1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Richard Sanders / Director del documental ‘October 7th’

“La desinformación ha jugado un papel crítico para facilitar el genocidio en Gaza”

Andy Robinson 24/05/2024

<p>El director y periodista de investigación Richard Sanders en una entrevista reciente a propósito de su documental <em>October 7th</em>. / <strong>Middle East Eye</strong></p>

El director y periodista de investigación Richard Sanders en una entrevista reciente a propósito de su documental October 7th. / Middle East Eye

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Con una larga trayectoria en el periodismo de investigación, en la que ha dirigido más de 50 documentales, la mayoría para el prestigioso canal británico Channel Four, Richard Sanders acaba de estrenar October 7th, una cinta importante sobre el ataque del grupo armado palestino Hamás contra Israel el pasado 7 de octubre.

El documental, de 60 minutos de duración, es el trabajo periodístico que “más cerca llega a la verdad (…) y nada más que a la verdad” de lo ocurrido aquel día, según resumió el columnista de The Guardian Owen Jones. El mes pasado fue emitido como parte de la serie Al Jazeera Investigations. Ahora puede verse gratuitamente con subtítulos en hebreo, alemán, francés o español en YouTube.

Esta entrevista se realizó por teléfono con la oficina de Sanders en Londres.

Hay una frase en su documental que resume la paradoja de la mayor parte de la cobertura mediática: “Hamás cometió muchos crímenes terribles el 7 de octubre, pero los grandes medios optaron por centrarse en los crímenes que Hamás no cometió”. ¿Puede comentar esto?

Muchas historias que han sido difundidas en los medios de comunicación no son ciertas

Queda absolutamente claro que Hamás y otros que entraron en Israel aquel día fueron culpables de graves violaciones de derechos humanos y atrocidades. Eso lo documentamos en nuestra investigación. Pero demostramos que muchas historias que han sido difundidas en los medios de comunicación no son ciertas, como que Hamás asesinó y mutiló a decenas de bebés o que utilizó la violencia sexual de forma generalizada y sistemática. Esto es importante, porque esos dos elementos de desinformación han sido utilizados de forma repetida para justificar las atrocidades del asalto israelí a la Franja de Gaza. Han desempeñado un papel crítico a la hora de deshumanizar al enemigo y así facilitar el genocidio.

Según el documental, 1.154 personas murieron en Israel el 7 de octubre, 256 integrantes del ejército israelí, 53 policías, 63 guardias privados de seguridad y 782 civiles. ¿Cuál fue la metodología usada en la investigación?

Primero elaboramos una lista de los muertos. En realidad, combinamos dos listas. Una en hebreo, elaborada por el medio israelí Ynet. La otra en inglés, elaborada por otro medio israelí, Haaretz. Juntamos estas dos listas e investigamos mucho para lograr un listado definitivo de los muertos. Eso nos permitió averiguar dónde y cómo murieron. Dicho esto, el elevado número de víctimas y el trabajo caótico de los equipos de emergencia israelíes responsables de los primeros auxilios y la recogida de cadáveres crearon muchas dudas.

Respecto a los niños y bebés asesinados en el ataque, ¿hay una conclusión contundente?

36 niños murieron el 7 de octubre. Este dato es muy importante, porque quiere decir que todas esas historias sobre el asesinato y la mutilación generalizada de bebés son falsas

Sí, esto es algo que se sabe con absoluta seguridad. 36 niños murieron el 7 de octubre. Trece de ellos eran menores de doce años y dos de ellos eran bebés. Este dato es muy importante, porque quiere decir que todas esas historias sobre el asesinato y la mutilación generalizada de bebés son falsas. Por supuesto, que murieran dos bebés es lamentable, pero esa no es la historia que se contó en los días y semanas posteriores, cuando se informó de que decenas de bebés habían sido decapitados. Eso nos dice algo importante: que la información que procede del Estado israelí y del ejército israelí no es de fiar. Y, aún más importante, los testimonios de los servicios de rescate, como Zaka, así como de los trabajadores de las morgues en Israel, tampoco son de fiar.

¿Cómo se explica esto?

Es difícil de entender desde fuera. En la mayoría de los países, un investigador puede confiar en que lo que le cuenten los equipos de primeros auxilios, o los trabajadores de las morgues, va a ser más o menos cierto. ¿Por qué no te lo ibas a creer? Pero en Israel no. En lo que se refiere a la muerte de bebés el 7 de octubre quedó claro que esas fuentes no eran de fiar. En el documental entrevistamos a Yossi Landau, que es uno de los socorristas de Zaka. Es obvio que las historias que cuenta Landau en los días posteriores al ataque son falsas. Y sigue contándolas ahora mismo. Incluso hace giras por diferentes lugares para impartir conferencias. A veces da la sensación de que cuenta lo que cree que los periodistas quieren que les cuente.

El presidente israelí, Benjamin Netanyahu, aparece en la película felicitando a los voluntarios de Zaka por su apoyo a la hora de influir en la opinión pública en Estados Unidos y Europa…

Sí. No les felicita abiertamente por desinformar, pero hay que tener en cuenta que Zaka ha estado salpicada de escándalos de corrupción. Su presidente fue acusado de pederastia y se suicidó. Depende de donativos, sobre todo de Estados Unidos, y estaba en la bancarrota antes del 7 de octubre. Desde entonces sus problemas financieros han desaparecido.

¿Qué descubristeis respecto a la violencia sexual de Hamás contra los civiles israelíes?

Investigamos la afirmación muy extendida de que la violencia sexual, las violaciones, etc. eran generalizadas y sistemáticas. Y cuando investigas esto, es obvio que hay muy pocas pruebas sólidas. No hay pruebas forenses. No hay pruebas visuales. Y hay poquísimos testigos. Y el testimonio de los testigos que sí hay es bastante problemático. Entonces, si lees los artículos que muchos medios publicaron sobre esto, se basan en fuentes como el Gobierno israelí, el ejército y organizaciones como Zaka. Y, como hemos demostrado, no son de fiar.

No es que no hubiera ningún caso de violencia sexual. Pero no hay pruebas de de que se haya usado la violación como un arma

No es que no hubiera ningún caso de violencia sexual. Pero no hay pruebas de de que se haya usado la violación como un arma. Eso es falso. Hay un caso de una mujer rehén vigilada por un hombre de Hamás y ella da testimonio muy creíble de haber sido abusada sexualmente. Pero eso fue después del 7 de octubre.

Volvamos a la cuestión de los bebés. Es muy importante, porque Joe Biden repitió el bulo en una declaración en la que dijo que era la primera vez en su larga carrera política que había visto algo tan atroz como imágenes de bebés decapitados…

Biden sigue haciendo declaraciones que no están basadas en la verdad

Y Biden sigue haciendo declaraciones que no están basadas en la verdad. Hace unos días dijo que había visto imágenes de una mujer y su hija atadas, rociadas de queroseno y quemadas. Esto es totalmente falso. No existe tal incidente.

¿Cuál es el mecanismo por el que llega a la opinión pública un bulo como el de los bebés decapitados, que después terminó con las declaraciones de Biden? ¿Por qué surgieron esas mentiras?

Creo que hubo un elemento de caos. Los equipos de rescate no tienen entrenamiento forense. No sabían qué veían. Pero no es solo eso. En una de las casas en el kibbutz Kfar Aza murieron doce personas. Esta es la casa donde inmediatamente después del ataque se ve a portavoces israelíes y algunos reporteros en la calle desinformando ya sobre lo que ha pasado. Hay un oficial del ejército israelí que dice que ha sacado ocho bebés muertos de la casa. Pero ya sabemos que no había ni un solo bebé en la casa antes del ataque. Dos o tres días después, se abren los kibbutz a los medios israelíes e internacionales. Los periodistas entran y miran, pero ya han escuchado historias contadas por militares, por portavoces de los equipos de rescate. Y los periodistas no cuestionan lo que les dicen. Añaden sus propias observaciones. Hay una transmisión de la periodista de I-24 en el kibbutz Kfar Aza que dice, ante la cámara, que 40 bebés han sido asesinados, muchos de ellos decapitados. Esa fue la gran historia de atrocidad que saltó a todos los titulares. Y eso que era muy fácil comprobar que no vivían 40 bebés en ese kibbutz, ni mucho menos hubo 40 bebés asesinados.

Hay un oficial del ejército israelí que dice que ha sacado ocho bebés muertos de la casa. Pero ya sabemos que no había ni un solo bebé en la casa antes del ataque

Todo eso fue muy útil para el Gobierno israelí. Puedes imaginarte a Netanyahu hablando con Biden por teléfono y repitiendo estas historias de atrocidades. Y Biden sale a repetirlas. Hay algo de histeria, pero también tiene que ver con el interés político de muchos gobiernos en retratar a Hamás como animales, como salvajes.

Hay una entrevista impresionante en el documental, que le hace a Yossi Landau, en la que este le enseña una foto de un supuesto bebé muerto y usted, tras mirarla, dice que no hay ningún bebé en la foto…

Eso se hacía con muchos periodistas. Yossi Landau y otras personas de Zaka anunciaban algo así como: “Tengo una imagen que es demasiado dura para enseñarla al público, pero ustedes pueden verla”. Y los periodistas van a verla y comprueban con gestos de espanto lo que dice. Hay un ejemplo en un documental de Sheryl Sandberg. Y yo tuve la misma oportunidad. Landau me enseñó una foto en la que supuestamente se podía ver a un bebé muerto que había sido arrancado del útero de una mujer embarazada y asesinada en el kibbutz Beeri. Y no había nada que pareciera un bebé muerto en la imagen. Había un trozo de carne quemado, algo que podría ser el cadáver de un ser humano, pero lo que no era con absoluta seguridad es un bebé. Lo que no entiendo es por qué me lo quiso enseñar. El propio kibbutz Beeri ha desmentido esa historia de Landau sobre el bebé arrancado de la mujer asesinada. Pero Landau insiste en que lo ha visto.

¿Qué pasó con los bebés que sí murieron?

Un caso fue el de una mujer beduina embarazada, que fue herida durante un ataque a su coche por los combatientes de Hamás. Intentaron practicarle una cesárea y el bebé murió. Otro se registró en el kibbutz Beeri, el asentamiento más grande y donde murió más gente. Como muchas familias en los kibbutz, la de los Cohen se refugió en el búnker de su casa –todos lo tienen en esa zona de Israel– y los combatientes de Hamás intentaron sacarlos de allí. Acribillaron la puerta del búnker. Y un bebé de ocho meses murió.

Supongo que ese caso es comparable a la muerte de bebés en los bombardeos de Israel, justificados por Tel Aviv en que no hay una intención explícita de matarlos.

Con la diferencia de que el bebé israelí es uno. En Gaza son cientos de bebés asesinados.

Respecto a la violencia sexual por parte de Hamás. ¿Cómo se ha cubierto en los grandes medios de comunicación?

Pongamos, por ejemplo, el New York Times, que centró su artículo titulado “Gritos sin palabras” en una mujer que fue asesinada a unos 14 kilómetros al norte del festival de música. Se analizaron unas fotos post mortem en las que ella no lleva ropa interior. Una tercera parte del texto trata de una supuesta violación por parte de Hamás. Pero cuando se publicó el artículo, la hermana de la mujer protestó. Dijo que era imposible que hubiera sido violada, porque estaba mandando mensajes por SMS minutos antes de morir. Y su marido habló con su hermano después de su muerte durante 40 minutos sin mencionar ninguna violación. Es decir, que está bastante claro que ella no fue violada.

¿De dónde sacó la información el New York Times?

Hay un fenómeno de pensamiento en grupo que hace que todos estén predispuestos a creer lo que dicen las autoridades israelíes

Parece ser que de las autoridades israelíes y los equipos de primeros auxilios y rescate de cadáveres. Hay un fenómeno de pensamiento en grupo que hace que todos estén predispuestos a creer lo que dicen las autoridades israelíes, así que se da por cierto que Hamás es un grupo de salvajes.

Ya sabemos cuáles fueron los civiles asesinados por Hamás, ¿y los asesinados por los propios militares israelíes?

Es difícil dar una cifra exacta de los que murieron bajo fuego de tanques o helicópteros israelíes. Un periodista israelí informó de que el ejército emitió a mediodía del 7 de octubre una versión del Protocolo Aníbal; es decir, es mejor morir a ser tomado como rehén. Y eso parece bastante probable. En el pasado, Israel ha tenido que intercambiar un soldado secuestrado por un millar de palestinos prisioneros. Nosotros hemos identificado 18 personas en los kibbutz que, con casi toda seguridad, fueron asesinadas por los militares israelíes, y hemos identificado otros seis incidentes en los que los civiles murieron bajo fuego israelí. Doce murieron en el kibbutz Beeri bajo fuego israelí. Eso lo sabemos porque hay testigos que lo han confirmado. Los israelíes destruyeron una casa con la gente dentro. Otros fueron alcanzados por balas israelíes. Hay muchos cadáveres sacados de los escombros de las casas de los kibbutz y no sabemos cómo murieron. O sea, estas son cifras pequeñas, porque la destrucción en los kibbutz fue enorme. Hamás quemó parte de esas casas. Pero muchas de ellas fueron destruidas por armas muy potentes que Hamás no tiene. Tampoco doy mucho crédito a las estimaciones que concluyen que un número mucho más alto de personas fueron asesinadas por los propios israelíes.

Un periodista israelí informó de que el ejército emitió a mediodía del 7 de octubre una versión del Protocolo Aníbal

En el documental comenta que el daño a las casas no podría ser de armas ligeras como las que llevaba Hamás.

Sí. Incluso a los periodistas que entran con los militares se les oye decir: “A ver, esto no puede ser cosa de Hamás”. Hamás tiene granadas y armas ligeras. Hamás prendió fuego para sacar a la gente de los búnkeres. Pero muchas casas fueron destruidas por armas pesadas, y esos son los tanques israelíes.

¿Y qué pasó con los helicópteros Apache que atacaron a los combatientes de Hamás cuando volvían con los rehenes?

Sabemos con certeza que un vehículo que volvía a Gaza con rehenes dentro fue alcanzado por misiles disparados desde los helicópteros. Había nueve personas en ese vehículo, tres de ellos niños. El helicóptero abrió fuego y, de milagro, murieron todos los combatientes de Hamás pero solo uno de los rehenes. Nosotros hemos identificado a otras 27 personas que fueron secuestradas y murieron en algún punto antes de llegar a la valla que separa Israel de Gaza. Es bastante posible que fuesen asesinados por el fuego desde los helicópteros israelíes. Pero no se puede saber con seguridad. Algunas fuentes han dicho que algunos de los muertos en el festival de música Supernova son atribuibles al fuego desde los helicópteros Apache. Pero yo soy bastante escéptico respecto a eso. No hay testigos que lo digan. Miles de personas que habían ido al festival de música sobrevivieron, y creo que, de haber habido fuego desde helicópteros, alguien habría dicho algo. O sea, que los muertos en el festival de música ocurrieron a manos de Hamás.

¿Para ti, cuál es el peor crimen de Hamás de aquel día?

Hay un vídeo espantoso en el que un miembro de Hamás está intentando decapitar a un trabajador tailandés con una azada. Esto, de lejos, es lo peor que he visto. En general hay un desprecio total por la vida de los civiles. Una vez que han secuestrado a la gente no hay tanta crueldad. Solo se ve alguna ejecución a sangre fría. La mayoría es disparar contra coches, matando a gente a distancia como en el festival. Hay unos búnkeres abiertos (sin puertas antibombas) en la carretera y mucha gente que huye del festival se mete allí porque piensa que se trata de un ataque con misiles. Puesto que el principal objetivo del ataque de Hamás fue coger rehenes, habría sido una oportunidad perfecta para sacar a la gente de los búnkeres de carretera y llevarlos a Gaza. Pero no hacen esto. Se quedan allí y lanzan granadas de mano y los acribillan con ametralladoras. Luego sacan a algunos como rehenes. También hay que tener en cuenta que muchas de las atrocidades fueron cometidas por los que se sumaron a Hamás en la entrada por la valla.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, cuenta que los combatientes de Hamás, tras mutilar y masacrar a una familia que desayunaba, se sientan en la mesa y comen. ¿De dónde sacó esto?

Esto también viene de Yossi Landau y Zaka, y de otra organización de rescate que repite esa historia. Es fácil comprobar que no ocurrió. Supuestamente ocurrió en el kibbutz Beeri, pero el propio kibbutz lo ha desmentido. No hay un grupo familiar que encaje con esa descripción. Es totalmente falso.

Con una larga trayectoria en el periodismo de investigación, en la que ha dirigido más de 50 documentales, la mayoría para el prestigioso canal británico Channel Four, Richard Sanders acaba de estrenar October 7th, una cinta importante sobre el ataque del grupo armado palestino Hamás contra Israel el...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Andy Robinson

Es corresponsal volante de ‘La Vanguardia’ y colaborador de Ctxt desde su fundación. Además, pertenece al Consejo Editorial de este medio. Su último libro es ‘Oro, petróleo y aguacates: Las nuevas venas abiertas de América Latina’ (Arpa 2020)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí