1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Alejandro Pozo / Investigador del Centre Delàs d’Estudis per la Pau

“La industria militar de Israel ha convertido a Occidente en rehén de su estrategia en Palestina”

Gorka Castillo Madrid , 15/12/2023

<p>El investigador Alejandro Pozo. / <strong>Cedida por el entrevistado</strong></p>

El investigador Alejandro Pozo. / Cedida por el entrevistado

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Alejandro Pozo Marín (La Val d’Uixò, 1975) trabaja como analista e investigador en el Centre Delàs d’Estudis per la Pau sobre conflictos armados y acción humanitaria. Desde esta posición, lleva 25 años adentrándose en las sombras del mundo, documentando y desmontando las corrientes del mal que asolan buena parte de África, la Franja de Gaza y el resto de territorios ocupados de Palestina. Y lo hace con una mirada crítica sobre la guerra, sin más ideología que la búsqueda de una verdad que las redes del comercio armamentístico esconden para no comprometer los sucios intereses que rigen las relaciones entre los Estados. En el caso israelí, Pozo ha publicado ya al menos tres informes sobre su floreciente industria y cómo se las ingenia para mantener en silencio a Occidente mientras ejecutan un genocidio en Palestina. “Israel utiliza su modelo militarista como instrumento de control de su política exterior y eso impide a muchos países ser libres para tratarle como merece. La dependencia occidental de su industria de seguridad nos ha convertido en rehenes de su estrategia en Palestina”, asegura este doctor en Humanidades que ejerce como profesor en varias universidades españolas. Su último análisis, “Negocios probados en combate”, permite entender los motivos de la enojosa tendencia hacia la imparcialidad y la ambivalencia occidental ante lo que Israel está perpetrando en Gaza.

¿Cree que las palabras de Pedro Sánchez censurando la muerte indiscriminada de civiles en Gaza sirven de algo?

Habría que hacer una diferenciación entre las formas y los contenidos de las relaciones entre ambos países, que están como estaban, sin ninguna modificación. Lo que sí que se ha producido es un cambio en la manera de abordar lo que está haciendo Israel en Gaza. Se ha pasado de un lenguaje más diplomático, de la retórica de la preocupación, a las apelaciones explícitas al derecho internacional humanitario y a la cantidad de civiles muertos que están causando. Tampoco es que Pedro Sánchez haya dicho nada especial que no esté en la mente de cualquier otro político del mundo. Por ejemplo, del secretario de Naciones Unidas, António Guterres, que también se ha referido en parecidos términos e Israel ha decidido abrir una polémica con él para desacreditarle. El objetivo de esta agresividad israelí no es cuestionar las críticas más o menos veladas que puedan hacerse a sus prácticas y políticas en Gaza, sino provocar la autocensura en la comunidad internacional. Quieren dar a entender que criticarlos tiene un alto coste.

¿Por qué Israel es intocable?

Es una pregunta que probablemente no tenga una sola respuesta. Forma parte de un proceso y una política de hechos consumados. Israel no sólo tiene fuertes relaciones con EEUU sino también con la Unión Europea. Los intereses comerciales son gigantescos y esto influye de manera decisiva en la posición de Occidente sobre su terrible política en Palestina. Empuja a que los países miren hacia otro lado y mantengan un silencio sepulcral mientras ellos operan como les viene en gana. Pero no hay solo intereses comerciales. No conviene minimizar el factor de la información delicada. Buena parte de los servicios de inteligencia y del sector militar europeo están conectados directamente con Israel. Aunque no pertenezca a la OTAN goza de todos los privilegios y tiene accesos similares a información sensible que cualquier otro país de la organización. En España, por ejemplo, las empresas israelíes militares y de seguridad suministran productos y servicios tanto a las Fuerzas Armadas como a todos los cuerpos de seguridad del Estado. Desde la Policía Nacional y locales, a los Mossos d’Esquadra, Ertzaintza, Guardia Civil, incluso a la Casa Real.

En España, las empresas israelíes militares y de seguridad suministran productos y servicios tanto a las Fuerzas Armadas como a todos los cuerpos de seguridad del Estado

Y no olvidemos que aunque buena parte de esa industria es privada, todas dependen de la autorización y promoción de su gobierno para exportar y operar en otros países. Es decir, no pueden contradecir el marco estratégico militarista que el Estado israelí utiliza como instrumento de control en su política exterior. Esto impide a muchos países ser totalmente libres para tratar a Israel como merece y frenar sus desmanes. Somos rehenes de esta política. Es cierto que los relatores especiales de Naciones Unidas en los territorios ocupados han utilizado palabras gruesas de condena en no pocas ocasiones, pero jamás se han ejecutado medidas sancionadoras. También influyen, cómo no, los grupos de presión en países como EEUU o Francia, donde cualquier crítica al Estado de Israel se identifica con algo tan serio y espantoso como el antisemitismo.

Cita la dependencia occidental de los servicios de seguridad israelíes y resulta que los sistemas de control fronterizo más calientes del planeta, entre ellos Frontex, están construidos con una tecnología probada en los territorios ocupados.

Israel exporta ese modelo. Para ellos es una cuestión de Estado porque, por un lado, la ocupación y las operaciones militares israelíes son carísimas y su viabilidad pasa por abaratarlas con una oferta de productos y servicios que excedan la demanda. A más producción, menor coste por unidad de producto, pudiendo destinar el resto a otros mercados (la industria militar del país exporta tres cuartas partes de lo que produce). Y por el otro, la exportación del modelo facilita su legitimación y permite, además, que determinadas personas tengan un poder que, sin el problema palestino, no tendrían. En España, por ejemplo, buena parte de los puertos, aeropuertos e infraestructuras críticas con servicios de vigilancia perimetral son abastecidos por empresas israelíes. El Ejército de Tierra o la Armada utilizan armas israelíes publicitadas como probadas en combate y la industria militar israelí accede a todo tipo de contratos de suministro o mantenimiento a través de filiales españolas o consorcios con empresas españolas, que funcionan a su vez como puerta de acceso a otros mercados armamentísticos. Incluso las universidades públicas españolas colaboran con la industria militar israelí en proyectos de investigación y desarrollo tecnológico en el marco de la Unión Europea. Son las mismas corporaciones que proporcionan servicios en el muro de separación de Cisjordania y los asentamientos de colonos, o que experimentan con nuevas armas en la Franja de Gaza. La garantía de su éxito es la experiencia contrastada en los territorios ocupados. Así acceden a contratos que nosotros pagamos con dinero público pese a que sus prácticas son contrarias al derecho internacional, porque el muro es ilegal y los asentamientos también lo son. Es un círculo de negocio que encierra toda una perversión.

Entonces, ¿el Estado español vulnera sus propias leyes en sus relaciones comerciales con Israel?

En cuanto a sus exportaciones de armas, sí, porque existe una ley específica para evitar su transferencia a países que tienen un comportamiento como el que ha demostrado con creces Israel. Sus relaciones con España abarcan desde lo más evidente, como el equipamiento del Ejército de tierra y de la Armada, hasta otros acuerdos más sutiles, como la organización de foros y encuentros en universidades para estudiar su modelo de seguridad. Hay vínculos de inteligencia donde se comparte información secreta porque, en muchos aspectos, Israel está considerado como un país asociado de la Unión Europea. Las mayores corporaciones militares israelíes, Elbit Systems, IAI y Rafael, todas ellas muy involucradas en lo que ahora está pasando en Gaza, obtienen fondos sustanciales en proyectos europeos de I+D. Todo esto debería denunciarse sin ambages. El problema es que hasta ahora nadie se ha atrevido a decirle a Israel que las atrocidades que comete le inhabilitan para estar presente en esos programas. Al contrario.

¿Se puede condenar la destrucción de Gaza, como ha hecho Pedro Sánchez, y al mismo tiempo aprobar la compra de armamento, tal y como decidió el Consejo de Ministros el 12 de septiembre?

No parece coherente, pero para España este negocio nunca ha sido foco de controversia. En los últimos 20 años “sólo” ha exportado material por valor de 30,1 millones de euros, una cifra modesta en comparación con los 285 millones de euros que el Gobierno comprometió en septiembre para adquirir misiles anticarro Spike, utilizados en Gaza y desarrollados por la empresa israelí Rafael Advanced Defense Systems Ltd., que tiene su filial española en PAP Tecnos, y los 714,5 millones para una partida de lanzacohetes de alta movilidad SILAM, desarrollado conjuntamente por las empresas españolas Expal y Escribano y la israelí Elbit Systems. Las prácticas israelíes con la población palestina fuerzan a que la imposición de un embargo de armas abarque todas estas relaciones armamentísticas. El embargo es casi una obligación moral.

Para un país como España, ¿es viable la ruptura de relaciones comerciales con Israel?

Las exportaciones de armas de España son poco relevantes para Israel. No es lo mismo que EEUU decrete un embargo. O Alemania. Eso serían palabras mayores porque el impacto sería directo. Pero hay que reconocerle a Pedro Sánchez que su movimiento ha sido muy atrevido porque sitúa a España entre los Estados fuertes europeos mejor colocados para pasar a los hechos. Y, además, creo que sería muy efectivo porque significaría decirle al Gobierno de Netanyahu que lo que está haciendo en Gaza es tan inadmisible que pone en cuestión todo lo demás. Si España diera el paso de suspender relaciones con Israel, podría animar a otros países a actuar en la misma dirección y permitiría que el debate que ya está en las calles llegue sin filtros a los medios de comunicación y a las instituciones estatales. Insisto en que, en mi opinión, imponer un embargo a Israel es una obligación moral ante lo que estamos viendo.

Si España diera el paso de suspender relaciones con Israel, podría animar a otros países a actuar en la misma dirección

¿El mercado es la base de su impunidad?

Sí, tanto o más que la culpabilidad histórica europea con los judíos a la que tanto se hace referencia. Es una relación de poder que Israel utiliza no solo para violar el derecho humanitario de forma sistemática sino también para anunciarlo públicamente. Lo que hace ese país nunca se consentiría hacerlo a otro. Ni siquiera Estados Unidos o Rusia han ido tan lejos ni han sido tan explícitos a la hora de explicar sus objetivos, porque generaría un escándalo en su población y en su reputación. Incluso para estos Estados existen líneas rojas infranqueables. Washington o Moscú nunca han anunciado su disposición a cometer violaciones premeditadas del derecho internacional, aunque luego lo interpreten a su manera y lo violen flagrantemente.

Tanta impunidad televisada, ¿pueden ser pruebas de cargo para procesar a los dirigentes israelíes por crímenes de lesa humanidad?

Históricamente, el problema que han tenido estos tribunales para condenar a personas por crímenes horrendos era probar la intencionalidad de, por ejemplo, eliminar total o parcialmente a una población, de genocidio, expulsión o limpieza étnica. La costumbre del perpetrador siempre es negar esa intención, que al final es lo que convierte los asesinatos en crímenes de guerra, genocidio o delitos contra la humanidad. En el caso de Israel, sus dirigentes anuncian actuaciones terribles que, tanto en la retórica como en su ejecución posterior, parecen encajar en la definición de esos crímenes.

La crueldad es enorme pero no hay una reacción internacional contundente.

Lo que está haciendo con los palestinos es tan fuerte, tan increíble, que parece no quedarnos otra opción que reinterpretar sus incalificables actos y mensajes, con nuestra propia narrativa, argumentando que se trata de metáforas ante la dificultad para digerir semejante muestra de salvajismo. Están desbordando una línea roja de forma muy clara. Personalmente, todo esto me ha hecho pensar que vivimos un momento de inflexión en las relaciones internacionales.

¿En qué sentido?

Al menos en mi caso, no he sabido ni escuchado a los responsables de un país central en el sistema de poder de las relaciones internacionales anunciar públicamente que van a cometer crímenes explícitos contra una población. Nunca ha ocurrido eso en la historia reciente. Y Occidente hace verdaderos ejercicios de eufemismos para encuadrarlo en marcos aceptables a pesar de que somos testigos de que hacen lo contrario. No se pone ningún tipo de objeción pública al comportamiento de un gobierno donde Netanyahu probablemente sea la pieza menos controvertida de un ejecutivo copado por supremacistas nacionalistas y de grupos religiosos con discursos absolutamente incompatibles con los valores que dice defender la UE. Se critica al húngaro Orbán por su posición derechista o al Gobierno polaco por constreñir derechos fundamentales. Incluso se censuraba a Trump, pero, en cambio, hemos normalizado las relaciones con Israel cuando su Gobierno es absolutamente anormal, según nuestro propio criterio democrático. Actuamos con un doble rasero sin parangón en la historia.

Una de las anormalidades de Israel en la escena mundial es que no ha ratificado ninguno de los acuerdos internacionales sobre el control y el uso de armamento.

No ha firmado prácticamente ninguno, pero recibe un trato acorde a su singular manera de entender la arquitectura de las relaciones internacionales y el derecho. Cuando EEUU invadió Irak, su argumento principal era que Bagdad tenía armas de destrucción masiva. Y la segunda premisa fue que había incumplido las resoluciones de Naciones Unidas, aunque había cumplido bastantes más resoluciones del Consejo de Seguridad que Israel. Tel Aviv acumula docenas sin cumplir. Y varias docenas más que no llegaron a ser aprobadas por el veto estadounidense. El incumplimiento más flagrante, sin duda, es la resolución 242 sobre su retirada de los territorios ocupados, que fue aprobada por unanimidad, sin el veto tradicional de EEUU.

Precisamente, EEUU acaba de anunciar el envío a Israel de 14.000 proyectiles al mismo tiempo que vetaba una resolución de la ONU para un alto el fuego humanitario en Gaza. ¿Hasta qué punto le hace corresponsable del genocidio?

Ahora mismo en Gaza están probando armamento que luego Israel exporta con la experiencia probada

EEUU es el padrino de Israel. Sin su apoyo, la ocupación y las operaciones militares israelíes no serían posibles en la manera que las conocemos. Sin embargo, el apoyo más importante no es militar sino político, y consiste en garantizar privilegios, validar prácticas, silenciar críticas y premiar complicidades. Con todo, su ayuda militar es crucial. En los últimos años, ha representado el 16% del presupuesto militar israelí. El acuerdo de ayuda militar en vigor es de 38.000 millones de dólares para la década 2019-2028, una media de 3.800 millones anuales. Quiero recordar que 11 días después de los ataques de Hamás del 7 de octubre, cuando las máximas autoridades de Israel no solo habían anunciado una respuesta que violaba flagrantemente el derecho internacional, sino que ya la estaban llevando a cabo, Joe Biden anunció un paquete adicional “sin precedentes” de nada menos que 14.300 millones de dólares. Su administración ha dejado claro que no impondrán líneas rojas a Israel, ni siquiera las que fija el derecho internacional. Pero no es el único que ha multiplicado su apoyo militar. Durante el primer mes de la campaña militar en Gaza, Alemania aprobó 185 licencias de exportación de armas a Israel valoradas en más de 300 millones de euros, diez veces superior al total exportado en 2022 cuando ya era, de largo, el segundo mayor exportador de armas después de EEUU. Ahora mismo en Gaza están probando armamento que no se ha utilizado nunca. Armas que luego Israel exporta con la experiencia probada a cualquier país del mundo sin restricción. Exportó al régimen de Ruanda antes y durante el genocidio. También a Myanmar y a muchas dictaduras latinoamericanas.

¿Qué nuevas armas está probando Israel en Gaza?

Por ejemplo, el vehículo blindado de transporte Eitan, equipado con el sistema Iron Fist desarrollado por la empresa Elbit Systems, que intercepta cohetes antitanque. Según publicó el diario The Telegraph el pasado 16 de noviembre, estos vehículos no estaban pensados para ser utilizados en estos momentos, pero decidieron adelantar su entrada en servicio el mismo día del ataque de Hamás. El canal israelí Ynetnews también ha informado sobre el uso por primera vez de un mortero de 120 milímetros de calibre guiado por láser y GPS, fabricado también por Elbit Systems y que han bautizado con el nombre Iron Sting. Un tercer ejemplo son los nuevos carros de combate Merkava Mark IV Barak, que entraron en activo en junio, y los misiles Spike NLOS de sexta generación presentados el pasado año por la corporación Rafael Advanced Defense Systems Ltd. Para todos, Gaza es el campo ideal de pruebas para después incrementar sus ventas.

Es admirable el esfuerzo diplomático occidental para no ofender a Israel. No hay declaración oficial que no comience con una apelación a su derecho a defenderse. ¿No es una forma de justificar los crímenes que está cometiendo?

El derecho a la legítima defensa está sometido a una legislación internacional que especifica con qué criterios y bajo qué condiciones. Esas condiciones nunca se han cumplido ni en los mensajes de anuncio ni en las operaciones reales. Por lo tanto, Israel no tiene derecho a defenderse de la manera que lo está haciendo porque es totalmente contraria al derecho.

Alejandro Pozo Marín (La Val d’Uixò, 1975) trabaja como analista e investigador en el Centre Delàs d’Estudis per la Pau sobre conflictos armados y acción humanitaria. Desde esta posición, lleva 25 años adentrándose en las sombras del mundo, documentando y desmontando las corrientes del mal que asolan buena parte...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí