1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Toda raza es bendita, todo pueblo es elegido

Dejar la Franja inhabitable y libre de población árabe, lejos de ser un accidente, es un prototipo de acción política. Este irrespeto por la vida normaliza la deshumanización. Es un paso hacia la discriminación biopolítica a gran escala

Laura Restrepo / Pedro Saboulard 12/12/2023

<p>Gaza, Israel, exterminio. / <strong>Pedripol </strong></p>

Gaza, Israel, exterminio. / Pedripol 

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

La Gaza Global

Derechos humanos o salvajismo, vida o genocidio. Esa es la disyuntiva que se juega en Gaza. El desenlace, para uno u otro lado, marcará al mundo en las décadas venideras. El martirio del pueblo palestino es el preámbulo de una tragedia global. Revela cómo las potencias fácticas enfrentarán las dos crisis existenciales de nuestra era: la decadencia de la hegemonía occidental, y las repercusiones humanitarias del cambio climático. Hoy, Gaza es el mundo de mañana.

Israel, Estado invasor y colonialista, está exterminando al pueblo palestino, colonizado y ocupado, despojado, desterrado, sometido al hambre y a la sed, en situación crítica de salud y sujeto a castigo colectivo. Aterradora ventana al futuro. Así, con la misma brutalidad, podrían tratar los poderosos a los desplazados climáticos y a las víctimas de las pestes, el hambre y las guerras. Si guardamos silencio ahora que vienen por los palestinos, ‘cuando vengan por nosotros no quedará quien proteste’ (Brecht). Netanyahu y sus cómplices occidentales han abierto las puertas de la deshumanización.

Con la deshumanización vendrá la desolación. Con la crisis climática no habrá santuario, puerta a la cual golpear, rincón donde podamos escondernos. El calentamiento global pone en riesgo el agua potable, trastornando ciclos de lluvias y ríos, mientras el deshielo acelerado de los polos alza los niveles del mar. Lenta e inexorablemente se estrechan las zonas habitables del planeta. Se inundarán ciudades costeras y se perderán cosechas. La incapacidad de la comunidad internacional para llegar a acuerdos de descarbonización, reducción de consumo y cumplimiento de los compromisos de transición a energías renovables, empujan al planeta hacia un destino errante. Será inmensa la marejada migratoria de refugiados climáticos que no tendrán a dónde ir, ni a dónde regresar. Lo que hoy son cientos de miles, en cuestión de décadas serán millones, y miles de millones.

¿Serán privadas de sus derechos estas víctimas con el mismo trato que hoy reciben los desterrados de la guerra en Palestina? ¿Será la solución global levantar más alambradas con cuchillas para que ‘los otros’ mueran del otro lado? Ya en 1948, en el origen de la nación sionista, Israel les impuso el destierro a 700.000 palestinos durante la primera Nakba (en castellano, catástrofe), obligándolos a abandonar sus hogares ancestrales para acorralarlos en una estrecha franja, densamente poblada, una cárcel al aire libre que hoy conocemos como Gaza. Sobre los sobrevivientes y los descendientes de esos damnificados recae una segunda Nakba, la actual limpieza étnica.

Si guardamos silencio ahora que vienen por los palestinos, ‘cuando vengan por nosotros no quedará quien proteste’ (Brecht)

Los líderes políticos y militares de Israel han revelado su propósito ulterior y su solución final: “Vamos a imponer un cerco total a la ciudad de Gaza, no habrá electricidad, ni comida, ni agua, ni combustible. Todo quedará cerrado. Estamos peleando contra animales-humanos y estamos actuando de acuerdo a esto” (Yoav Gallant, ministro de Defensa). Dejar a la Franja inhabitable y libre de población árabe, lejos de ser un accidente, es un prototipo de acción política. Este irrespeto por la vida normaliza la deshumanización. Es un paso hacia la discriminación biopolítica a gran escala.

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, ha dicho: “Por eso, las fuertes políticas antiinmigración, los campos de concentración para inmigrantes, los miles de náufragos muertos, por eso el tapón del Darién, por eso los bloqueos económicos a los países rebeldes. La vida de la humanidad, y sobre todo de los pueblos del sur, depende de la manera cómo la humanidad escoja el camino para superar la crisis climática producida por la riqueza del norte. Gaza es solo el primer experimento para considerarnos a todos y todas desechables”.

Las cifras del genocidio en Gaza el 11 de diciembre de 2023, según la ONG Euro-Med Human Rights Monitor.

Motivos detrás del motivo

La segunda crisis existencial global que pesa sobre el pueblo palestino es la decadencia de la hegemonía occidental. El dominio imperial norteamericano está marcado por el notorio fracaso de sus tres ofensivas internacionales, la guerra contra la droga, que acaba con todo menos con la droga, la guerra contra el terror, que por donde pasa, arrasa, sembrando más terror, y la pugna por el control de los depósitos naturales y las vías de distribución de combustibles fósiles. El resultado de estas tres estrategias ha sido la retirada con el rabo entre las piernas de las tropas norteamericanas de Irak y Afganistán, y el previsible fin del apoyo militar a Ucrania.

Dicen en inglés que para comprender un enredo, sirve la máxima ‘follow the money’, síguele la pista al dinero. Hay gas en la costa de Gaza, el ominosamente llamado yacimiento del Leviatán. Esto es un hecho. Israel y sus socios occidentales quieren apropiárselo todo, ya lo han firmado. Pero quieren, además, abrir una ruta comercial alternativa de alcance global que compita con la ancestral ruta de la seda de los chinos.

 Hay gas en la costa de Gaza, el ominosamente llamado yacimiento del Leviatán

La nueva ruta soñada evitaría el paso por el canal de Suez, controlado por Egipto, y para ello abrirían la megaconstrucción de su propio canal, el proyecto Ben Gurion, que uniría el golfo de Aqaba con el Mediterráneo. Tras la destrucción del gran puerto libanés, el de Beirut, la nueva ruta sería un acceso marítimo privilegiado: cuando se acabe el limitado fracking norteamericano, por aquí transitaría el gas de la India hacia Europa. Pero, ¡oh, problema!, esa nueva ruta tendría que atravesar territorio palestino... para lo cual los habitantes palestinos resultan inconvenientes. 

En Ucrania ya vimos lo que son capaces de hacer las potencias cuando ambicionan el control de gasoductos y rutas energéticas. Se habla de la justa defensa del pueblo ucraniano contra la agresión rusa, y con razón, ya que la invasión constituye un crimen contra la soberanía nacional de Kiev. Pero poco se menciona el objetivo geopolítico tras el apoyo de EEUU. Por medio de sanciones económicas y beneficiados por la misteriosa voladura del gaseoducto Nord Stream 2, Joe Biden ha conseguido cortar el suministro de gas ruso a Alemania, dando como resultado el forzado cambio de dependencia energética. Ahora, la UE compra su gas de los pozos norteamericanos de fracking a un precio superior. Como prueba de decadencia, cuando el imperio no puede competir en el libre mercado, trunca o revienta a la competencia. El ‘orden basado en reglas’, proclamado por el imperio, consiste en que ‘si no gano con estas reglas, tengo otras’, o mejor dicho, ‘yo siempre gano, ese es mi orden y mi regla’.

En Palestina, la pugna hegemónica tiene un impacto directo. En medio de la matanza de los gazatíes, Netanyahu anunciaba a finales de octubre la adjudicación de doce licencias para la explotación de los vastos depósitos de gas del Leviatán. Cerca de 22 trillones de pies cúbicos de gas, cuyo valor ronda los 500.000 millones de dólares. Suficiente para dotar a Israel de independencia energética por unos cuarenta años. Follow the money: a los palestinos no solo les están quitando la tierra y la vida, también las riquezas.

La máquina de guerra

La deshumanización no se da solo en la explotación económica y en la ignorancia del otro, sino también en los medios implementados. De los más de 20.000 muertos en Gaza, 8.000 son niños. Como un moderno Herodes, actúa este Netanyahu que ordena bombardeos ejecutados por drones piloteados a distancia. Máquinas voladoras cada vez más autónomas. Proceso mecánico como fábrica de muerte. Así, queda diluida la responsabilidad humana y blindadas la compasión y la consciencia de los pilotos que asesinan apretando el botón de un control remoto, parecido al de una consola de videojuegos. The gamification of war, el juego de la guerra o la guerra como juego.

Denuncia Harry Davis, en The Guardian, que los objetivos de los bombardeos en Gaza son seleccionados por una inteligencia artificial llamada Habsora, en castellano ‘Evangelio’. Deus ex Machina, Dios matando con la máquina, o la máquina es dios cuando mata.

El ejército israelí se precia de su moralidad y de sus proezas tecnológicas, pero lo que hace en realidad es esconder la responsabilidad de sus actos detrás de la amoralidad automática. En su momento, los jefes nazis de Alemania ocultaban su decisión de exterminar a los judíos, delegando la ejecución de las órdenes en subalternos, que eran burócratas, como Adolf Eichmann. Observando el juicio a Eichmann, Hannah Arendt concibió su teoría de la banalidad del mal.

Si es que alguna vez lo juzgan ¿delegará Netanyahu en sus drones y sus máquinas la responsabilidad por la muerte de los 8.000 menores? 

Setenta años, después, el presidente colombiano, Gustavo Petro, anuncia el propósito de hacer comparecer a Netanyahu ante la Corte Internacional de Justicia, activando el protocolo de genocidio y deteniendo así la masacre en Gaza. Si es que alguna vez lo juzgan ¿delegará Netanyahu en sus drones y sus máquinas la responsabilidad por la muerte de los 8.000 menores? Mirémoslo desde la otra punta: ¿se abrirá un hipotético capítulo de la banalidad del mal cuando, al ser cuestionado por sus acciones, Evangelio se defienda con el argumento ‘solo estaba siguiendo las órdenes de mis programadores’? Ya había advertido Noam Chomsky, refiriéndose a ChatGPT: no solo los nazis, también las máquinas son indiferentes a la realidad y a la verdad. Alrededor del mundo, otros Estados observan y aprenden la tétrica lección del ejército israelí. La dependencia humana de la inteligencia artificial nos pone en riesgo a todos. Se expande en la batalla el uso de sistemas automáticos complejos y opacos, lo humano va quedando relegado, y no seremos más que tuercas en la máquina (Dra. Marta Bo).

Unos niños inspeccionan una vivienda destrozada por las bombas israelíes, 1 de diciembre de 2023. / Mahmoud Mushtaha

Monstruos en el claroscuro 

Dice Antonio Gramsci que cuando “el viejo mundo se muere, el nuevo tarda en nacer. Y en ese claroscuro, surgen los monstruos”. Estamos en uno de esos momentos de transición, y en situaciones como la de Gaza, aparecen seres humanos que se comportan como monstruos. No hace falta poner mucho adjetivo ni exclamación para comunicar el horror de ofensiva bélica que Israel ha puesto en marcha. Basta con fijarse en las declaraciones públicas de los propios generales y funcionarios de ese Estado. Son claras, directas y elocuentes.

Primera premisa: no hay inocentes. “No hay (civiles) inocentes en Gaza (...) Gaza es un nido de avispas terroristas. Hay una completa sincronización entre Hamás y los civiles ‘inocentes’ (Avigdor Lieberman, miembro de Knesset y jefe del partido político Beytenu, 3 de diciembre).

Segunda premisa, tierra arrasada. “Ya no se trata de ataques quirúrgicos y de infraestructura militar... Esto quiere decir que aniquilaremos la infraestructura civil también. Edificios de apartamentos serán derribados” (Oficial del IDF, 9 de octubre.)

Tercera, matanza indiscriminada: “El énfasis está en el daño y no en la precisión” (Daniel Hagari, vocero del IDF, 10 de octubre). “El derecho internacional nos permite atacar el hospital (Shifa), incluso si hay personas no involucradas allí (es decir, civiles). Les avisamos con antelación, no es la primera vez (en la historia) que se produce un conflicto militar en torno a los hospitales” (Exembajador Israelí ante la ONU, Danny Danon, 15 de noviembre).

Cuarta, fuera palestinos de Palestina: “Israel no tiene más remedio que convertir temporal o permanentemente a Gaza en un lugar inadecuado para vivir” (Giora Eiland, ex jefe de Operaciones del IDF y actual consejero del Ministro de Defensa Gallant).

Quinta, Supremacismo y guerra santa: “Esta es una guerra entre los hijos de la luz y los hijos de la oscuridad” (Primer ministro Benjamin Netanyahu, 3 de noviembre).

Sexta, solución final: “¿Querían infierno?, Tendrán infierno” (Mayor general Ghassan Alian). “El Estado de Israel tiene actualmente ánimo de venganza, y con justa razón (...) Las guerras no se ganan cuando matas al último de los combatientes del otro bando. Las guerras se ganan cuando colapsas un sistema adversario (Entrevista al ex teniente coronel Sa’ar Raveh). “Toda la preocupación por si hay o no Internet en Gaza, demuestra que no hemos aprendido nada. Somos demasiado humanos ¡Quememos Gaza ahora, nada menos!” (Vicepresidente de la Knesset, Nissim Vaturi, 17 de noviembre).

Séptima, premeditación despiadada: “No es que no debería importarnos (lo que les pase a los civiles de Gaza), sí debería importarnos, para asegurarnos de que ocurra un severo desastre humanitario (...) y horrible presión, y gritos al cielo. Porque es así como se ganan las guerras” (Giora Eiland).

Octava y última premisa, el fin justifica los medios, incluso desatar pandemias: “La comunidad internacional nos advierte sobre desastre humanitario en Gaza y epidemia severa. No debemos intimidarnos ante ello (...) al fin y al cabo, epidemias severas en el sur de la franja de Gaza nos darán una victoria más rápida y con menos bajas” (Giora Eiland, consejero del ministro de Defensa israelí y ex jefe del Consejo Nacional de Seguridad israelí, 19 de noviembre).

En un noticiero de la televisión egipcia aparece una mujer gazatí, de cara seria y actitud sobria, que dice: “Si no lloro ahora, es porque lo peor está por venir”.

La ira de Netanyahu arrastra a sus aliados

Un póster en una calle de Tel Aviv muestra una mano teñida en color rojo sangre, sobrepuesta a la cara de Benjamin Netanyahu. Aun en su propia casa, hay quien repudia al genocida sionista que subió al poder en Israel gracias a una alianza con la ultraderecha más radical, y que unificó en torno a sí al país tras el ataque criminal de Hamás, el pasado 7 de octubre. Hoy, Netanyahu es el caudillo de la carnicería en Gaza, y ha soltado 25.000 toneladas de explosivos sobre los 365 km cuadrados de la Franja –el equivalente a dos bombas nucleares–, dejándola convertida en un cementerio de escombros y ceniza: para el pueblo judío será la tierra prometida (toda ella, tragándose a Palestina) y para los palestinos, el infierno prometido.

‘Narcisista psicópata y asesino en serie que se hace pasar por víctima’: así se refiere a Netanyahu el comediante y cirujano egipcio Bassem Youssef, que en 2013 fue nombrado por la revista Time entre las cien personas más influyentes del mundo.

¿Está realmente loco Netanyahu? Posiblemente lo haya enloquecido la orgía de sangre que él mismo orquesta, como le sucedió al teniente Kurt de Apocalipsis now, la profética película de Coppola. Puede ser. 

En cualquier caso, la manía de este primer ministro de Israel no sería lo más grave, sino la metódica sangre fría con que ha planeado y está ejecutado la política del apartheid, la limpieza étnica y el exterminio del pueblo palestino, contando con la inmunidad y la impunidad que le proporcionan el apoyo moral, político y bélico de casi todos los dignatarios occidentales, entre otros, los de Alemania, Francia, Bélgica, Austria, Canadá y Holanda, y la señora Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea... Por no mencionar todavía a Joe Biden quien, en la fila de los responsables, ocupa lugar preferencial. 

Vergüenza y oprobio para estos hijos de Jano –el de doble faz–, que, por un lado, rodean a Netanyahu, dándole golpecitos solidarios en la espalda y/o suministrándole armamento para el cumplimiento de su tarea y, por el otro, piden apertura en Gaza de corredores humanitarios, porque “lamentan la pérdida de vidas civiles” (declaración del Consejo Europeo). Vaya “lamento” tan hipócrita, el de estos señores que pretenden matar y salvar, como quien peca y reza y así empata.

Una niña palestina y su madre son rescatadas de los escombros en Khan Yunis, al sur de Gaza. / Mohammed Zannoun

A continuación (y sin necesidad de comentario), van las palabras textuales con que Olaf Scholz, el canciller alemán, dio su bendición al despegue de la campaña genocida: “Israel es un Estado democrático que se rige por principios muy humanitarios, y por tanto, puedo estar seguro de que el ejército israelí también observará las normas del Derecho Internacional Humanitario”.

Cuando la devastación en Gaza ya era masiva, Rishi Sunak afirmó, en apoyo a su homólogo de Israel: “Está haciendo todo lo posible para evitar lesionar a los civiles”

El pasado 10 de noviembre, cuando la devastación en Gaza ya era masiva, Rishi Sunak, primer ministro de Gran Bretaña, afirmó, en apoyo a su homólogo de Israel: “Está haciendo todo lo posible para evitar lesionar a los civiles”. ¿Cinismo o humor sangriento? Más bien afinidad de propósitos, como lo demostró el propio Sunak unas semanas después (7 de diciembre), a propósito de los botes de refugiados que llegan a las costas de su país: “Nuestras cortes ya no podrán echar mano de leyes nacionales o internacionales, incluyendo el Acta de los Derechos Humanos, para impedir que expulsemos a los inmigrantes ilegales”. Queda claro como el agua, tal como pasa con los palestinos, los derechos humanos ya no serán obstáculo. 

Emmanuel Macron no acaba de decidirse. A veces le pide a Israel conducta firme pero justa, y otras veces conducta justa pero firme. El énfasis depende. El presidente de Francia, un país con enormes sectores de población tanto judía como árabe, oscila entre una y otra, en una política dual, de contentillo, que en su tierra han dado en llamar “cañones y mantequilla”. 

Benjamin Netanyahu y el stablishment israelí se apresuran a tachar de antisemita a quien ose levantar la voz contra el racismo sionista o salir a la calle en defensa del pueblo palestino. La acusación es artera y es falsa. Una cosa es criticar el racismo y la violencia del sionismo del Estado de Israel. Eso no contradice el afecto y la admiración por el pueblo judío y el respeto absoluto por las víctimas del Holocausto, tragedia que la humidad lleva en el corazón, como herida aún abierta. El repudio al sionismo está en las antípodas del antisemitismo. A quienes Netanyahu y el stablishment israelí deberían acusar de antisemitas es a sí mismos, debido al daño insondable que le han causado a Israel: el desplome moral y el descrédito internacional.

Benjamin Netanyahu y el stablishment israelí se apresuran a tachar de antisemita a quien ose levantar la voz contra el racismo sionista o salir a la calle en defensa del pueblo palestino

No es nueva la fórmula genocida que se está aplicando sobre Gaza con desaforada locura e implementación metódica. De hecho, esta fórmula tiene un nombre, colonialismo de población, y viene siendo utilizada por Europa, desde siglos atrás, para la conquista, invasión y despojo de nuevas tierras, a costa y sacrificio de los habitantes originales. El procedimiento termina forzosamente en genocidio, o para decirlo con claridad, ese es su propósito deliberado. Limpieza étnica que despoje a la tierra conquistada de sus incómodos dueños originales, que son considerados por las potencias colonialistas a la luz del siguiente código: ‘el Otro’ nos estorba, nos odia, se rebela, es atrasado, tercermundista, no es blanco, ni siquiera es humano, es idólatra o apóstata y caníbal, por tanto, el mejor nativo es el nativo muerto.

La matanza y reducción del territorio a tierra de nadie que hoy impone Israel es un atavismo que Occidente ya había acometido antes (enumeración sin orden cronológico): Los nazis alemanes con los judíos; la población blanca con los nativos norteamericanos; los angloamericanos sobre los filipinos; los españoles sobre ocho millones de aborígenes del entonces llamado Nuevo Mundo; los belgas contra la población negra del Congo; los alemanes sobre los habitantes del África del sudeste (actual Namibia); los boers holandeses que en Sudáfrica recluyeron a la población negra en el apartheid. Ninguno de esos escenarios es muy distinto del que hoy destruye a Gaza.

Canción de cuna para el gran padrino

Y ahora sí, vamos con Biden, padrino y mecenas del horrendo escenario. ¿Cómo podrá este hombre conciliar el sueño? Sólo en clave de humor logra uno imaginarse el turbulento interior de su cabeza. ¿Qué reflexiones se hará, a altas horas de la noche, cuando se halla recluido en el dormitorio y repasa consigo mismo los eventos del día y los que le esperan mañana?

 ¿Cómo podrá Biden conciliar el sueño?

Entre las cobijas debe preguntarse, ¿cuántos votos electorales me cuesta cada video en TikTok de palestinos muertos? 

Luego calcula el número de palabras a favor de las políticas de Israel que debe televisar, para que el lobby sionista AIPAC renueve las donaciones al Partido Demócrata.

Hay que cuidar la vida de los civiles en Gaza, hay que cuidar la vida de los civiles en Gaza. Biden practica la frase, que debe sonar verosímil cuando en la mañana la suelte ante los medios.

Se pregunta quién manda a quién, ¿yo a Netanyahu? ¿Netanyahu a mí? 

Se afianza en la decisión: le diré a Antonio Guterres, nanay ayuda humanitaria.

Se me vienen encima los whistleblowers, cae en cuenta, y enseguida se pregunta, ¿el castigo ejemplarizante a Assange será suficiente para escarmentarlos?

Para combatir el insomnio, no cuenta sheep, cuenta chip (de Taiwán).

Ummm –se preocupa–, me dicen que la economía de China sigue creciendo... debo recortarle libertad al mercado libre.

Filosofa: todos los hombres son iguales, pero unos son más iguales que otros.

Llora sobre su almohada, ¿de tristeza? ¿de rabia? ¿de impotencia?

Un breve sueño reparador le permite olvidar, al menos por un momento, que el imperio se le está derrumbando entre las manos.

En vez de elucubrar sobre cómo enfrentar el cambio climático, trama maneras de recuperar la hegemonía norteamericana con negocios ecológicos y tretas verdes.  

Sonríe, satisfecho de su ingenio: hice pasar por gas natural y barato, el gas del fracking que les vendo caro a los europeos. 

Reza: Dios, me fallaste aquella tarde en Polonia, cuando juré por ti que haría caer a Putin.

Maldice al Washington Post, que en su editorial del día ha anunciado el fracaso de las orientaciones militares del Pentágono en Ucrania. 

Reconoce que tal vez los tanques Abraham, que allá se hundieron un poco en el barro, no fueron buena propaganda para el complejo militar industrial norteamericano. 

Piensa: ahora que Maduro nos vende petróleo, ¿no sería bueno invitarlo a comer a la White House?

Ojea, inquieto, las encuestas. Esto no me favorece, reflexiona rebulléndose en la cama: el 70% de los norteamericanos entre los 18 y los 34 años está en contra del genocidio en Gaza.

Suspira, nostálgico: Yo, que quería ser recordado como G.I. Joe, y me van a recordar como Genocide Joe...

Todas las voces, todas

¿Cómo empezar a describir lo que ha sido la angustia colectiva que impera en gentes de las más diversas partes del mundo, al contemplar con absoluto horror y estupor la masacre sistemática en Gaza? Tal vez hablando de Mohamed, un joven egipcio, comerciante del mercado cairota de Khan el Khalili, que rompió a llorar como un niño cuando un cliente le pidió que le vendiera un pañuelo palestino. Al verlo desconsolado, el cliente lo invitó a sentarse en un cafetín, para conversar un poco. “Es que no puedo entender por qué matan como a animales a mis hermanos de Gaza –respondió Mohamed, deshecho en lágrimas–. ¿Acaso no tienen corazón ni cerebro? ¿Para qué asesinan bebés recién nacidos? Por las noches me doy golpes en la cabeza contra la pared, porque no aguanto mi impotencia, ni entiendo cómo seguir viviendo”.

  “No puedo apagar la tele. Cerrar los ojos sería como dejar a esos niñitos solos…”

Tal vez sirva hablar de Rosario, un ama de casa de Bogotá, contando que noche tras noche se clava en la pantalla, mientras pasan noticias de la destrucción de Gaza. Ante las imágenes de los niños heridos, las niñas quemadas, los bebés asesinados, Rosario se retuerce las manos y le dice al marido: “¿Acaso no los ves? ¿No ves a esos niños tan pequeñitos, tan destrozaditos? Podrían ser mis nietos, son iguales a mis nietos, ¿es que acaso no los ves?”. Intentando tranquilizarla, el marido le sugiere que apague la televisión y se duerma, le ruega que por favor descanse un poco. “No puedo –le responde ella–. Cerrar los ojos sería como dejar a esos niñitos solos…”

La perplejidad y el sentimiento de impotencia se fueron convirtiendo, poco a poco, con el correr de los días, en comprensión y compenetración. Miles de personas, a través del mundo, fueron aterrizando; desconfiando de la información oficial; leyendo detrás de la versión unívoca y amañada de los grandes medios; desmontando la censura; descifrando la naturaleza del desastre; poniéndole nombre al verdugo e identificándose con la víctima.

El brutal acontecer del genocidio, transmitido en vivo y en directo, fue contemplado por toda la humanidad. Nunca la verdad desnuda había aparecido con tal carga de realidad, y millones de conciencias despertaron: el genocidio de Gaza a todos nos afecta. Nosotros, nuestros hijos y nietos seremos las generaciones marcadas. No se escribe el desastre –dice Maurice Blanchot–, el desastre nos escribe a nosotros.

En las grandes ciudades del mundo, cientos de miles de personas se han tomado las calles, y la consigna ha sido general: Viva Palestina libre. Free Palestine

Manifestación en solidaridad con Palestina en Londres el 29 de octubre de 2023. / Alisdare Hickson (CC BY-SA 2.0 DEED)

Las voces empiezan a resonar, pasadas de boca en boca, en pancartas, en redes sociales. Hablan claro y fuerte Noam Chomsky; Yanis Varoufakis; Ramón Grosfoguel; Richard Medhurst; el papa Francisco; Jeremy Corbyn; Franco-Bifo-Berardi; Craig Mokhiber; Rafael Poch de Feliu; los presidentes latinoamericanos Gustavo Petro y Lula da Silva; las actrices Susan Sarandon y Angelina Jolie. De tiempo atrás regresa, hoy todavía vía la proclama pro Palestina de Malcolm X. Pedro Sánchez, primer ministro español, se deslinda de la lealtad incondicional de sus homónimos europeos frente a Netanyahu, y rompe filas con la justificación y el apoyo al genocidio.

Crece la audiencia, se suman más y más voces y se convierten en coro. 

Lo que hubiera podido ser

Jerusalén, ciudad alta y bella, construida en piedra blanca con cúpula dorada, patria de los palestinos y patria de los judíos. Jerusalén, ombligo del mundo, pero de todos los mundos, el primero y el tercero y el mundo unificado del mañana, ciudad del Sur y del Norte, del Oriente y Occidente, casa sin dueño, casa de todos. Encuentro del pueblo liberado de Bolívar y del pueblo arco iris de Mandela. 

Ciudad que perdimos: ciudad anhelada, soñada, buscada. Santuario de los indefensos, tierra para los desterrados. Ciudad de mujeres y hombres, LGBTQI+, más todos los géneros y letras que quepan en el alfabeto, todos los alfabetos, todas las lenguas, ciudad de cielos limpios, vides, olivos y pan. Sin armas, con libros. Y Libros: El Corán y la Biblia, el Quijote y Hamlet, las Mil y una Noches. I-Ching, Homero, Dante, Tolstoi y Faulkner. Convivencia de hombres y animales, y también extraterrestres si es que llegan algún día. ¡Jerusalén! Ciudad de la Inteligencia humana y la Inteligencia Artificial. El Arte y la Ciencia. Donde niñas y niños puedan ser felices e ir sin miedo a la escuela, y donde puedan ser curados los enfermos en los hospitales. Y si hay que morir, que sea de amor. 

Con la voz de Roger Waters asomado a la ventana: “Todo lo que es ahora / todo lo que se ha ido / todo lo por venir / todo bajo el sol y la luna en armonía”.

Ciudad de Mezquitas, Sinagogas y Catedrales. Santa Sanctórum hindús, ñáñigos, yorubas, sufís, budistas, monoteístas, panteístas, ateos. 

Jerusalén, Al-Quds, Jerusalem, Holy city within us, la ciudad santa que llevamos adentro. Donde el sonido sea vida y el silencio sea paz. Jerusalén. Que en todas sus calles y esquinas resuene una música poderosa y universal, y también subversiva, diría Edward Said. Y en El Cardo, antigua vía romano-bizantina, corazón de Jerusalén: que toque la West-Easter Divan Orchestra de Daniel Barenboim, integrada por jóvenes músicos palestinos y judíos. Que en torno a ellos crezca la audiencia y se vuelva coro.

Jerusalén, donde toda raza sea bendita, y todo pueblo elegido.

-------------

Este artículo se publicó originalmente en la revista Cambio.

La Gaza Global

Derechos humanos o salvajismo, vida o genocidio. Esa es la disyuntiva que se juega en Gaza. El desenlace, para uno u otro lado, marcará al mundo en las décadas venideras. El martirio del pueblo palestino es el preámbulo de una tragedia global. Revela cómo las potencias...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Laura Restrepo

Autor >

Autor >

Pedro Saboulard

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. manuel-avalos

    Este artículo es un bofetón de realidad para todos. Los seres humanos debemos elegir entre la barbarie y la vida, estoy seguro de que los que preferimos la vida somos más, muchos más, no encuentro palabras para expresar esto pero tengo claro que a estos salvajes que desencadenan la barbarie para su propio provecho, buscando un egoísta y efímero premio, los podemos parar, se les tiene que poder parar...,

    Hace 7 meses 8 horas 25 minutos

  2. Carmen Cabello

    El artículo omite que una de las primeras voces que se alzó alta y clara en defensa de Palestina fue la de Ione Belarra.

    Hace 7 meses 1 día

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí