1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

JORGE ALEMÁN / PSICOANALISTA Y ESCRITOR

“El amor es la experiencia de la imposibilidad, por eso el capitalismo no se lo puede apropiar del todo”

Esther Peñas 17/05/2024

<p>Jorge Alemán. / <strong>Foto cedida por el entrevistado</strong></p>

Jorge Alemán. / Foto cedida por el entrevistado

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Dos libros casi simultáneos del psicoanalista Jorge Alemán (Buenos Aires, 1951) proponen, por un lado, repensar el método que instituyó Freud (Breviario político de psicoanálisis) y recapacitar sobre el territorio en el que los demás y uno mismo se encuentran (Soledad: común), ambos publicados por la editorial NED. Asuntos como el amor, el vínculo, los afectos, el proyecto comunitario y la identidad se concitan en unas páginas en las que, pese a la intensidad de su discurso, se leen con fruición.

¿Por qué, como afirma en un momento del Breviario, el trabajo del psicoanálisis culminó? ¿No queda nada por decir?

Eso se sitúa en una idea más abarcadora: cómo se piensa, se escribe y se habla después de la culminación de determinadas experiencias que se han dado en distintos campos. Seguramente en eso resuena la experiencia del siglo XX cuando se habla del fin de la filosofía; de hecho, Heidegger escribe El fin de la filosofía y la tarea del pensar, lo que quiere decir que hay un suplemento que ya no ingresa o no forma parte de la historia de la filosofía. Lo que quiero decir con lo que preguntas es que no se trata de que fue Freud, luego Lacan y después otro. No hay otro. Ni siquiera Miller, el discípulo de Lacan. No. La serie culminó. Después de esos dos nombres hay muchísimos modos de entender el psicoanálisis, un principio de variación muy interesante si uno se abre al mismo. El psicoanálisis tiene que decir siempre y cuando se haga cargo del final y se proponga otro comienzo. 

Heidegger revolotea en el Breviario una y otra vez. ¿Es para él lenguaje lo que Dios para un feligrés?

Sí, sin duda. Para Heidegger el lenguaje es el acontecimiento, entendido no como un suceso disruptivo sino, y esto está tomado de sus lecturas de santo Tomás y san Agustín, como algo que no puede ser situado cronológicamente, pero a partir de lo cual la vida fue ya distinta. Para Heidegger no hay vida distinta si no hay relación con la lengua y, de últimas o en definitiva, esa relación con la lengua tiene en la poesía su matriz; la poesía no como género literario sino como sustrato de todas las artes. Heidegger nunca quiso introducir la fe en su filosofía, su fe se sustenta en la lengua. Yo digo “la lengua”, no el lenguaje, porque el lenguaje es una elucubración teórica, como la lingüística, y en Heidegger aparece la lengua materna y lo que él hace buscando en algunas palabras no respeta las reglas filológicas. Sí, si hubiera que situar la religión de Heidegger sería la lengua. 

¿Cómo leer a Heidegger sabiendo de su biografía?

Empleando una cuestión que procede de la enseñanza misma del psicoanálisis: un sujeto nunca es idéntico a sí mismo. El Heidegger del nacionalsocialismo es probablemente el del Discurso del Rectorado, pero es muy difícil encontrarlo en sus obras, no se puede engarzar la obra de Heidegger con el nacionalsocialismo. Ser y tiempo, una absoluta obra maestra, se refiere a la subversión del sujeto cartesiano y resulta muy antijerárquica. En cada autor atraviesan cosas que lo exceden a sí mismo. 

El amor, ¿es la única vía que ofrece resistencia al capitalismo o terminará envileciéndolo, como todo lo que toca?

Parece que el capitalismo tiene muchas capacidades en sus dispositivos de envilecerlo; ahora bien, trato de disentir a lo largo de los textos de esta tendencia historicista en donde, una vez que se describe el poder actual del capitalismo, se lo representa como algo que se ha apoderado de todo y, por tanto, no somos más que su resultado, marionetas que hemos crecido y sido producidas por los dispositivos del capitalismo. Esta es una corriente que se desarrolla con mucha fuerza en las izquierdas, donde se habla de las distintas mutaciones antropológicas que se han producido a raíz de cómo ha emergido el neoliberalismo o el capitalismo financiero o el tecnoceno o el antropeceno o la importancia…

De llamarse Ernesto… disculpe, lo digo por revolotear un tanto…

Tal cual… pienso que siempre hay algo en la constitución misma del sujeto que no es lo mismo que la producción de subjetividad y que es de orden ontológico, no es histórico, y que está presente porque es constitutivo del ser hablante en Grecia, Roma, Bizancio, la Modernidad, en Europa… y que no lo produce el capitalismo. Es decir, creo que la lengua llega una milésima de segundo antes a la constitución del sujeto que el poder, y entre esas cosas está el amor. Una de las grandes batallas del capitalismo es apropiarse de él, bajo esta forma de sentimentalismo burdo, acompañado por todo el ejército de la autoayuda. Quiere apropiarse del amor como un afecto que podría estar vinculado a la felicidad, a ser la mejor versión de uno mismo, a la resiliencia… todas esas palabras que forman parte del campo del enemigo. El amor es la experiencia de la imposibilidad, por eso el capitalismo no se lo puede apropiar del todo, porque el capitalismo trata de que todo sea posible y de que lo que no es posible hoy, lo será mañana, y si no lo es, acaso sea porque no te has desarrollado lo suficiente. El amor es un suplemento de esa imposibilidad y, sea cual sea su desenlace, hay que transitarlo, porque también el amor es una experiencia con la verdad, con la verdad de esa imposibilidad. 

Me interesa mucho esta propuesta suya de que para amarse uno ha de amar primero al otro. 

En mi juventud fue muy importante Erich Fromm y todos sus derivados, que se preguntaba cómo amar a otro si no te amas primero a ti mismo; eso ha sido nefasto, uno no sabe nada de lo que puede ser amarse a sí mismo salvo que realmente tenga esta experiencia de sentir amor por otro, y cuando uno siente amor por otro, tal vez descubra que ha de encontrar una posición desde donde sostener ese amor por el otro y, por lo tanto, tener un cierto cuidado, incluso un cuidado de sí. Pero siempre, lo que está enfrente de todo esto, lo que comanda esto es el amor por el otro, que es el núcleo del misterio. No hay nada que haga amable al otro, en principio, salvo que entendamos el amor por el otro como una mera prolongación del narcisismo, como un amor en espejo, donde se ama en el otro lo que el otro tiene de nosotros. El amor no regido por el ideal ni por narcisismo sino por lo que algo de la presencia del otro ha suscitado en mí me parece que es la condición primera de la experiencia amorosa. Amarse a sí mismo es un error, otro de los errores que la cultura moderna realizó con respecto a la fundación del individualismo. 

¿Y qué papel juega el azar en nosotros?

Vaya… para mí todo lo que es importante en la vida llega por azar, pero el azar tarda tiempo en prepararse, porque una cosa es lo que a uno le llega por azar, y otra las causas, que uno nunca entiende bien cómo fueron; las causas, además, como dicen Lacan, siempre están ausentes, o cojean. Uno no sabe por qué apareció a alguien o algo, por qué apareció una revelación, un ser, un poema, eso es contingente y es el azar. Hay una herida que es primordial, que no es azar, nacemos heridos, fracturados, en una relación de dependencia, expropiados, pero luego el azar hace que esa herida se destine hacia algo, que encuentre un eco. Ahora, lo que ocurre es que después de que ese azar se ha producido, uno retroactivamente nunca encontrará la causa última, pero sí puede intuir caminos que llevaron a que eso fuera posible. ¿Por qué se enamora alguien de otra persona? Por azar, pero seguramente en ese mismo azar uno puede encontrar distintas vías que le permitan, nunca del todo, saber qué fue lo que posibilitó ese encuentro. 

¿Hasta qué punto el inconsciente, que se rige por sus leyes específicas (síntomas y fantasmas) puede ser condicionado por la producción, como apunta Franco Berardi, ‘Bifo’?

Creo que no tiene razón. Él mismo habla del inconsciente, y si hay inconsciente quiere decir que hay represión, zonas que se sustraen a la conciencia y emergen en el sujeto. No hay que confundir al inconsciente con la sociología. Es verdad que uno podría decir que tenemos, qué sé yo, Tinder, y que el sujeto moderno no presta atención a nada… pero cuando uno está escuchando, el sujeto habla siempre como un hijo, da igual la edad que tenga que siempre hablará de un padre y de una madre. A pesar de Bifo.

La plusvalía de la información, ¿es más nociva para el sujeto (el obrero, por seguir la terminología marxista) que la plusvalía de la que habló Marx?

Según el propio Marx sí. Había un optimismo en Marx cuando pensaba que el sujeto del cual era expropiada la plusvalía, si lograba pasar de la conciencia en sí, a la conciencia para sí –la impronta hegeliana de Marx–, descubría cuál era su lugar en las relaciones sociales de producción. Pero la plusvalía de la información es más nociva porque el sujeto está generando plusvalía y no lo sabe; es decir, un sujeto rellena un formulario y está trabajando para la gestación de una mercancía sin saberlo. Por lo tanto, genera plusvalor y nadie le paga por él. En este aspecto, el capitalismo ha dado un paso importante porque cada gesto que hacemos genera información, una de las mercancías más importantes dentro del régimen de circulación del capitalismo actual. 

¿Qué papel cumple el mal, como categoría pulsional, en esta sociedad?

El mal es casi un problema teológico. Que hay goces sádicos, ya sabemos, pero ¿a qué podemos denominar el mal?, ¿a gozar sádicamente del sufrimiento del otro? Utilizo “mal” cuando se produce esta voluntad sádica de manera organizada y con el único fundamento de realizarse como tal, carece de otros motivos (económicos, sociológicos, políticos, etc.). Lo único que quiere es tratar de extinguir todo lo que en el ser humano podía ser sagrado. A eso considero “mal”. El nacionalsocialismo, o la dictadura argentina, pueden argumentarse con un montón de razones, pero ciertas cosas que sucedieron solo se pueden entender por una voluntad de transformar lo humano en un deshecho, y esa voluntad de transformar lo humano en algo que ya no responda a la categoría de lo humano es el mal.

La voluntad de transformar lo humano en algo que ya no responda a la categoría de lo humano es el mal

Soledad común pareciera, antes que nada, un oxímoron, pero nombra a Jorge Alemán…

Sí, estoy de acuerdo, me nombra porque verdaderamente siempre he tenido muchas experiencias afines a la soledad, pero me sublevo contra la idea, muy freudiana, de que cada vez que se interviene en algo colectivo está la idea de la psicología de las masas, uno pierde todo tipo de racionalidad, y hay una merma intelectual. Creo que hay experiencias colectivas en donde la propia diferencia irreductible de uno, la que es la solitaria por definición (en tomar la palabra, morir y sexuarse no hay posibilidad más que la de la soledad, una soledad radical), no solo no queda asfixiada, borrada, sino que encuentra su máxima potencia, como si lo que nos vuelve diferentes solo encontrara en la igualdad (algo imposible de pensar, por otro lado) su gran realización. Una cosa son las diferencias insignificantes (el barrio donde vivimos, el país en que nacimos, etc.) y otra la gran diferencia, que solo aparecería en un mundo igualitario, entonces aparecería la tragedia, la locura, los amargados, los que no quieren vivir, los que sí quieren vivir. Siempre me gustó mucho la frase de Trotsky que dice “el arte socialista renovará la tragedia”. 

El momento común tiene que ser, por definición, no jerárquico y no estar articulado en una identidad. O, dicho de otro modo, ¿cómo llegar a la intersección entre la singularidad más radical y la matriz más común?

Ahí está la mutua copertenecia de ambas cosas; el momento común nunca es el momento público ni el momento colectivo, sino su precondición, en el momento común se sitúan las singularidades que se han entrecruzado y encontrado, que no están cada una referenciadas a sí mismas, sino abiertas a lo otro. Ese momento estuvo en las revoluciones, incluso habiendo habido un desenlace de terror, como en la revolución rusa, china o cubana. Lo común no quedó del todo capturado por la trama burocrática que lo pretendió después sojuzgar. 

Entre la soledad común y la psicología de masas, ¿qué nos jugamos?

Una cosa que nunca hemos resuelto: la posibilidad de mantenernos en una experiencia colectiva que no se degrade en una psicología de masas. Siempre hay un momento colectivo que es brillante, instituyente, disruptivo, porque hace que haya un antes y un después, un acontecimiento, y luego viene el momento de traducirlo políticamente y viene el momento de analizarlo e institucionalizarlo. Al poco tiempo de hacerlo viene la psicología de masas, el líder, los creyentes, los que se salen de la norma, las depuraciones… siempre me propuse no que los lacanianos de las escuelas se vuelvan de izquierdas, sino llevar a Lacan a las izquierdas, ofrecer condiciones para pensar este tipo de cosas porque, tarde o temprano, si la izquierda no afronta cómo está hecho el ser humano se va a encontrar una y otra vez con que se agrupe en el narcisismo de las pequeñas diferencias o, como se dice vulgarmente, se agrupe en torno a la lucha entre los egos. Ha llegado la hora en donde las transformaciones no sean las que apuntan solo a lo social sino a uno mismo, sin una transformación de los sujetos no va a haber experiencias colectivas que puedan seguir llamándose transformadoras o que estén vinculadas a proyectos de emancipación. El gran desafío de la soledad común es la permanencia, no matar todo lo que sucedió en el encuentro, sino habitar la permanencia para que el encuentro siga palpitando. 

El nosotros, ¿siempre tiene como referente último un fundamento imaginario? ¿Es bueno que así sea?

Es bueno y no es bueno, es bueno en el sentido de que ese “nosotros” tiene que tener un poder de convocatoria, y si resulta que el 8M existe, tiene que haber un mínimo de identidad que lo cohesione, no me opongo a eso, lo que trato de no olvidar es que esa identidad, que ha sido un instrumento de convocatoria y que nos cohesiona, no agota las posibilidades ni puede ser el elemento que después rija todo lo que va a ocurrir en el proyecto, porque si no, todo se traduce en enfrentamientos de poder, y el narcisismo es mucho más peligroso de lo que parece. 

¿Era más poeta Freud que Lacan?

Qué pregunta, querida…. Ambos entendieron que no hubieran dado un solo paso importante en su elucidación del inconsciente sin la poesía, pero el que aspiraba de verdad a ser poeta, y el que llegó a decir de sí “no soy suficiente poeta, pero soy un poema” fue Lacan.

Dos libros casi simultáneos del psicoanalista Jorge Alemán (Buenos Aires, 1951) proponen, por un lado, repensar el método que instituyó Freud (Breviario político de psicoanálisis) y recapacitar sobre el territorio en el que los demás y uno mismo se encuentran (Soledad: común), ambos...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jesus-fernandez-perez

    ¿Psicoanalista? ¿De verdad? Charlatán que hace daño a los incautos que caen en sus manos, para decirles lo malos que son y sumirles en un ciclo de estupidez y sinrazón. La ciencia les clasifica como pseudoterapeutas y ninguna de sus "teorías" tiene validez ni aplicación. Tan pocas como vergüenza tienen los que la practican y los "divulgadores" que le dan eco.

    Hace 1 mes 12 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí