1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

México: mucho más que una victoria electoral

En un contexto marcado por el ascenso de unas derechas cada vez más extremas, el triunfo de Sheinbaum envía una innegable señal de esperanza a América Latina y al mundo entero

Gerardo Pisarello 9/06/2024

<p>AMLO publicó en redes sociales en 2020 esta foto junto a Claudia Sheinbaum, entonces jefa de Gobierno de la Ciudad de México.</p>

AMLO publicó en redes sociales en 2020 esta foto junto a Claudia Sheinbaum, entonces jefa de Gobierno de la Ciudad de México.

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

La amplísima victoria obtenida en México por Claudia Sheinbaum y por el Movimiento de la Regeneración Nacional (Morena), ha lanzado un mensaje contundente a América Latina y al mundo. Que la marcha ascendente de la Internacional Reaccionaria no es una tendencia irreversible, y que las derechas radicalizadas de nuestro tiempo pueden ser derrotadas. Con organización popular y con un entramado comunitario robusto. Con políticas valientes, capaces de minar su base de apoyo y de beneficiar a las mayorías sociales. Y de manera muy señalada, con una pedagogía clara y directa, que contribuya a la formación popular, elevando la conciencia política de los protagonistas de un cambio democrático y antioligárquico.

1. El “rugido del tigre”: una impronta transformadora que viene de lejos

Para entender las razones de los más de 30 puntos que separaron a Sheinbaum de su adversaria conservadora, Xóchitl Gálvez, es imprescindible dar cuenta de un proceso de organización popular que no es reciente, sino que lleva décadas. Dicho proceso tuvo un punto de quiebre en el fraude cometido en 2006 contra el actual presidente, Andrés Manuel López Obrador, también conocido por sus iniciales, AMLO.

Algunos años antes, en 1994, había irrumpido en escena, como respuesta a la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional. El movimiento zapatista priorizó la lucha por el autogobierno local y reivindicó la estrategia de “cambiar el mundo sin tomar el poder”, como sostuvieron algunos de sus seguidores. La candidatura de AMLO se planteó como una alternativa a los límites de esa vía. De lo que se trataba, al igual que venía ocurriendo en otros países de América Latina como Venezuela, Brasil, Bolivia o Argentina, era de intentar cambiar México y de desafiar el régimen neoliberal a través de la movilización no-violenta, electoral y postelectoral.

Para impedir que esa alternativa se abriera paso, las oligarquías locales, con apoyo internacional, urdieron un fraude clamoroso, que robó la elección a AMLO y se la dio al candidato del derechista Partido de Acción Nacional (PAN), Felipe Calderón. La reacción a esa operación fraudulenta fue masiva en las calles. Se calcula que entre un 10 y un 15 por ciento de la población estaba dispuesta a levantarse en armas contra esa maniobra. Sin embargo, el propio AMLO apostó por persistir en la movilización como vía para tumbar a un régimen que él mismo calificó como neoporfiriato.

La referencia aludía al proyecto oligárquico del dictador Porfirio Díaz que duró más de tres décadas y que acabaría derrocado por la Revolución de 1910, encabezada por figuras como Francisco Madero o los dirigentes populares Francisco Villa y Emiliano Zapata. Con el objetivo de enfrentar al neoporfiriato asentado en el fraude, AMLO se proclamó ganador moral de las elecciones y se dedicó a recorrer el país y a levantar Morena. Con este nuevo movimiento regeneracionista convertido en herramienta electoral se presentó nuevamente en 2012. Volvió a denunciar fraude y tuvo que esperar a 2018 para romper el cerco oligárquico con una victoria incontestable del 53,1 de los votos. En el camino, sin embargo, no solo el neoliberalismo y la corrupción crecieron en México. También se intensificó la “guerra al narco” decretada por los gobiernos de Calderón y Peña Nieto, que acabó con decenas de miles de personas torturadas, desparecidas, o directamente asesinadas.  

Sobre ese trasfondo, lo que se expresó en las elecciones de 2018 no fue solo la voluntad de llevar a AMLO a la presidencia. Fue la voluntad de frenar a un régimen corrupto, empobrecedor y criminal, y de abrir la puerta a una alternativa. Ocurrió en 2018 y ha vuelto a pasar en estas elecciones ante la amenaza de una restauración brutalista, muy fresca en la memoria.

Los contundentes resultados del domingo no pueden interpretarse simplemente como una victoria electoral, sino como la expresión de una auténtica insurrección pacífica

Partiendo de estas premisas, los contundentes resultados del domingo no pueden interpretarse simplemente como una victoria electoral, sino como la expresión de una auténtica insurrección pacífica. Esta movilización popular extraordinaria se remonta a la lucha contra el fraude de 2006, pero conecta con otros episodios de la historia mexicana: el levantamiento zapatista de 1994, las experiencias de autoorganización gestadas durante el cardenismo, en los años 40’, la Revolución de 1910. Todo ello con un substrato común: el que subyace al propio tejido comunitario de los pueblos campesinos e indígenas prehispánicos.

Lo característico de estos momentos insurgentes que también explican los resultados de las últimas elecciones es lo que en el México se conoce como “el rugido del tigre”. Esto es, la irrupción, a veces inesperada, de una voz popular contundente, capaz de desbaratar los planes de las oligarquías, de asegurarse su propia subsistencia, y de transformar y educar a sus líderes.

2. Un desafío audaz e inteligente del orden neoliberal

Naturalmente, la victoria de Morena y sus aliados resultaría impensable sin los desafíos que tanto AMLO, a escala estatal, como Claudia Sheinbaum, desde el gobierno de la Ciudad de México, lanzaron al orden neoliberal.

Como bien explica Marco Teruggi en su libro ¿Qué es América Latina hoy?, el gobierno de AMLO encarnó una suerte de nacionalismo keynesiano que retomó algunas de las grandes promesas recogidas en la Constitución social de 1917. Desde la recuperación de la soberanía sobre ciertos recursos nacionales estratégicos hasta la tutela de los derechos sindicales y laborales.

Por primera vez en años, los salarios crecieron junto a la economía y por encima de la inflación

A diferencia de muchos dirigentes izquierdistas, AMLO exhibió un enorme talento para controlar los tiempos políticos y para decidir qué batallas había que priorizar en cada momento. Aceleró, frenó y volvió a acelerar cuando lo creía conveniente. Pactó con una parte del empresariado mientras se enfrentaba abiertamente con grandes corporaciones como Iberdrola, en defensa de la soberanía energética de México. Con notable habilidad también, recuperó una considerable dosis de autonomía en su relación con Estados Unidos y China. Se autorizaron importantes contratos de obras e infraestructuras públicas a ciertos grupos empresariales, pero manteniendo un control público estratégico y obligándolos a pagar impuestos como nunca antes. Todo eso permitió reconvertir programas asistenciales en políticas de derechos y disminuir notablemente los índices de pobreza, de deserción escolar y de desigualdad. Es más: por primera vez en años, los salarios crecieron junto a la economía y por encima de la inflación.

Esta gestión nacional-popular, desarrollista y con claras pretensiones posneoliberales, podría compararse con las puestas en marcha por otros gobiernos latinoamericanos de décadas anteriores, como las de Rafael Correa, en Ecuador; Evo Morales, en Bolivia; o el propio Lula da Silva, en Brasil. Con la particularidad de que en México se produjo en un contexto de pandemia y en medio de una ofensiva capitalista global caracterizada por una agudización de ciertos procesos de financiarización, por la lucha descarnada por recursos energéticos, y por la irrupción de alternativas de derechas cada vez más radicalizadas. Algo que marca diferencias en relación con las olas progresistas o nacional-populares anteriores.

No es fácil caracterizar el primer gobierno de la llamada Cuarta Transformación. ¿Se trata de un movimiento simplemente posneoliberal? ¿Se trata de una transición hacia algo diferente al capitalismo? Lo que a ciencia cierta se puede decir es que han coincidido en él elementos propios de un humanismo social, combinado con un cierto conservadurismo moral y una apelación a la movilización popular como freno a las operaciones destituyentes de las oligarquías locales e internacionales.

Han coincidido en el Gobierno de AMLO elementos de un humanismo social, un cierto conservadurismo moral y una apelación a la movilización popular como freno a las oligarquías

No se trata, en todo caso, de un fenómeno inédito en la historia de México. Cuando el revolucionario de origen ucraniano, Lev Trotski, huía del estalinismo, fue acogido por el presidente Lázaro Cárdenas en 1936. Trotski pensaba que el régimen soviético bajo Stalin se había convertido en un Estado obrero degenerado por una burocratización de nuevo tipo. Al llegar a México, se vio forzado a caracterizar el régimen que lo recibía. Apeló a la noción de “cesarismo progresivo”. Una categoría que pretendía describir a un gobierno de ejecutivo fuerte, que se situaba como árbitro en el conflicto de clases, pero que en momentos clave era capaz de desplegar un nacionalismo con gestos revolucionarios y situarse del lado de las clases populares.

Sería difícil determinar con rotundidad si el gobierno del presidente AMLO encajaría en esta categoría. Lo que sí puede afirmarse es que frente a las agresiones de ciertas oligarquías económicas, mediáticas o judiciales, no recurrió a la moderación como fórmula de supervivencia. Es más, asumió el conflicto como un elemento inevitable de cualquier proceso de democratización real y se mostró audaz en su vocación transformadora. Esto no solo le permitió desmontar piezas clave del corrupto orden neoliberal heredado. También lo legitimó para convocar a las clases populares a defender dichas conquistas y a prepararse, llegado el caso, para dar un salto mayor.

3. Un cambio en las conciencias

La organización popular y las medidas sociales adoptadas por AMLO no han sido, en todo caso, los únicos factores que explican la rotuna victoria del domingo. Cada batalla económica ha venido acompañada de batallas culturales que han elevado la conciencia popular en relación al proyecto del cambio y a la identificación de sus adversarios y enemigos.  

Las visitas de AMLO a cada rincón del país y sus intervenciones casi diarias en las “mañaneras” han sido decisivas para crear una nueva hegemonía política

El escritor Paco Ignacio Taibo, funcionario militante y director del Fondo de Cultura Económica lo explica muy bien. Las visitas de AMLO a cada rincón del país y sus intervenciones casi diarias en las “mañaneras” han sido decisivas a la hora de crear una nueva hegemonía política y cultural. A esto habría que sumar los programas impulsados desde el Instituto de Formación Política de Morena, dirigido por el arquitecto y caricaturista Rafael Barajas, más conocido como El Fisgón. Todos estos espacios han permitido al Gobierno desnudar en público, de manera constante, las fake news y las campañas de difamación de la oposición y de los medios privados concentrados, proporcionando a la ciudadanía datos y análisis concretos para refutarlas.

Este proceso, en cualquier caso, no ha sido unidireccional. El Gobierno ha contribuido a la formación popular, pero a su vez, ha sido reeducado por los reclamos surgidos desde abajo y por los propios ataques de sus opositores.

El resultado no ha sido un Gobierno a la defensiva, sino todo lo contrario. Un presidente que ha ido abriendo frentes nuevos de transformación y que ha cerrado su sexenio con una ambiciosa propuesta de reforma constitucional en torno a los grandes desafíos democratizadores de esta coyuntura. Desde la democratización del Poder Judicial hasta el blindaje del derecho a el agua o a la vivienda, pasando por la prohibición de los transgénicos.    

4. Contra el “necesariato” y por un nuevo tiempo de mujeres

Según el vocero presidencial Jesús Ramírez, una suerte de zapatista-obradorista con una larga experiencia en movimientos sociales, lo que se abre ahora, tras las elecciones, es una nueva etapa de protagonismo popular. De lo que se trataría, así, es de que la conciencia política acumulada por amplias capas populares en estas décadas contribuya a profundizar las tareas democratizadoras de la Cuarta Transformación. Todo ello, con una dirigencia renovada y con una fuerte presencia de mujeres, como la presidenta Claudia Sheinbaum o como la nueva jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Clara Brugada, fogueada en los movimientos populares urbanos.

En la “mañanera” posterior a los resultados electorales, el propio AMLO dejó clara su voluntad de facilitar esta transición, poniéndose al servicio de la nueva presidenta. “Hoy se cierra una etapa -dijo el presidente, recogiendo la mejor tradición regeneracionista mexicana-. No aspiro a ser líder moral ni jefe máximo. Mucho menos caudillo o cacique. No creo en el necesariato ni en que haya personas insustituibles. Me retiro a escribir y a hablar con los árboles y los pájaros”.

Con independencia de cómo transcurra la transición, es indudable que las elecciones abren un nuevo tiempo político. A pesar de los avances, son muchos los retos pendientes. Entre ellos, cómo afrontar el pánico que los resultados del domingo han generado entre unas élites dominantes que seguramente buscarán representantes más duros para oponerse al oficialismo. Pero el listado no se acaba aquí. Queda por ver cómo erradicará la violencia producida por la criminalidad organizada, si se impulsará o no una reforma fiscal progresiva que se antoja inevitable, cómo se redefinirá la relación entre el Ejército y el poder civil, o si se acometerá de una vez la transición hacia una economía desfosilizada, menos dependiente del petróleo.

Física de formación, defensora convencida de un ecologismo popular con sentido social, admiradora de Salvador Allende, Claudia Sheinbaum puede encarnar un nuevo tipo de liderazgo habilitador, imprescindible para impulsar una nueva agenda transformadora que continúe priorizando a los más pobres y que no descuide la participación ciudadana.

Con casi un 60% de los sufragios, Sheinbaum se ha convertido en la primera mujer presidenta de América del Norte y en la más votada en la historia reciente de México, un país con 127 millones de habitantes. En un contexto marcado por el ascenso de unas derechas cada vez más extrema, su victoria envía una innegable señal de esperanza a América Latina y al mundo entero. Una señal que, no por casualidad, proviene del país que protagonizó una de las revoluciones más campesinas y más libertarias de todo el siglo XX, y que el pasado domingo ha vuelto a rugir.

La amplísima victoria obtenida en México por Claudia Sheinbaum y por el Movimiento de la Regeneración Nacional (Morena), ha lanzado un mensaje contundente a América Latina y al mundo. Que la marcha ascendente de la Internacional Reaccionaria no es una tendencia irreversible, y que las derechas radicalizadas de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Gerardo Pisarello

Diputado de En Comú Podem. Profesor de Derecho Constitucional de la UB.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí