1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

El exterminio del siglo XXI

Nada ni nadie detiene a unos dirigentes israelíes que, desde un nacionalismo extremo y un supremacismo lleno de prepotencia, llaman con falsedad “derecho de defensa” a lo que es aniquilación

Jesús López-Medel 16/01/2024

<p>Von der Leyen y Netanyahu en una rueda de prensa en octubre de 2023. / <strong>Comisión Europea (Youtube)</strong></p>

Von der Leyen y Netanyahu en una rueda de prensa en octubre de 2023. / Comisión Europea (Youtube)

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Comienzo con una confesión: hace mucho que no me sucede lo que con este artículo, que queriendo escribir sobre lo que está pasando en Oriente Próximo, he llevado un tiempo no sabiendo cómo empezar. Así ha sido porque fluyen en mí y se entremezclan, agolpándose, muchos pensamientos y sentimientos, preguntas y respuestas. Todo ello desde el intento de racionalizar sobre lo que es inhumano y conjugarlo con la ira, la compasión, el dolor que no cesa.

Acaso en todo eso influya el haber pisado en cuatro ocasiones esos lugares sagrados que parecen malditos. Una desgracia sucedida en un lugar que uno ha visitado una vez, afecta. Pero si han sido varias veces... Golpe fuerte. El haber sentido sobre esa tierra lo que significa de historia, de hermosura y de tragedia la visión de los olivos, las partes desérticas y áridas, el muro infame de hormigón, los dátiles de Jericó, el valle de Josafat, la pared que quedó del templo de Salomón convertida en lugar de lamentaciones, la Jerusalén apropiada, la Belén de Judea donde nació un revolucionario de la justicia y cuyos sucesores convirtieron su mensaje radical en una doctrina, la Mezquita desde donde Mahoma subió al cielo en un equino… Muchas evocaciones. Y esto es más importante para mí incluso que el haber tenido la oportunidad de reunirme con varios dirigentes históricos de la región, como Mahmud Abbas, Simón Peres, el rey Abdalá o Hosni Mubarak.

Pero hay también un lugar donde lloré a borbotones en Jerusalén y donde siempre he vuelto: el Museo del Holocausto. Sobre él escribiría hace ahora quince años y allí me sentí profundamente judío y solidario con ese pueblo que sufrió un genocidio atroz. Pero también me pregunté cómo los hebreos eran capaces a su vez de infligir tanta crueldad a la población palestina. Me parecía ya tremendo entonces. En aquella crisis de 2008-2009 murieron 1.600 palestinos en Gaza. En la actual, van ya 25.000 personas asesinadas.

Ahora no puede ser sino espantoso lo que está sucediendo: un verdadero exterminio del pueblo palestino. Nada ni nadie detiene a unos dirigentes israelíes y a un pueblo que, desde un nacionalismo extremo y un supremacismo lleno de prepotencia y carácter excluyente, llaman con falsedad “derecho de defensa” a lo que no es otra cosa que aniquilación. ¡Y desde el Occidente “civilizado” se les aplaude!

Debe recordarse que, en 1947, antes de la creación de Israel como Estado, prácticamente casi todo el territorio estaba ocupado por pequeños poblados palestinos. La visión de los mapas permite comprobar la evolución desde entonces y cuando el fracaso colectivo llamado ONU hizo la partición del territorio, otorgando el 55% al nuevo Estado. Lo que queda ahora para un pueblo que ya estaba ahí, aunque no tiene aún el carácter de Estado, es casi nada. 

Desde la Nakba se ha tejido el gran desastre que está suponiendo la desaparición de un pueblo. Todo empezó de modo intenso, privándoles de su derecho a vivir en unas tierras donde llevaban siglos. Ahí fueron llegando de modo planificado colonos judíos desde todo el mundo que expulsarían a los pacíficos pobladores palestinos. Entonces fueron 700.000. Hay una nota que Roald Dahl apunta a modo de pincelada en su autobiografía, Volando solo, como piloto británico de un país que ejercía un protectorado sobre la zona. Aterrizada su avioneta junto a un campo de maíz, se le acercaron unos niños alborozados a los que preguntó quiénes eran y si era esa su tierra. El aviador recibió la respuesta, eran refugiados judíos y esa esa tierra “aún no era suya”. Era 1941. 

Uno de los mejores poetas árabes de la historia, Mahmud Darwish, publicó antes de morir hace casi quince años uno de los más bellos libros que he leído y releo y que he regalado con frecuencia. En Presencia de la ausencia narra con una prosa preciosa su historia y sus sentimientos. De niño fue obligado a salir de su casa y su tierra, Palestina. Solo se llevó un cuadro que iba colocando en las paredes de los lugares adonde le llevaba su exilio eterno, porque ningún palestino despojado de su casa y expulsado de la que siempre fue su tierra tiene derecho alguno al retorno.

Desde el sionismo, que puso las raíces de ese Estado invasivo y excluyente, al que el mundo occidental, conmovido por la tragedia del Holocausto, ha venido permitiendo constantes excesos, llegamos a la actualidad, con una extrema derecha corrupta que lleva años golpeando la democracia interna, pero en la lucha armada todos los demás partidos, incluso los opositores, han hecho piña en esta locura criminal contra otro pueblo, el palestino.

El hipernacionalismo contiene una sustancia muy tóxica, el fanatismo y, en el caso de Israel, tiene un potencial armamentístico enorme

El hipernacionalismo, sea el catalán, el español o cualquiera, siempre me ha parecido muy peligroso. Contiene una sustancia muy tóxica que se llama fanatismo y que, en el caso de Israel, además tiene unas claves ancestrales bíblicas y un potencial armamentístico enorme. A eso se le suma el apoyo de Estados Unidos, la nación donde el imperialismo invasor es una constante y donde se produce una blasfemia atroz escribiendo el nombre de Dios en cada billete. El apoyo sin fisuras del octogenario Biden abre aún más las puertas a los republicanos en noviembre pues, aunque sean minoritarios, cada vez hay más votantes demócratas a los que no les gusta lo que sucede. Ya a Hilary Clinton en las presidenciales del 2016 le pasó factura en forma de abstención la gran ayuda del muy poderoso lobby judío.

Por otra parte, es patético que Alemania, una nación que en su historia “luce” el mayor exterminio del siglo XX, para hacerse perdonar lo que sus antecesores nazis hicieron y toda la población consintió mirando para otro lado, apoye sin fisuras a los genocidas de hoy. Porque si tienen aún que lavar su conciencia por exterminar a unos, no puede ser que apoyen a los que buscan y están consiguiendo lo mismo: aniquilar a todo un pueblo. La rapidísima visita de la presidenta alemana de la UE, Von der Leyen, a Tel Aviv como muestra de apoyo absoluto a Netanyahu para su respuesta militar nos repugnó a muchos europeos. Estoy seguro de que incluso a Josep Borrell.

Tras los atentados terroristas de Hamás del 7 de octubre, algunos pensamos que la reacción, que supuestamente buscaba acabar con Hamás, verdaderamente pretendía acabar con Gaza, bien matando a la población, bien dejándoles en unas condiciones penosas. Ya han generado más de un millón de desplazados internos sin posibilidad de retornar, pues muchas de las casas e instalaciones de servicios han quedado destrozadas. Han dejado una tierra técnicamente inhabitable. Hay que recordar cómo, en un principio, los atacantes israelíes pidieron a la población del norte de la Franja que se fuese al sur. Una vez allí, bombardearon sin piedad esa zona. Mientras, también se han ido sucediendo ataques y muertes en Cisjordania, y el conflicto con Hezbolá en Líbano azota el avispero que es esa región. ¡Es todo de infame crueldad!

En todo caso, resulta muy injusto y manipulador que a quienes respetamos a Israel, pero somos críticos con esas barbaridades que está cometiendo su Gobierno, se nos califique como antisemitas. Es una falsedad más. Ellos, sus autoridades, sí que son una máquina de crear antisemitismo. Nosotros somos, como dice la canción de Jorge Drexler, “un moro judío que vive con los cristianos”, aunque estos estén en trance de extinción total de esa tierra santa y blasfema a la vez e incluso en la ciudad de Jerusalén, de gran significación histórica. 

Un último apunte. He releído en esta etapa un librito muy potente de Susan Sontag donde hace sugerentes reflexiones sobre cómo reaccionamos Ante el dolor de los demás. Tanta miseria, que más allá de la visión del horror no es capaz de reaccionar, aunque sea rebelándose internamente sin esperar a que los políticos o incluso intelectuales digan y hagan algo sin hipocresía, es inhumanidad. 

Comienzo con una confesión: hace mucho que no me sucede lo que con este artículo, que queriendo escribir sobre lo que está pasando en Oriente Próximo, he llevado un tiempo no sabiendo cómo empezar. Así ha sido porque fluyen en mí y se entremezclan, agolpándose, muchos pensamientos y sentimientos,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Jesús López-Medel

Es abogado del Estado. Ha sido observador de la Organización de Estados Americanos (OEA) y presidente de la Comisión de Derechos Humanos y Democracia de la OSCE.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Marcoafrika

    Emociones aparte, análisis aparte, propaganda mediática aparte...parecen muchos “aparte” pero así está esta época que llaman líquida. Es necesario comenzar una reflexión que no dure demasiado porque eso supone más muertos, sobre la necesidad inmediata de acabar con los gobiernos terroristas que construyen estados terroristas. Ya es hora de abandonar las media tintas y los paños calientes: infinitamente más importante que un individuo o un grupo al que ponemos el san benito de terrorista, es un gobierno terrorista, por ejemplo el de Israel, por ejemplo y el más claro, el de los EEUU. ¿Quien pone el cascabel al gato?

    Hace 2 meses 23 días

  2. juan-ab

    En su testimonio “Sin anestesia ni quirófanos” (CTXT, 18.01.24), Mahmoud Mushtaha de nuevo nos interpela. Leemos hoy en El Salto que “España levantó el veto y habrá misión militar europea al Mar Rojo para apoyar los ataques de Estados Unidos y Reino Unido a la milicia hutí, que controla buena parte de Yemen. El Comité Político de Seguridad de la UE, que reúne a representantes diplomáticos de los 27 países miembros, llegó a un acuerdo para fletar tres barcos militares para proteger a los barcos mercantes israelíes o de empresas con intereses en Israel de los ataques de la milicia yemení.” Lo siento mucho, Mahmoud Mushtaha, el gobierno de mi país colaborará para que a Israel no le falte de nada, mientras a tu desolado pueblo le seguirán negando todo salvo dos cosas: sufrimiento y muerte. Malditos sean.

    Hace 2 meses 24 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí