1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

protestas

La primavera estudiantil propalestina

Lo que está ocurriendo en las universidades estadounidenses y en las plazas de muchas capitales es una revolución global contra la falsificación de la historia

Mahmoud Mushtaha El Cairo , 4/05/2024

<p>Campamento propalestina de la Universidad de Columbia, Nueva York, el 18 de abril. / <strong>Anna Oakes</strong></p>

Campamento propalestina de la Universidad de Columbia, Nueva York, el 18 de abril. / Anna Oakes

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Actualmente, Estados Unidos paga un alto precio por su respaldo a las acciones genocidas de Israel en Gaza. Este coste va más allá del mero apoyo financiero o militar –como demuestra el reciente paquete de ayuda de 95.300 millones de dólares para Israel, Ucrania y Taiwán aprobado por el Congreso–, y afecta a los principios fundamentales de la libertad académica en el seno de sus universidades. Estas instituciones, antes faros del pensamiento crítico y bastiones de la libertad intelectual que nutrían a pensadores e innovadores de todos los campos, se encuentran ahora asediadas por un resurgimiento del macartismo, y la situación que viven recuerda a la década de 1950. De nuevo se quiebra la inviolabilidad de las instituciones académicas.

La última vez que las fuerzas del orden habían entrado en el campus de la Universidad de Columbia fue en 1968, durante las encendidas protestas contra la guerra de Vietnam. Hoy, este modelo de libertad académica se está desmoronando a manos de políticos que priorizan sus intereses electorales y el apoyo financiero del lobby sionista sobre la libertad académica que mantienen sus universidades. Israel, junto con sus grupos de presión pertenecientes a la derecha sionista estadounidense, está llevando a Estados Unidos y a sus universidades a la quiebra moral.

Importantes implicaciones futuras

El conflicto palestino-israelí, especialmente ahora a la luz de la guerra israelí contra Gaza, ha planteado un nuevo reto al mundo académico occidental, al echar por tierra sus pretensiones de exhaustividad y sensatez, y situar a los investigadores y a las universidades en la vanguardia de las crisis contemporáneas. Gaza plantea interrogantes sobre su papel ante la quiebra ética y moral y sobre el doble rasero exhibido por algunos dirigentes políticos del mundo actual. Reflexionar sobre la identidad del mundo académico después del 7 de octubre no estará exento de notas de advertencia acerca de la confusión entre revolución y resistencia o entre los valores de una sociedad libre y la resistencia de los pueblos oprimidos para formar parte de la sociedad.

La lucha constante en muchas universidades estadounidenses, desde el extremo noreste de Massachusetts hasta el extremo oeste en California, que ha penetrado ya en algunas universidades europeas, respecto a la postura sobre los derechos de los palestinos y la guerra genocida de Israel en Gaza, puede tener importantes consecuencias futuras, a medio y largo plazo, que influyan en la parcialidad ciega estadounidense y en su total complicidad con Israel, así como en las próximas elecciones presidenciales estadounidenses de noviembre.

El bando israelí y sus aliados en Estados Unidos, incluidos los dos grandes partidos –demócrata y republicano–, la administración, el Congreso, los medios de comunicación y el lobby sionista, son plenamente conscientes del peligro de lo que está ocurriendo y de las implicaciones negativas que puede tener sobre el “inquebrantable” apoyo estadounidense a Israel y su impunidad cuando se comporta mal, aunque perjudique a los propios intereses estadounidenses. Por lo tanto, podemos entender las prisas de Israel y Estados Unidos, al más alto nivel, por condenar a los estudiantes universitarios estadounidenses, incluidos los de las prestigiosos Harvard, Yale, Columbia y Berkeley, tras protestar contra las inversiones de sus universidades en empresas e instituciones financieras que apoyan a Israel y fabrican sus armas. Estos estudiantes son acusados de antisemitismo, sometidos a violentas medidas de seguridad y han sido amenazados con la intervención de la Guardia Nacional para dispersar sus sentadas pacíficas en los campus. 

La nueva generación estadounidense

La mayor sensibilidad de la nueva generación estadounidense hacia los derechos de los palestinos plantea un problema importante para la clase dirigente tradicional estadounidense y sus aliados del lobby sionista. La realidad actual y sus posibles implicaciones futuras se ven subrayadas por sondeos de opinión que confirman que los jóvenes estadounidenses muestran una mayor simpatía hacia los palestinos. Según datos recientes del Pew Research Center, entre el grupo de edad de 18 a 29 años, el 33% manifiesta solidaridad hacia los palestinos, frente al 14% hacia Israel, y el 21% hacia ambas partes. Además, entre los jóvenes demócratas o de tendencia demócrata, el apoyo a los palestinos se eleva al 47%, frente a sólo el 7% hacia Israel y el 23% hacia ambas partes. Este cambio de opinión es especialmente preocupante para la clase dirigente y sus aliados sionistas, porque se están dando cuenta de que ya no pueden “ganarse los corazones y las mentes” de los jóvenes. En consecuencia, han recurrido a tácticas de intimidación, silenciamiento y coacción con el objetivo de forzar una elección entre su futuro educativo y profesional y sus convicciones éticas. En su empeño, muestran escasa consideración por los valores estadounidenses fundamentales consagrados en la primera enmienda, especialmente en lo que respecta a la libertad de expresión y el derecho de reunión.

La primavera estadounidense, tal y como se observa en sus universidades de élite, se ha descontrolado. De la Universidad de Columbia, en Nueva York, se ha ido extendiendo a instituciones de la Ivy League como Harvard, Yale y Stanford, así como al MIT, Berkeley, Michigan, Boston y muchas otras. Este movimiento estudiantil, apoyado por profesores universitarios, cuestiona la supresión de las libertades académicas en los campus, lo que ha llevado a algunos centros a suspender las clases presenciales. Sin embargo, las universidades insistieron en sus medidas opresivas al prohibir las organizaciones estudiantiles que abogan por la justicia palestina y al recurrir a detenciones y medidas disciplinarias contra los estudiantes que protestan.

Esta primavera académica ha sumido a las fuerzas de la opresión y a la derecha sionista de Estados Unidos en un estado de histeria, a medida que los responsables políticos reconocen sus implicaciones para sus políticas proisraelíes. Es significativo porque emana de universidades de élite como Yale y Columbia, conocidas por forjar presidentes estadounidenses, y recuerda a los movimientos estudiantiles del pasado que influyeron en importantes cambios políticos. La histeria en el seno de las fuerzas autoritarias y la derecha sionista de Estados Unidos es un reflejo del macartismo de la década de 1950, cuando se lanzaban acusaciones infundadas de conspiración y comunismo contra los disidentes. Los republicanos sionistas hicieron comparecer ante el Congreso a rectores de universidades, lo que provocó dimisiones forzadas. Incluso la rectora de la Universidad de Columbia, Nemat Shafik, de origen egipcio, sucumbió a las presiones y sacrificó las libertades académicas en el campus en aras de la autopreservación.

El mensaje claro es que la nueva generación estadounidense, especialmente los estudiantes universitarios, muestra una mayor sensibilidad hacia los derechos palestinos. Esta realidad plantea un importante desafío al establishment estadounidense y a sus aliados sionistas. ¿Conseguirán estos nuevos imperialistas corromperlos, o trazará la emergente generación estadounidense un camino diferente y más justo para el futuro? La batalla continúa, y hay que mostrar deferencia hacia los estudiantes universitarios estadounidenses que se mantienen firmes contra el régimen imperialista mundial más poderoso y su lobby de influencia más feroz.  

Entre los jóvenes demócratas, el apoyo a los palestinos se eleva al 47%, frente a sólo el 7% hacia Israel y el 23% hacia ambas partes

El juego del antisemitismo 

Acusar de antisemita a cualquiera que se manifieste en contra de las acciones del régimen sionista, abogue por el fin de la ocupación y defienda la libertad de los palestinos se ha convertido en una farsa ridícula. Quienes propagan esta idea no solo son antisemitas, sino que se oponen esencialmente a la humanidad al apoyar una injusticia histórica que ha alimentado innumerables desastres a lo largo del siglo pasado. Esta injusticia deriva de la creación de un régimen ilegítimo a expensas de los pueblos indígenas en sus tierras ancestrales.

En medio del activismo estudiantil que tiene lugar en las universidades estadounidenses, las voces de la derecha han intensificado su retórica al calificar las protestas de “antisemitas” y acusarlas de dirigirse en contra de los estudiantes judíos. Esta acusación persiste, a pesar de la notable presencia de estudiantes judíos que participan activamente en estas manifestaciones. Recientemente, Mike Johnson, portavoz de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, visitó la Universidad de Columbia, declaró que estaba “secuestrada por los estudiantes” y pidió la dimisión de la rectora, a la que acusó de no reprimir las protestas estudiantiles.

A este coro se unió la congresista republicana Elise Stefanik, que también pidió oficialmente la dimisión de la rectora. Sin embargo, en su intento de apaciguar a la derecha sionista, la rectora y los políticos han marginado tanto a los estudiantes como al profesorado. Este distanciamiento pone de relieve hasta qué punto el lobby sionista ha presionado a los políticos, difuminando las líneas que separan la libertad académica de la conveniencia política.

Cabe señalar que los estudiantes judíos han participado activamente en las protestas y han rechazado las infundadas acusaciones de antisemitismo. Han celebrado la Pascua judía en medio de las protestas, lo que ha subrayado su distinción entre judaísmo y políticas sionistas. Además, organizaciones judías como Judíos por la paz han pedido el fin de la ayuda militar a Israel, lo que refleja un creciente disenso dentro de la comunidad judía respecto a las políticas israelíes.

A medida que se intensifican las protestas estudiantiles, la sociedad estadounidense se encuentra cada vez más dividida respecto al apoyo a Israel

Las protestas ponen de manifiesto contradicciones profundamente arraigadas en las políticas estadounidenses, que han dejado incluso al presidente Biden, con sus firmes afiliaciones sionistas, en una posición precaria. Las acusaciones de antisemitismo por parte de Biden contra los manifestantes ponen de manifiesto la incomodidad de la Administración a la hora de enfrentarse a la creciente disidencia contra las políticas israelíes dentro de las universidades estadounidenses.

Además, la respuesta a las protestas ha incluido tácticas que recuerdan a los regímenes autoritarios del tercer mundo, con las autoridades recurriendo a una fuerza excesiva e invocando cargos de terrorismo. El paso de la Universidad de Columbia al aprendizaje en línea refleja aún más la erosión de los valores democráticos en respuesta a la disidencia.

Irónicamente, las autoridades han adoptado la misma retórica utilizada por los regímenes opresores al dar argumentos en contra de la participación de los estudiantes en política y priorizar las actividades académicas. Sin embargo, organizaciones como Amnistía Internacional han confirmado el derecho de los estudiantes a protestar en los campus.

Estos acontecimientos marcan una nueva fase en el panorama democrático de Estados Unidos al desafiar la influencia del lobby sionista y exponer el alto coste de priorizar los intereses israelíes sobre los valores democráticos. A medida que se intensifican las protestas estudiantiles, la sociedad estadounidense se encuentra cada vez más dividida respecto al apoyo a Israel, lo que plantea interrogantes sobre la sostenibilidad de un apoyo tan inquebrantable frente a la creciente presión social.

Conclusión 

Si las protestas de la década de 1960 fueron una mezcla de las reivindicaciones para poner fin a la guerra de Vietnam con las reivindicaciones de los negros estadounidenses y la condena del régimen del apartheid en Sudáfrica, las protestas actuales se han centrado únicamente en Gaza y no han exigido otra cosa que “libertad para Palestina”. Las protestas y manifestaciones estudiantiles han reclamado los derechos de Palestina “desde el río hasta el mar”, un sentir que ya no escuchamos en nuestro mundo árabe. También han exigido el fin de la ocupación sionista y el derecho al retorno. 

Lo que está ocurriendo en las universidades estadounidenses y en las plazas de muchas capitales es una revolución global contra la falsificación de la historia. Su objetivo es despertar a la humanidad de su letargo, restaurar el respeto por la verdad, la bondad y la libertad, y sostener un espejo veraz ante el mundo. Pone al descubierto las máscaras de tiranos y asesinos mentirosos, que permanecen indiferentes ante los más de dos millones de personas que se enfrentan al genocidio israelí en Gaza a manos de un gobierno israelí de extrema derecha al que no le importan ni el derecho internacional ni los derechos humanos.

—----

Traducción de Paloma Farré.

Actualmente, Estados Unidos paga un alto precio por su respaldo a las acciones genocidas de Israel en Gaza. Este coste va más allá del mero apoyo financiero o militar –como demuestra el reciente paquete de ayuda de 95.300 millones de dólares para Israel, Ucrania y Taiwán aprobado por el Congreso–, y afecta a los...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. juan-ab

    “Catherine Russell, directora de UNICEF, declaró esta semana que de los 600.000 niños que hay en Rafah, al sur de Gaza, todos están heridos, enfermos o desnutridos. Gran parte de la población de Gaza se ha visto obligada a desplazarse al sur, a Rafah, por el ejército israelí, que les había prometido que era una zona segura. Y añadió: «Más de 200 días de guerra ya han matado y mutilado a decenas de miles de niños en Gaza». 600.000 es sólo un poco menos que la población de Boston dentro de los límites de la ciudad. Imagina Boston poblada sólo por niños. Luego imagínatelos a todos, a cada uno, heridos por la metralla, o sufriendo enfermedades gastrointestinales y hepáticas, o consumiéndose de hambre por falta de alimentos. E imagina al monstruo que mete deliberadamente a tantos niños en esta caja.Los ataques aéreos israelíes sobre Rafah han continuado a diario, a menudo matando o hiriendo a niños. Como Israel ha destruido el sistema hospitalario, los niños tienen que someterse a operaciones o a amputaciones de miembros sin anestesia ni antibióticos.Hay que subrayar que estas heridas, dolencias y carencias alimentarias han sido impuestas a estos niños por la política militar israelí, que muestra una temeraria indiferencia por el bienestar de los civiles.” Así comienza el artículo de Juan Cole (fundador y redactor jefe de Informed Comment. Es profesor de Historia en la Universidad de Michigan), publicado en Informed Comment y recogido por Rafael Poch en su blog. // El próximo martes, día 7 de mayo, a las 12,30H, en el campus de la Universidad Complutense de Madrid se desarrollará una asamblea universitaria abierta por Palestina https://www.redxpalestina.org/

    Hace 2 meses 19 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí