sus mensajes va enterándose de cómo evoluciona la situación. El 12 de noviembre le escribió Yehia, enfermero del hospital Al-Aqsa, tras huir junto a su mujer e hijos del centro de Gaza. “Ayer por la noche bombardearon nuestra zona con tanques y bombas pesadas. Un poco antes lanzaron desde aviones octavillas advirtiéndonos de que abandonáramos la zona lo antes posible. Por eso hemos decidido salir de Ciudad de Gaza y dirigirnos al sur de la Franja”. Esa mañana Yehia, su mujer y tres hijos cogieron un taxi y avanzaron por la carretera Salah Al-Din hasta que el conductor les dijo que tenían que hacer a pie el resto del camino. “En ese momento, los soldados israelíes nos obligaron a apagar los móviles y sacar los carnés de identidad, así que nos bajamos del coche y empezamos a caminar. No se permitía circular a los coches, sólo a la gente, había mucha gente caminando... Caminábamos entre tanques parados al lado de la carretera, y un montón de soldados israelíes, que nos observaban desde detrás de montículos de arena con cámaras y francotiradores. Fue aterrador”.

Pasaron las siguientes dos horas con los brazos levantados y la documentación a la vista para que los soldados la pudieran revisar hasta llegar a la zona de Al-Bureij, en el centro de Gaza. “Mis hijos lloraban de cansancio y sed y me pedían que paráramos a descansar. No nos lo permitieron. No pude hacer nada por ellos. Sólo alejarnos del ejército y del peligro de morir bajo los disparos o los bombardeos”.

Tras sortear al ejército israelí, Yehia y su familia consiguieron llegar a Jan Yunis, sur de Gaza. “Alhamdulillah. Mañana intentaremos trasladarnos de nuevo a otro lugar donde quedarnos hasta que termine la guerra... Pero como sabéis no hay ningún lugar seguro en Gaza. Todavía oímos aviones del ejército y bombardeos, pero son muchos menos que en la zona de Gaza y alrededor del hospital de Al-Shifa”.

No toda la familia de Yehia pudo abandonar el centro de Gaza. Su padre, madre y hermana no pudieron salir del hospital Al-Shifa. “La zona es muy peligrosa. Israel lanzó bombas de humo y fuertes ataques alrededor del hospital durante días. El último día que estuve lanzaron papeles de advertencia desde aviones para animar a la gente a abandonar la zona. Así que no pude quedarme y dejar que mi familia estuviera en peligro. Me siento muy egoísta, pero al mismo tiempo tengo que alejar a mi familia de los bombardeos. Hicimos nuestro trabajo como médicos y enfermeras... Trabajamos tan duro como pudimos, pero Israel destruyó todo lo que amábamos. Sólo queremos que nuestras familias sigan vivas y a salvo”.

Yehia, enfermero del hospital Al-Aqsa en Gaza.

Entre los bienes más preciados de muchas familias gazatíes se encuentra un maletín con las partidas de nacimiento, documentos y pasaportes preparado para salir corriendo en caso de ser atacados. Es una historia que se repite en el caso de Ayman y su familia. “Salimos rápidamente de nuestra casa después de que mi esposa recibiera un mensaje de un compañero de la ONU, trabaja para una agencia de la ONU como dentista, en el que decía que debíamos salir de la ciudad de Gaza y dirigirnos al sur. Nos llevamos nuestros pasaportes, certificados de nacimiento y certificados médicos, ya que son lo más valioso que tenemos”.

Con nada más que un maletín, Ayman y su esposa salieron en dirección a la casa del primo de su mujer, cerca del campo de Nuseirat. “Vivíamos 55 personas en un apartamento. Después nos informaron de que bombardearían y huímos a casa de la tía de mi mujer. Nos libramos milagrosamente, así que escapamos por la noche mientras vagábamos sin saber a dónde ir. Me puse en contacto con el conductor de una de las ambulancias del Hospital de Al-Aqsa para que nos llevara al hospital. Me dijo que salir de noche era muy peligroso, así que dormimos en la calle bajo el ruido de los bombardeos y la artillería. Empezamos a buscar un lugar seguro y encontramos una zona cercana al hospital, el campo de Deir al-Balah, y allí seguimos. Traigo agua potable del hospital y mi mujer hornea pan con leña en la calle, ya que no hay gas para cocinar. Vivimos una pesadilla, esperando la muerte a cada momento. Nuestro enemigo no distingue entre civiles y militares, sino que la mayoría de sus objetivos son familias”.

El último whatsapp que recibió Caba de uno de sus compañeros fue de Yehia el 15 de noviembre. En él le comentaba cómo había conseguido llegar a la universidad de Jan Younis, al sur de Gaza. “No tenemos agua limpia para beber... y sólo tenemos dos horas de electricidad. No hay ayuda, ni alimentos”.

“Mis padres y mi hermana siguen en el hospital de Al-Shifa. El ejército israelí ha entrado en el hospital de madrugada y han registrado todas las habitaciones. Han interrogado al personal médico, a los pacientes y a la gente que está allí refugiada de las bombas”. Según Al Jazeera, el ejército israelí entró a la fuerza en el hospital, después de rodear y bombardear las instalaciones durante días, bajo la justificación de ser un centro de mando de Hamás, y sin prueba alguna. “No tengo noticias de mi familia. No he tenido forma de comunicarme con ellos, no tenemos acceso a Internet desde que nos trasladamos a la universidad. He tenido que caminar tres kilómetros para conectarme. Es muy difícil vivir aquí, ni la UNRWA ni la Cruz Roja han acudido a la universidad para enviar ayuda humanitaria, alimentos, mantas o agua potable”.

En el momento de publicar esta pieza no sabemos nada de la situación de Ayman. Pedro Caba cree que quizá se encuentre junto a Yehia en la universidad de Jan Younis, pero los cortes de las comunicaciones no permiten contactar con él. Por su parte, Nassim sigue en el hospital Al-Aqsa, donde está desde el 7 de octubre. “Trabajo sin descanso. La casa de nuestros vecinos fue bombardeada, mi casa se vio afectada y mi familia se mudó a casa de unos parientes. Aunque no hay lugar seguro. Lo bombardean todo: hospitales, escuelas, mezquitas, mercados, casas… Yo trabajo aquí todo el tiempo; tengo una oficina en el hospital donde duermo”.

En los 45 días de asedio israelí a la Franja de Gaza, el ejército de Netanyahu ha asesinado al menos a 14.328 palestinos y herido a 33.000 personas, 14.128 en Gaza y 200 en Cisjordania, según los últimos datos del Ministerio de Salud de Gaza. El número de desplazados internos ya supera los 1,7 millones de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Álex Blasco Gamero

De Leganés. Estudió periodismo y cª políticas –eso dicen dos papeles muy caros–. Actualmente es miembro de la redacción de CTXT.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. juan-ab

    Nota de última hora de MSF (Médicos sin Fronteras): "Médicos Sin Fronteras estamos horrorizados por el asesinato de dos médicos de la organización, el Dr. Mahmoud Abu Nujaila y el Dr. Ahmad Al Sahar, y de un tercer médico que trabajaba en Al Awda, el Dr. Ziad Al-Tatari, tras un ataque contra este hospital, uno de los últimos que siguen en funcionamiento en el norte de Gaza. Nuestros pensamientos están con sus familias y con todos los colegas que lloran su muerte."

    Hace 4 meses 20 días

  2. Fernando

    Excelente trabajo, gracias, y por supuesto, gracias al Doctor Caba.

    Hace 4 meses 20 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí